Check the new version here

Popular channels

Hicimos un comic con un amigo. Alla por el 2010

Buenas y santas. Hace ya bastante tiempo (creo que por el 2010), un amigo dibujante me pidio que hagamos un comic para un concurso. Mi tarea fue la de redactar la historia y el guion; el guion me quedo grande porque nunca habia guionado nada (si he escrito varios cuentos). En definitiva, yo cree la historia y trate de guinarla. Mi amigo le puso dibujo y entre los dos lo guinamos.

Mi amigo, el gran dani, decidio hace un año irse a europa a probar suerte. Primero Barcelona, luego Londres; lo ultimo que supe de el (hace dos meses) es que pensaba mudarse a Belgica. Hoy dibuja para una editorial que no recuerdo cual es, pero si me lo piden lo averiguo.

No tengo en digital el resultado final, le faltan agregar lo dialogos, pero mando tambien el pseudoguion que redacte.

El titulo que le puse a la historia que se resbalo de mi cerebro es
"El gran plagiador"

Este es el resultado de aquella junatata artistica:















EL GRAN PLAGIADOR.

PAGINA 1
Cuadro 1
El blanco banco artesanal de boulevard Oroño le despertaba una sensación de gran calma, sus altas palme-ras lo ponían diminuto y el aire fresco lo invitaba a cavilar, dudar y a vivir;
Texto: Algún destino está escrito... otro escribe su destino.
Texto: Hay personas para quienes sólo un lugar determinado abre las puertas de la imaginación y estas personas llaman “mundo” solo a ese lugar, pues fuera de él no hay nada...
Cuadro 2
Tiene su mugroso cuaderno entre sus firmes manos, apoyado sobre piernas cruzadas y mirada distante. Sus ropas parecían dignas de algún tiempo pasado, como si a través de la vestimenta pudiera revivir el pasado.
Texto: (Un VIEJO) ...aquí narraba la que sería su última historia
Texto: Se jactaba de ser más que un artista, porque estaba convencido que sus historias cobraban vida...
Cuadro 3
De pié, guardó sus notas en el bolso cruzado de cuero marrón.
Cuadro 4
Tomó presuroso la calle que lo conduciría a un bar cualquiera, como sabiendo de antemano lo que ocurriría en él, como si alguien lo esperara, o como si fuera un desesperado cazador de noticias. A su espalda el blanco banco quedó desierto; el boulevard se despedía.
Texto: Era hora de abandonar su lugar.

Cuadro 5
Paró un viejo taxi de grandes dimensiones y aspecto rotoso en la intersección de las calles.

PAGINA 2
Cuadro 6
Le pidió al chofer que lo llevara hasta el ese bar, señalando con medio dedo índice una dirección cualquiera: “Por favor, lléveme al bar el más cercano, tengo apuro en llegar”. Mirando a su extraño cliente repitió: “Al bar más cercano...”, con asombro y en forma burlona mientras comenzaba la marcha.
Texto pensamiento: ¿Sabrá éste que a Rosario la conocen como la ciudad de los bares? (MODIFICAR)

Cuadro 8
El bar que surgió del azar tiene dos grandes ventanas cuadradas y en el medio de ellas está la puerta tam-bién vidriada con algunos carteles hechos a mano que informaban promociones; por encima de ésta hay un cartel luminoso (pero apagado), que dice BAR, el nombre del bar no se lee porque esta por encima de BAR. Un barrendero limpia el cordón de la calle. A un costado y sin importancia dos jóvenes de mal aspecto merodean la zona.



PAGINA 3
Cuadro 9
Era el único en el local, a excepción de un parroquiano que, apoyado de codo sobre la gran barra, conversaba con el cantinero, quien a sus espaldas tenía un espejo y varias botellas añejas.

Cuadro 10
Ambos personajes detuvieron la charla para mirar de reojo, a media cara, la entrada neurótica del viejo.

Cuadro 11
Texto: Encontró donde solo un rayo de luz lo acompañara, pues necesitaba cierta privacidad y la siempre compañera soledad...
Se acomodó en la mesa elegida. Pidió un trago: “Ginebra sin hielo.”
El mozo asintió: “Como no, en un segundito” (VER)
Cuadro 12
Sacó de su bolso el pequeño cuaderno de notas y su añejado lápiz que tantas historias quiso contar o contó.

Cuadro 13
Encendió un cigarrillo -con el inconfundible sabor que solo le imprime un Zippo- como acompañando al mozo con la entrega.

Cuadro 14
Ahora solo restaba la espera, esa espera digna, una vez más, de un cazador. Paciencia acompañada del paso del tiempo que era marcado por el viejo reloj de madera ubicado a sus espaldas.

PAGINA 4
Cuadro 15
Al cabo de desesperar, dos jóvenes de ropas andrajosas irrumpen la escena. Uno de ellos mostraba su revólver, mientras el otro blandía sobre el aire un reluciente cuchillo.
Texto: ( ….. ) Las palabras que pronunciaron no aportarán nada nuevo.

Cuadro 16 - CORTE: El lugar y los personajes se vuelven de época, excepto el viejo que ya era de época.
Texto: (Lo que el viejo escribe en su cuaderno es lo que esta pasando en el bar)
Los diminutos ojos del viejo comenzaron a ver el “acto” en blanco y negro, transportado por su imaginación a un tiempo lejano.
Los jóvenes se trajearon de repente y
Texto (opcional): Al viejo se le antojó un ajuste de cuentas de tipo mafioso.

Cuadro 17
Los jóvenes posaron sus sombreros cómodos sobre la barra.

Cuadro 18
Increparon al parroquiano como si éste les debiera algo por alguna ilegal entrega, este abandonó su ban-queta y se paró prepotente con las manos en lo alto con el rostro cargado de pánico.

Cuadro 19.
El parroquiano fue despojado de su vida con la más alta daga artera en el costado de su pecho. No tuvo tiempo a quejarse por el dolor.


Cuadro 20
La sangre corrió espesamente lenta por debajo del tibio cadáver que luego de chocar contra la banqueta se alojaba en el piso.

Cuadro 21
Ahora era el turno el dueño del bar, no querían testigos, un certero disparo le atravesó la frente. El cuerpo sin vida no se ve, pues quedó tirado detrás de la barra.

Cuadro 22
Caminaron hasta el viejo quien sin asombro por lo vivido apagó su cigarrillo en el trago mientras terminaba de narrar. En el cuaderno quedó la frase: “Una vez más el viejo fue certero... una bala, un muerto.”

Cuadro 23
Texto: En el arma del viejo sólo había tres balas, como un presagio.
La primera bala fue para quien tenía en su inconciencia la muerte del cantinero (pues tenía el arma de fuego);

Cuadro 24
El otro joven quiso escapar y el disparo le atravesó la espina.

Cuadro 25
El viejo tomó su arma y dijo: “Esta es la bala más certera”. Posó la pistola sobre su boca.
Texto: Terminó con las balas de la recámara un poco más rápido que con su vida.

Cuadro 26 - CORTE: Vuelta a la época actual.
Al poco tiempo llegó la policía alertada por el primer disparo. Sobre la mesa del viejo, cubierto de sangre, estaba el presente relato, al que nadie se atreve a restarle verosimilitud. (SERIA CONVENIENTE QUE ESTA ESCENA ENTRE EN MEDIA PAGINA PARA QUE SE VEAN LOS CUERPOS DE TODOS).
0No comments yet