Check the new version here

Popular channels

Espejos infinitos



Tomando como punto de referencia el carácter espacio-temporal infinito del Universo, podría comenzar haciendo varias conjeturas.
La palabra infinito, léase no finito, es casi tan amplia como el propio significado literal de la misma. Corresponde a una de los vocablos más abstractos e inimaginables que la mente humana pueda procesar. Existirían así infinitos segundos, infinitos espacios, infinitos mundos, personas, árboles, aristas, frutas.
Manteniendo este concepto, en cualquier punto de los infinitos del tiempo o espacio, existirán, y remarco el tono afirmativo, inmensurables posibilidades del todo. Tan así, que las entidades físicas espacio y tiempo, serían irrelevantes una de otra. En un mismo momento, todas las situaciones probables en la eternidad deberían estar sucediendo al unísono, en diferentes lugares. Concibiendo al tiempo como una sucesión de sucesos, de situaciones, éste perdería sentido. Y viceversa.
En algún lugar, en algún momento, debe existir una pared igual, si no la misma, a la que estoy mirando. Debe haber un ser frente a un ordenador, tipeando signos iguales en forma y distribución a los del presente escrito. Que haya sobrellevado la misma vida, con exactamente las mismas circunstancias que la mía, procreado de seres iguales a mis padres, con los mismos amigos y enemigos. Que creció en un país bien al sur de las Américas, que dice che y boludo, que toma coca y mira tv por cable.
Debe vivir en un mundo que hiede a mierda, con algunos ricos manipulando a varios pobres. Donde la imagen vale oro, la estirpe plata, y la bondad ni bronce. Donde se vetan muchas cosas sin sentido. Donde las células madres dividan parcialidades en vez de unificarlas. Donde ya todo da asco, demasiado asco.
Seguramente, el petróleo será la forma más redituable de contaminar al planeta. El hidrógeno un parásito indeseable para las grandes corporaciones energéticas.
Los bosques tercermundistas invisibles, incluso inexistentes. Los cuartos primermundistas hartos en muebles de algarrobo y tipa blanca. Y la culpa del calentamiento global será de todos por igual, por supuesto.
Al Pacino será Carlito Brigante y los Beatles nombrarán una tal Michelle.
La vida transcurrirá normalmente, con cierto dejo de felicidad para varios burgueses algo adinerados. Aviones tal cual gigantes palmípedas surcarán veloces y serenos los azules cielos para transportarlos a tiempo sentados y reclinados en sus mullidos asientos espumosos conectados en red con varios gigabytes.
Y mis dedos enredados en tu pelo; y la sangre llenando aurículas, ventrículos. O inundando pulmones, tráquea, hasta brotar ferozmente por la boca, por la nariz, por oídos, manos, dedos. Hoy en día da igual.
Y las bocas elípticas entreabiertas, cóncavas y convexas, al igual que las venas, y los ojos que ya no ven, ni siquiera lo que quieren ver.

Lautaro
0
0
0
0
0No comments yet