Arte

Guerra en Finebia (Cuento corto) (Parte 2)

Bueno linces patagónicos, os dejo la segunda parte de mi cuento.
Para los que no leyeron la anterior parte, se los dejo aquí:

http://www.taringa.net/posts/arte/18552110/Guerra-en-Finebia-Cuento-corto-Parte-1.html

Dagon de Archaban no tardo en preparar el ejercito para enfrentarse a Greygol, envió diplomáticos a tribus barbaras que habitaban el noroeste de Finebia, y con oro les pago.
Así, en pocos días, un ejercito de cuarenta mil hombres conformado la mitad por archabianos y la otra por bárbaros, se preparaba para hacer frente a Greygol.
El por aquel entonces cabecilla del senado greygoliano, el ex-consul Derecio, envió espías para seguir los movimientos del ejercito archabiano.
El plan archabiano era sencillo, avanzar lo mas rápido posible hacia Greygol para capturar territorio, y en el proceso, capturar a algunos soldados de guarnición para que se unan al ejercito, sea voluntariamente o a la fuerza, y luego, esperar para tener que batirse en feroz enfrentamiento contra los enemigos greygolianos.
Dagon marcho al frente del ejercito para darle arengas y dirigir la batalla.
Pasaron por los anchos caminos que antiguamente se usaban para unir comercialmente a ambas polis, ahora seria usado para dirigirse al combate.
Capturaron múltiples poblaciones reducidas, que fueron saqueadas o obligadas a unirse al ejercito, avanzaron hasta una veintena de kilómetros que les separaban de su destino, y no había rastros del enemigo.
El clima en aquellas regiones era igual que en todo Finebia: templado, seco, rico y poco poblado en las zonas rurales, mientras que en las zonas urbanas habían conglomeraciones gigantes.
El ejercito archabiano acampo en un prado completamente plano y a campo abierto.
Durmieron, colocaron centinelas, pero la noche fue bautizada por la niebla e impidió que los vigilantes cumpliesen su labor.
Pero aun así, no recibieron ninguna emboscada durante la noche.
Sin embargo, poco después de amanecer, los archabianos se encontraron con una sorpresa inesperada.
El ejercito greygoliano estaba frente a ellos, en perfecta formación de ataque: dos falanges de mil seiscientos hombres cada una que sostenían largas lanzas que median tres metros, con armaduras de fanabio, un raro mineral muy resistente y liviano que solo se encontraba en Finebia, atrás de la falange estaba un contingente de cuatro mil arqueros, con ligeras armaduras de cuero, detrás, y con unos cortos pasillos entre la formación, se situaban espadachines, aproximadamente unos seis mil, con espadas de bronce y armaduras del mismo mineral.
En los flancos del ejercito greygoliano, caballería pesada, bien pertrechada con armaduras de fanabio y espadas de hierro, aproximadamente unos mil en cada flanco.
Y en la retaguardia, trabucos, lo ultimo de tecnología para asedio, habían sido colocados silenciosamente durante la noche, eran unos diez y cada uno mandado por diez hombres.
Protegiendo su artillería se encontraban levas, la mayoría del ejercito, simples ciudadanos mal pertrechados, completamente en contraste con las otras partes del ejercito, armados con espadas cortas, dagas, lo que sea que hubieran encontrado, sumaban casi cincuenta mil, formados muy apretados.

Un jinete greygoliano se acerco al campamento de los archabianos, todos los centinelas le apuntaron con sus arcos.
Quería parlamentar con el Rey Dagon.

Acepto.
Su Majestad salio armado, preparado por si el jinete traicionaba su confianza.
Lo único que el jinete le dijo era que se preparase para morir, el y todo su ejercito, a la par que le dijo que esperarían hasta que su ejercito estuviese formado, para mostrar el honor de Greygol. Que cuando estuviesen listos hagan sonar el cuerno de guerra para dar inicio al combate.

Los archabianos formaron en perfecta posición de batalla, idéntica a la greygoliana, pues era la formación estándar de la cultura finebiana.
La diferencia era que eran inferiores en numero.

Cuando acabaron de formar, el Rey Dagon sonó el cuerno de guerra, justo frente al ejercito greygoliano, para luego volver a la retaguardia, protegido por la recién creada escolta real.

Los greygolianos comenzaron su maniobra, hicieron avanzar a la falange, que era muy superior en numero a la archabiana.
Los archabianos no hicieron nada, se quedaron inmoviles, esperando.

Cuando los enemigos estaban cerca, el Rey Dagon ordeno que la caballeria pesada maniobrara para llegar a la retaguardia de la falange enemiga para empujarla contra la archabiana.

Tan pronto se entero Derecio, que comandaba al ejercito greygoliano. Ordeno que la falange volviese a su puesto.
Pero era muy tarde.
Fueron interceptados por la caballeria archabiana, que les empujo contra el muro de lanzas, al estar desordenados tratando de huir, fueron masacrados por la falange archabiana.
Tan pronto como llegaron, los jinetes archabianos huyeron de la zona y los jinetes pesados greygolianos trataron de interceptarles.
Estaban cerca de chocar.
Pero los archabianos se dieron la vuelta a ultimo momento, por la fuerza, algunos jinetes greygolianos salieron disparados de su montura, y empezaron un fiero combate entre caballerias.
Mientras, en el centro de la batalla, la falange avanzo hacia los espadachines, no tenian caballeria pesada para rodearles, y la ligera era muy debil como para enfrentarse cuerpo a cuerpo con los archabianos.
Los espadachines tuvieron que luchar.
Fueron masacrados por el muro de lanzas, la formacion de falange archabiana parecia ser invencible.

Mientras esto ocurria, la caballeria pesada greygoliana huyo en desbandada del campo de batalla, y la archabiana fue a cargar contra la caballeria ligera enemiga.
No tuvieron tiempo a huir y fueron masacrados, los greygolianos se quedaron sin caballeria.

En el centro de la batalla la falange avanzaba y avanzaba, los arqueros greygolianos huyeron a la retaguardia y la falange archabiana se vio enfrentada contra un enemigo infinitas veces superior.
Ese dia, los archabianos demostraron que aun mas que el numero, valia la calidad:
Las levas, a pesar de ser abrumadoramente superiores en numero, fueron totalmente exterminadas, y cuando esto paso, los trabucos quedaron al descubierto.
No los habian usado, puesto que no tuvieron tiempo y todos estaban muy cerca, mientras que los trabucos archabianos hacian lluvias de rocas en llamas sobre los greygolianos.
Los archabianos acabaron de derrotar a los artilleros, y los arqueros tambien fueron derrotados.


Todo el ejercito greygoliano habia sido masacrado, la calidad habia triunfado por sobre el numero.

Continua en tercera parte...
Comenten que tal os parecio, siganme y podran ver cuando postee las siguientes partes.