Arte

Ladrón

En puntas de pie,
como un furtivo ladrón,
entrastes a mi vida,
y no me distes tiempo,
de decirte que no.
Mi pensamiento,
fue un remolino,
de ideas interminables,
donde se henebravan los besos,
con suspiros,
que se escapaban de mi pecho.
Tus ojos color del tiempo,
sedujeron al instinto,
y como imán,
me atrajistes, hacia ti,
como la levedad de las ideas.