Popular channels

Impresionante estatua de Edgar Allan Poe (+ poemas de yapa)




Fantasmal escultura de Edgar Allen Poe se dio a conocer en Boston

165 años desde su muerte, Edgar Allen Poe regresa a su ciudad natal de Boston. La artista y escultor Stefanie Rocknak ​presenta estas fotos recién publicadas de la escultura de 5 pies y 8 pulgadas que diseñó y creó ella misma. Superando a otros 265 artistas de 13 países, esta escultura de tamaño natural muestra Poe en medio de un paso con su chaqueta que se agita en el viento, con un maletín en la mano, mientras que los papeles fluyen fuera de él.

Cuando ella presentó su primera idea, Rocknak ​​escribió: "Propongo a emitir una figura de tamaño natural de Poe en bronce. Justo a la salida del tren, sería caminando hacia el sur hacia su lugar de nacimiento, donde una vez vivieron su madre y su padre. Poe, con un baúl lleno de ideas, y el éxito en todo el mundo, está finalmente llegando a casa ", dijo Rocknak​​. La escultura se encuentra a sólo dos cuadras de donde nació Poe.

"Yo quería que fuera accesible, así que le hice a tamaño natural y al cuervo más grande, como su reputación. La gente parecía realmente atraídos por la estatua ", dijo Rocknak​​. "Se trata de un Poe triunfante, volviendo con confianza después de 165 años de éxito literario. La imaginería es obvia e inmediata. El cuervo representa la fama mundial y la resistencia [de Poe], el baúl lleno de papeles simboliza el alcance y el poder de su trabajo, y las páginas de arrastre están grabados con textos publicados en o por escrito sobre Boston ".





¿Deseas que te amen?

¿Deseas que te amen? No pierdas, pues,
el rumbo de tu corazón.
Sólo aquello que eres has de ser
y aquello que no eres, no.
Así, en el mundo, tu modo sutil,
tu gracia, tu bellísimo ser,
serán objeto de elogio sin fin
y el amor... un sencillo deber.







Lucero vespertino

Ocurrió una medianoche
a mediados de verano;
lucían pálidas estrellas
tras el potente halo
de una luna clara y fría
que iluminaba las olas
rodeada de planetas,
esclavos de su señora.
Detuve mi mirada
en su sonrisa helada
-demasiado helada para mí-;
una nube le puso un velo
de lanudo terciopelo
y entonces me fijé en ti.
Lucero orgulloso,
remoto, glorioso,
yo siempre tu brillo preferí;
pues mi alma jalea
la orgullosa tarea
que cumples de la noche a la mañana,
y admiro más, desde luego,
tu lejanísimo fuego
que esa otra luz, más fría, más cercana.







Un sueño

¡Recibe en la frente este beso!
Y, por librarme de un peso
antes de partir, confieso
que acertaste si creías
que han sido un sueño mis días;
¿Pero es acaso menos grave
que la esperanza se acabe
de noche o a pleno sol,
con o sin una visión?
Hasta nuestro último empeño
es sólo un sueño dentro de un sueno.

Frente a la mar rugiente
que castiga esta rompiente
tengo en la palma apretada
granos de arena dorada.
¡Son pocos! Y en un momento
se me escurren y yo siento
surgir en mí este lamento:
¡Oh Dios! ¿Por qué no puedo
retenerlos en mis dedos?
¡Oh Dios! ¡Si yo pudiera
salvar uno de la marea!
¿Hasta nuestro último empeño
es sólo un sueño dentro de un sueño?






El valle intranquilo

Hubo un tiempo en que el valle sonreía,
silencioso, aunque nadie allí vivía;
su gente había marchado hacia la guerra
confiando el cuidado de esa sierra,
por la noche, a la mirada fiel
de las estrellas desde su azul cuartel
y de día, a los rojos resplandores
del sol que dormitaba entre las flores.
Mas ahora para todo visitante
el valle triste es inquieto e inquietante.
Nada allí se detiene un solo instante...
nada salvo el aire que se cierne
sobre la soledad mágica y perenne.
¡Ah, ningún viento agita los ramajes
que palpitan como el glacial oleaje
en torno a las Hébridas salvajes!
¡Ah, ningún viento empuja el furtivo
manto de nubes que, sin respiro,
surcan durante el día el cielo esquivo
sobre las violetas allí esparcidas
como ojos humanos de mil medidas...!
sobre las ondeantes azucenas
que lloran junto a las tumbas ajenas!
Ondean: y en sus pétalos más tiernos
se juntan gotas de rocío sempiterno.
Lloran: y por sus tallos claudicantes
bajan perennes lágrimas como diamantes.




0
0
0
0No comments yet