Check the new version here

Popular channels

Fotografiar Insectos: Una maravillosa experiencia





Cualquier insecto o ser diminuto es susceptible de despertar el interés del espectador.
Parte de la GRANDEZA del mundo que nos rodea radica en las cosas infinitamente pequeñas que hay en él. Hay todo un submundo de formas, texturas y colores que muy pocos han tenido la suerte de conocer de muy cerca.



Como una de las finalidades de la fotografía consiste en capturar testimonios, aportar pruebas de lo maravilloso que es este mundo y divulgar la belleza de las cosas pequeñas que nos rodean, hoy te invito a acompañarme en una expedición en la que vamos a convertir a un insecto en protagonista.



¿Por qué nos gusta fotografiar insectos?



Los insectos constituyen un buen sujeto de fotografía. Ofrecen unas composiciones espectaculares de forma natural.



Tanto sus atractivas combinaciones de color con que les ha dotado la naturaleza como su complexión y forma física digna de una película de ciencia-ficción convierten los insectos en uno de los mejores sujetos que un fotógrafo puede retratar.



Fotografiar insectos es interesante, también, en el sentido de que nos convierte en una especie de exploradores en busca de pequeñas expresiones de la belleza de esta Madre Naturaleza.



La sensación de volver de una expedición fotográfica y poderle enseñar al mundo la pinta, la cara, los ojos y “la armadura” de una criatura que pocos han visto, es extremadamente gratificante.



No tienen que ser especies raras o en vías de extinción, ni insectos que nadie haya visto antes.



Basta con conseguir un buen retrato de una mariquita o una hormiga trabajadora en plena faena.



Herramientas: Para fotografiar insectos en toda regla necesitas principalmente una cámara réflex (si todavía no tienes una aquí tienes algunas recomendaciones) y un buen objetivo Macro.



Existen accesorios alternativos o complementarios, como son los tubos de extensión, los filtros Macro, etc. Son alternativas baratas.



Si no hay más remedio se pueden utilizar, pero si se puede contar directamente con un objetivo Macro te aseguro que el resultado no será el mismo (algunas recomendaciones de objetivos Macro aquí).



Si lo único con lo que cuentas es con una cámara de fotos compacta, no hay problema. Se pueden conseguir grandes resultados con este tipo de cámaras también, disparando en modo “Macro”. Lo único es que los resultados Macro de una réflex no tienen ni punto de comparación.



Iluminación: Si te estás tomando lo de la fotografía Macro en serio, un accesorio que sí te recomendaría es el flash. Existe un tipo de flash especialmente concebido para fotografía de insectos, llamado el flash anular o circular.



Es un flash justamente en forma circular, se suele colocar cerca del objetivo, normalmente rodeándolo, para así cubrir de luz la totalidad del cuerpo del insecto de manera uniforme.



El beneficio principal que te permite un flash de este tipo, aparte de que el diminuto sujeto salga bien iluminado, es que te da libertad absoluta para jugar con la velocidad de disparo a tu antojo.



Puedes utilizar una velocidad de disparo elevada sin miedo a que la foto te salga subexpuesta.



Recuerda que disparar a velocidades relativamente elevadas ayuda a evitar caer en una foto borrosa.



Lugares donde localizar insectos: Te voy a dar alguna pista pero si lo quieres hacer realmente bien te recomiendo te hagas con una guía de insectos, o una especializada en el insecto que te interese, y estudies un poco el comportamiento, épocas y lugares donde suele avistarse el tipo de insectos que te interesa.



Si miras en Google o en la Wikipedia hay una tonelada de artículos sobre el tema.
Como punto de partida te puedo decir que a las libélulas les encanta el agua, así que si te interesa retratarlas dirígete a un estanque o lago y empieza desde ahí.




En cambio las mariposas y abejas disfrutan alimentándose de las flores así que búscalas allí, en cualquier parque público, jardín o zona verde donde abunden las flores.



Consejos y trucos para fotografiar insectos: Dispara desde su misma altura. No dispares tus fotos de insectos desde arriba, tipo vista de helicóptero. Obtendrás una fotografía mucho más viva y real si disparas desde la misma altura del insecto.



Además, recuerda que estás haciendo del pequeño insecto un protagonista, así que haz que se note su protagonismo, fotografíalo desde su misma altura.



Destaca sus elementos interesantes: Piensa en qué elementos, partes de su cuerpo o aspectos de su actividad le hacen al insecto interesante e intenta resaltarlos a través de la composición.



Si es una mariposa intenta destacar su delgada trompa mientras se alimenta de las flores. Si es una hormiga, captúrala en una pose de trabajo y actividad, empujando un granito tal vez o transportando comida.



Es como ir de pesca. Hay que ser paciente: La fotografía de insectos pone a prueba al más paciente de los hombres.



Si vas a salir de excursión tienes que ir mentalizado. Habrá días en que tengas suerte y puedas retratar a muchos insectos, y otros en que vuelvas a casa con muy pocas fotos o incluso ninguna.



Estos bichos son muy imprevisibles. A ratos y dependiendo del insecto, éste te parecerá muy colaborativo y se dejará fotografiar.



Otros días no tendrás tanta suerte y andarás corriendo detrás de cada insecto sin conseguir una sola foto decente.



Por no hablar del momento “Qué bien, ya estoy en casa, me pego una ducha y a disfrutar de mis fotos en el ordenador” para llevarte después auténticos chascos.



En fotografía de insectos es muy típico volver a casa con 200 fotos y acabar guardando sólo 4 y borrando el resto por falta de calidad, fotos borrosas, subexpuestas, movidas, desenfocadas, etc.



Sé paciente.



Espero que les hayan Gorigustado las fotos.



Nos estamos viendo en el Próximo Post.



¡Hasta Pronto!.



P.D.: ¡Me cago en Perón!



0
0
0
1
0No comments yet
      GIF
      New