Check the new version here

Popular channels

El arte por la Vida | Leanlo

Por favor le pido que lo lean, no es mas que 3 carillas.


Gracias




El arte por la vida


Los artistas solían hablar en forma convincente de crear algo para la posteridad, de hacer cosas que siguieran viviendo y hasta creciendo cientos de años después de la muerte de sus creadores. La duración siempre ha sido una de las grandes medidas de la calidad.
Pero justamente ahora el futuro de la humanidad parece poco dudoso. Con los vastos armamentos que nos rodean; con el aire, el agua, el suelo y las ciudades tornándose mas toxico año tras año, con todos los sistemas de apoyo a la vida en peligro en toda la Tierra, no tenemos una clara garantía de que habrá mucha posteridad. Durante años muchos de nosotros hemos pensado y hablado sobre lo que podemos hacer para que el mundo y la civilización sigan existiendo, y haya alguien para quien hacer el arte y hemos participado, cada cual a su manera, en innumerables proyectos destinados a ayudar a enmendar la situación tal como cada uno de nosotros la veía. A menudo vemos que nuestros intentos por solucionar las cosas solo consiguen empeorarlas. Parte del problema es que al enfrentarnos con la red intrincadamente interconectada de la ecología global, nuestras facultades racionales y nuestras facultades sensibles son insuficientes para la tarea. La única capacidad de nuestra especie lo suficientemente poderosa para sacarnos de este atolladero es nuestra imaginación de autorrealización. El único antídoto contra la destrucción es la creación. Es el juego que ahora jugamos el ganador se queda con lo que gana; esta es una época que nos vera irnos por las alcantarilla o crear toda una nueva civilización. Precisamente porque las posibilidades de una posteridad son tenues, el arte es ahora más relevante que lo que jamás ha sido. Y nuevamente, no quiero decir solo arte sino también ingenio: actitud de juego, seriedad, vinculación, estructura, integridad y entusiasmo.
Esto significa una explosión de creatividad en áreas de la vida donde ha estado en gran medida excluida. Observando la política internacional, las múltiples catástrofes económicas y ecológicas que se ciernen sobre nosotros, el resurgimiento de las fanáticos y racismos fundamentalistas, es justo decir que la lógica convencional y las ideas convencionales nos han llevado a un impasse. Lo que puede sacarnos de el es la nueva percepción estimulada por una actitud creativa, como también la apertura al libre juego de las posibilidades. En política, mas que en ninguna otra esfera de la vida, lo que mas atasca la creatividad es el miedo. Lo que vemos detrás de la aparente imposibilidad de los humanos de hacer las paces entre nosotros o con el planeta que nos alimenta es una especie de rigidez que nos congela en categorías y marcos de referencia pasados de moda. Por eso los estados totalitarios y las religiones fundamentalistas se dedican ante todo a restringir la libertad de palabra, libertad en el arte, en el cine y en otros camiones de expresión y comunicación. En particular el humor es anatema en esos encuadres.

Viendo el estado del planeta, percibimos fácilmente que solo con acciones importantes saldremos adelante. Con milagros. Lo que se requiere de la próxima generación es toda una serie de de saltos adaptativos, creativos, evolutivos. Todo lo que sabemos sobre el arte individual indica que los saltos creativos son posibles, que no son acontecimientos tan mesiánicos sino algo que sucede. Cuando aflojamos los cincos miedos y reemplazamos la compulsión por la practica, alargando el momento de la inspiración, los saltos creativos pueden a llegar a ser actos cotidianos confiables en la vida.
Hay un proverbio que dice ¨Hemos encontrado al enemigo: éramos nosotros mismos¨. Por cierto que debemos comprender esto para sobrevivir. Pero es igualmente cierto, e igualmente necesario, decir que nos hemos encontrado con los grandes compositores, los grandes creadores, y éramos nosotros mismo también.
La inspiración creativa no es solo propiedad de ciertas personas especiales como los artistas profesionales. Ceder nuestra capacidad creativa a los artitas profesionales es como ceder nuestra capacidad curativa a los médicos. Los profesionales son vitalmente necesarios, son depositarios del conocimiento, la tradición, los recursos y por sobre todas las cosas son catalizadores del poder curativo que hay en nosotros. Pero la verdadera curación, la verdadera creatividad la hacemos nosotros y nosotros revocamos ese poder peligrosamente. Sir Herbert escribió: “La visión estética de la vida no se reduce a los que pueden crear o apreciar obras de arte. Existe dondequiera que los sentidos naturales jueguen libremente con los múltiples fenómenos de nuestro mundo, y cuando la vida, como consecuencia se encuentre llena de felicidad”.
Aquí hay dos nociones relacionadas: la creatividad extendida a momentos mas largos en el tiempo; la creatividad extendida a las vida de mas personas. Ni espectadores ni victimas, podemos involucrarnos directamente en hacernos a nosotros mismo y hacer nuestro mundo. No hay soluciones escritas, ni grandes designios para grandes problemas. Las soluciones de la vida están en los mas mínimos detalles, y cada vez implican ,as seres individuales que se atrevan a crear su propia vida y su propio arte, que se atrevan a escuchar la vos de la naturaleza mas profunda y original, y mas profundamente todavía, la vos de la tierra.
La creatividad surge del juego, pero el juego no esta necesariamente ligado a los valores. El compromiso y el amor si lo están. No hay un proceso creativo. Hay muchos procesos, con muchas capas, muchos niveles de compromiso y de intención. Los artitas sumergidos trabajan únicamente con el mismo material. Los místicos contemplativos trabajan únicamente con el si mismo. En ambos casos hay una separación entre los valores y lo sagrado por un lado, y la vida por otro. Pero en el Frente de Liberación del Imaginario los artistas trabajan en el si mismo y en el material al mismo tiempo, en una alquimia de resonancia comprensiva.
Lo que solemos llamar creatividad implica factores tales como la inteligencia, la capacidad de ver las vinculaciones entre hechos que antes se veían como separados, la capacidad de romper con actitudes mentales pasadas de actualidad, la valentía, las fuerzas, la actitud de juego y hasta la capacidad de atacar. Las personas muy creativas pueden usar estas capacidades en campos sumamente convencionales. Pueden usarlas para el bien o para el mal. La creatividad puede manifestarse en la medicina, en la propaganda, en enseñar y poesía, en diseñar una casa o una bomba atómica. Lamentablemente, la misma capacidad de jugar y experimentar que da origen a nuestros mejores logros también ha dado como resultado la invención de métodos cada vez mas refinados de destrucción masiva que puede llegar a anular millones de años de progreso evolutivos.
El impulso de crear es un factor mas , diferentes de la creatividad. Caracteriza a alguien que se siente desde lo mas profundo que debe hacer algo, independientemente de lo que es popular o bien recompensado por la sociedad. Esta compulsión interna a realizar una idea depende de la creatividad para su cumplimiento, pero no es lo mismo que la creatividad. En efecto, el poeta o músico inspirado puede ser menos creativo, menos rápido, menos experto u origina que el diseñador de una campaña publicitaria, pero esta motivado por una necesidad de vida o muerte de convertir su visión en algo material. Sin embargo, ni si quiera esta apasionada necesidad de crear esta necesariamente ligada con los valores. Los perfeccionistas no son necesariamente compasivos ni están mas allá del ego. Un físico puede estar tan obsesionado por resolver un problema como un compositor; sin embargo el trabajo de los dos puede dar como resultado una bomba. Y hubo escritores geniales, como Rimbaud, que lanzaron obras maestras y luego abandonaron el arte porque les aburría.
Mas allá del impulso de crear hay un nivel aun mas profundo de compromiso, un estado de unión con un todo que es mas allá de nosotros. Cuando este elemento de unión penetra nuestras formas de juego, obtenemos algo que esta mas allá de la mera creatividad, mas allá del pronostico o la dedicación: llegamos al estado d actuar por amor. El amor tiene que ver con la perpetración de la vida, y por lo tato esta irrevocablemente ligado a los valores muy profundos.
Nunca he cesado de maravillarme ante el poder de la escritura, la composición musical, el dibujo o la danza para sacarme de la tristeza, la desilusión, la depresión, el desconcierto. No hablo de entrenamiento o distracción, sino de tocar, bailar, dibujar, escribir hasta atravesar el mal momento y salir de el.
Este proceso se parece a lo mejor de la psicoterapia. No nos alejamos para evitar el encuentro con lo que nos preocupa sino que más bien enfrentarnos un nuevo marco de referencia. La capacidad de personificar, mitologizar, imaginar, armonizar, es una de las grandes gracias concedidas a la vida humana. Con ella podemos conceptualizar los hechos desconocidos de la psiquis, trabajar con fuerzas que hay en nosotros y que nos superarían si quedaran inconscientes. Esa es la magia de la poesía. Usa las palabras para comunicar lo que no pueden las comunicar las palabras. Cuando usted se encuentra con problemas en el trabajo artístico, puede pensar que esta resolviendo el problema creativo; pero indirectamente también esta resolviendo también otros problemas vitales. Este poder curativo obra también en la otra dirección. Si, como Picasso, usted se ocupa de resolver como expresarle al mundo un sentimiento con pintura azul y también esta trabajando en otra cosa. ¿Qué es esa otra cosa?
No podemos definirla ni entenderla, pero podemos hacerla. El maestro de Zen, Dogen, en el sigo trece dijo: “Estudiar el camino de Buda es estudiarse a si mismo. Para estudiarse a si mismo hay que olvidarse de di mismo. Olvidarse de si mismo es percibirse como todas las cosas. Darse cuenta de esto es liberarse del cuerpo y de la mente de si mimo y de los otros. Cuando hayas llegado a esta etapa estarás separado asta la sabiduría, pero la practicaras continuamente sin pensar en ella”.
Los mitos vivos afloran continuamente a la superficie. En 1988, tres ballenas quedaron atrapadas bajos los hielos de Alaska, y durante dos semanas la tensión del mundo se centro en esas ballenas y en los esfuerzos del hombre y barcos por abrir un sendero de orificios en la capa de hielo y permitirles escapar al mar abierto. Finalmente dos de las ballenas lo lograron. La intensa concentración de cámaras y periodistas durante esa época transformo al acontecimiento en una especie de vidriera universal en el teatro improvisado de la vida cotidiana. La situación era dramática, sorpresiva, inédita, con límites conocidos pero con un curso y un resultado desconocido, se desarrollaba en tiempo real, estaba contenida en un espacio definido y relacionada con poderosos símbolos.
El teatro de improvisación no tiene lugar necesariamente en un teatro, y no implica necesariamente a personas que se llaman así mismos actores o artistas. Los materiales del teatro improvisado, el arte, la música, la danza, están todo el tiempo a nuestro alrededor. Pero cuando, como en el caso de las ballenas, nuestra atención se concentra totalmente en el acontecimiento, con un sentido de empatia y de compromiso espiritual, se anula la diferencia entre el arte y la vida.
La creatividad, como la visa, es un proceso recurrente que implica circuitos entrelazados de control y alimentación entre organismos y medio ambiente. Si el organismo, como nosotros, es consciente, puede sentir que es la herramienta(o aun la victima) de alguna gran fuerza misteriosa. Pero no hay fuerza, lo que hay son los lazos internos del gran sistema, Gaia. Los biólogos, los historiadores y otros estudiosos están desarrollando una base cada vez más sustancial para la hipótesis de la Gaia, que reconoce que la Tierra es, efectivamente, un único organismo vivo.
Desde que la epistemología racional materialista vino a definir la dirección de la cultura occidental en la época post renacentista (con raíces en tiempos muy remotos de la antigüedad) hemos negado progresivamente la realidad de aquellos procesos que nos relacionan con el contexto y el medio, es decir el arte, los sueños, la religión y otros caminos hacia el inconsciente. Gregory Bateson ha demostrado como el arte, la religión y los sueños son remedios necesarios para corregir la estrechez inherente del propósito consciente. Ese elemento curativo (en cualquier campo donde tome forma nuestro acto creativo) es aprender a dirigirse al mundo en una forma que abarque la totalidad consciente, las paradojas inherentes: “No simplemente una poesía bonita, sino el pegamento, la lógica sobre la cual se construye las cosas vivas”. El arte, la música, la poesía, la paradoja, el sacramento, el teatro son las medicinas que necesitamos, y que sin embargo son precisamente las cosas que nuestra mente moderna deja de lado. Platón, en el Timeas, habla de las artes del teatro y el ritual como nuestro esenciales aliados en la recuperación de la integridad perdida:

Los movimientos emparentados con nuestra parte divina son los pensamientos y las revoluciones del universo. Todos los hombres deben seguirlas, corrigiendo los circuitos en la cabeza que fueron trastornados en el nacimiento, aprendiendo a conocer las armonías y las revoluciones del mundo; deben asimilar el ser pensante al pensamiento, renovando su naturaleza original.

Las fuentes mas profundas y el destino del trabajo creativo esta, por lo tanto, en la integridad de la psiquis, que es la integridad del mundo. De allí las propiedades curativas del arte. La integración con el orden natural, o gran Si Mismo, es redescubrir, revelarse uno mismo en el contexto, en la naturaleza, en el equilibrio, liberar la voz creativa.
Esta esencia esta con nosotros todo el tiempo, pero como habitualmente esta tapada, casi siempre estamos enfermos. Cuando destapamos nuestra esencia, también estamos recuperándonos de la enfermedad del espíritu.
Cada uno de nosotros tiene el inalienable derecho de crear, y ese seria el credo, si es que hay un credo, del Frente de Liberación imaginario. Me gustaría decir también que tenemos derecho a un mundo hermoso y sano. Pero este mundo no lo es; el arte y el mundo hermoso hacen con trabajo intenso y juego libre. No son derechos, sino privilegios. Tenemos el derecho de trabajar, a ganarlo. Nuestro trabajo une el arte con la supervivencia, el arte con la curación, el arte con el cambio social. Hay un vinculo entre el impulso hacia la belleza, el impulso hacia la salud, el impulso hacia la libertad política.
Los obstáculos a la libertad human, la comunidad y la creatividad deben absorberse y trascenderse en la completa humanización de la persona. La cultura y las artes son un recurso vital para la supervivencia. La creación, en las arte, en la ciencia, la tecnología y la vida cotidiana, es una fuente primordial del ser social.
El juego libre de la creatividad no es la capacidad de manipular la vida tal cual como es. La experiencia de la existencia es un reflejo del Ser, que es belleza y conciencia. El juego libre es lo que hace accesible esta experiencia al individuo. La meta de la libertad creativa humana, el embellecimiento y la elaboración de la vida. La creatividad siempre implica una cierta cantidad de disciplina, autolimitación y autosacrificio. El planeamiento y la espontaneidad se convierten en una sola cosa. La razón y la intuición en dos caras de la verdad.
Ahora nos encontramos, como individuos, como estados-naciones y como especie, involucrados en un periodo de intensa y a menudo desconcertante transformación. Los sistemas de gobierno, producción, cultura, pensamiento y percepción a los que estamos acostumbrados y que funcionaron durante tanto tiempo ya no sirven. Esto nos presenta un nuevo desafío. Podemos aferrarnos a lo que esta pasando, o ya ha pasado, o permanecer accesibles, e incluso entregarnos al proceso creativo, sin insistir en que conocemos de antemano el resultado ultimo para nosotros, para nuestras instituciones o nuestro planeta. Aceptar este desafío es amar la libertad, abrazar la vida, y encontrar significado.
0
0
0
0
0No comments yet