Check the new version here

Popular channels

La mirada

Hola! como algunos sabrán tengo afición a la lectura y a la escritura, aquí les dejo otro microrrelato de mi autoria:

¡Te Odio! -dijo sin más miramientos- detesto tu ruin expresión, tu insulsa y ruidosa respiración, la mueca lujuriosa  que se dibuja sarcásticamente en tu boca, ¡y tus ojos! ¡oh tus ojos! ¿Cómo olvidarme de ellos?, jueces inclaudicables de mis actos, sinfonías de prejuicios desbordando de tus cuencas.
Es un mórbido deseo el que te alejes de mí, y lo más desesperante es saber que eso nunca llegará.

Cuando creo haberme librado de tu existencia, es cuando he caído en tu trampa, siempre estás asechándome, esperando una oportunidad. Siento tu esquizofrénica voz invadir mis pensamientos, me susurra al oído, envenenando mi mente dejándome indefenso.
Me deja desnudo en la fría y húmeda oscuridad, donde mi pecho se encarniza en un vacío, un hueco, un agujero, un profundo abismo de inseguridad.
Quedo estupefacto ante el crudo e insipiente desprecio que se delinea en tu voz.
Te odio, pero necesito de tu aprobación. Te detesto, pero quiero tu asentimiento.      Necesito tu abrazo, tu afecto vertiginoso que desangra mis entrañas a la vez que insufla mi espíritu de llagas de confianza.

Bajo la sombra de una gran paradoja florece mi vida, ¿cómo exultarme ante este suplicio?, ¡solo me queda aceptar que soy un esclavo! –y con un rápido y sórdido golpe, astilla el espejo, que se quiebra en millares de rajaduras y hendiduras-.

Resopla y con tono de resignación, suelta entre dientes:

-Soy un esclavo de mi mismo.



Gracias por leer!
0
0
0
0
0No comments yet