Check the new version here

Popular channels

El beso al sol (Primer cuento corto)

En el campo de trigo del pueblo solitario, que descansa bajo el cielo de cristal oscuro y diamantes, se encuentra una pareja de jóvenes. Cualquiera podría decir que son una pareja de jóvenes común, formada por el ambiente de una primavera anciana y de un verano casi por nacer.

Y lo son, pues cualquier pareja a la que preguntes sabrá contestar que no hay nada más común que sentirse especial al enamorarte en esas épocas del año.

Recostados, juguetones y felices hablan de lo que nunca se atreverían hablar si no fuera por esa atmosfera de paz y conformidad. Esa que hace sentir a los nuevos noviazgos como si no hubieran vivido nunca y a las parejas de años les hace recordar que tal vez ya han vivido demasiado de lo mismo.

Hablan de su pasado y de su presente pero por alguna razón no hablan de su futuro, tal vez por temer averiguar que no pertenece ninguno en el futuro del otro.
Concentrados en el cielo, un silencio nada incomodo los tranquiliza y un viento nada frio los cobija. Después de un par de minutos el rompe el hielo.

- Mira las estrellas tan brillantes, tan inmóviles como si nos observaran y nos cuidaran. Como si no permitieran que ese frio cielo negro tocase la tierra.


Ella admirada por semejante comentario, trata de aportar de la única forma que le enseñaron sus padres, cuestionando.
– ¿realmente crees en eso o solo tratas de impresionarme?

-En este momento creo que puede suceder cualquier cosa, estoy seguro que alguna estrella nos observa esperando que nos besemos.

-¿Y porque esperaría eso? Pregunta la joven con ansias por una respuesta correcta, esa que le de la suficiente confianza para permitir el primer beso de la noche.

-Estoy seguro que toda estrella debe tener curiosidad de besar al sol y yo soy el único que les puede dar una respuesta.

Una pequeña sonrisa invadió el rostro de la joven y sus ojos de nuevo se dirigieron a las estrellas mientras que un pensamiento pasaba como rayo en su cabeza.- Como puede gustarme algo que suena tan cursi.

Esperando los segundos necesarios para alimentar su confianza, él se atrevió a tomar su mano.
Todo aquel que haya pasado por una situación igual sabe que la primera vez que le tomas la mano a alguien en un momento como ese puede decidir el camino del resto de la noche.

Al ver que no fue rechazado se sintió tranquilo y siguió hablando esta vez de una forma muy infantil sobre su valentía. Creyendo que al hablar sobre sus aventuras hará conquistar cualquier corazón que lo escuche. Ella no tan impresionada pero feliz de seguir teniendo un tema para hablar le pregunta.
- ¿y no le tienes miedo a nada?

Él contesta con su ya estable confianza.- claro que no, yo no le temo ni a la muerte.

Sin miedo a la honestidad lo cual es bastante normal en las jóvenes de ese pueblo, ella le contesta casi inmediatamente.- yo si le temo y no me quiero morir.

-¿Como le puedes tener miedo a algo que no conoces?


Ella contesta mirándolo fijamente a los ojos.-Creo que el no conocer la muerte es una de las razones por la que mucha gente le teme.

Sorprendido de tan impresionante brote de sabiduría le contesta

-No te preocupes, nada te pasara si yo estoy a tu lado.
Le dice, mientras conserva la mirada fija.

-Pero la muerte separa a todos, hasta los que llevan toda una vida juntos.

-Yo me encargare que eso no ocurra, ni porque el diablo me lleve a sus reinos y dios te bendiga en sus cielos.

Desconcertada ella pregunta. ¿Y como harás algo así?

A lo que él le contesta con una sonrisa que tranquilizaría a cualquiera, hasta a el mismo si tuviera un espejo enfrente de el en ese momento.

-No se, no tengo idea.

-Solo me pregunto que podría ser más difícil. Si escapar del infierno o entrar al cielo a buscarte.

-Pero será divertido ver tu rostro de sorpresa cuando llegue a tu puerta en el cielo con mi mejor y más grande ramo de estrellas.


Al escucharlo ella solo cerro los ojos esperando que el entendiera que ese era el momento, por suerte él no era tan tonto como sus respuestas y lentamente se acercó.

Y con un beso delicado logro calmar las dudas que ella tenia hasta ese momento.
Después de un momento corto pero lo suficientemente largo. Miran al cielo de nuevo, y él le sonríe a una pequeña luz distante prometiéndole que después le contara, que se siente besar al sol.

Fin




Verdades a las que he llegado:

Preocuparse por la muerte entorpece la vida.

La inteligencia no es solo el conjunto de conocimiento si no la habilidad de usarlos en forma correcta.

El diferenciar lo correcto de lo incorrecto es la primera puerta del saber.

Un hombre sabio que no es feliz no es tan sabio.


By Dylanblack0001
0
6
0
0
6Comments
      Dylanblack0001

      Muchas gracias, me alegra que les haya gustado.

      0
      danyyorton

      5+ 😉

      0
      danyyorton

      :buenpost: 😊 😁 😄 🤤 😏

      0
      r1m33m1r

      :buenpost:

      0
      danyyorton

      :buenpost: 😁

      0
      Dayana_Love

      mu lindo

      0