Arte

Los inventos chinos más insólitos



Helicópteros, coches de Fórmula 1, submarinos o bicicletas que flotan gracias a bidones de agua. China es un país en el que el ingenio está a la orden del día y surgen una gran cantidad de inventores caseros que con paciencia y buenas ideas son capaces de construir cosas que nunca antes habrías imaginado.





He Liang monta en su vehículo maleta por una calle de Changsha. Tardó 10 años en convertir la maleta en un vehículo a motor. Alcanza los 20 km/h.





El inventor chino Tao Xiangli controla a su robot humanoide con un mando a distancia. Está hecho con chatarra y cables electrónicos que compró en un mercado de segunda mano. Hace movimientos simples con las manos y los pies e imita voces humanas, pero no puede caminar porque es demasiado pesado.





Un hombre conduce un tractor con 12 escobas atadas en la parte trasera, mientras intenta limpiar una carretera en Mohe






Liu Wanyong prueba su invento, una bicicleta que se mantiene a flote por tubos de plástico en Zhenning, Liu tiene 52 años y la mayoría de sus inventos están relacionados con las tradiciones de su pueblo.





Liu Fulong prueba su vehículo electrónico de madera. Pesa 200 kilos, alcanza los 30 km/h y puede viajar hasta 20 km antes de necesitar una nueva carga.





Guo (i), un agricultor mira junto a su nieto la réplica a pequeña escala de un Lamborghini hecho por Guo. Empleó 6 meses y se gastó unos 800 dólares en fabricar el coche para el nieto. Está hecho de metales desechados y partes de bicicletas eléctricas y puede viajar hasta 60 kilómetros.





Jian Lin, un hombre de 31 años, conduce la réplica de un tanque que hizo él mismo. Pesa casi tres toneladas y le costó unos 6.000 dólares aproximadamente.





Jiang Changgen posa con su helicóptero casero antes de probarlo en Dexing. Gastó más de 16.000 dólares en su construcción, pero su intento de volar fracasó.





Zhu Runqiang (no sale en la foto) muestra el vehículo que ha construido. Lo hizo con componentes que recoge de vehículos usados, el coche alcanza una velocidad de 60 km/h.





Xu Zhiyun (i), de 60 años, conduce su minivehículo a lo largo de una calle en Shanghai. Tiene 60 centímetros de largo, 35 de ancho y 40 de alto y tardó dos años en hacerlo.





Tan Yong abre la cubierta de un submarino que fabricó él y que estuvo probando en un lago en Dangjiangkou. Pesa más de una tonelada, tardó cinco meses en hacerlo y llegó a bajar hasta 10 metros bajo el agua.





Han Yuzi, de 63 años, sostiene uno de sus inventos. Parece un peine, pero es un pequeño instrumento musical, en Guangzhou.





Wu Yulu montado en un carro que es impulsado por un robot andante en las afueras de Pekín.





Zhang Wuyi se mete en su submarino biplaza antes de sumergirse en el agua de una piscina durante un test de prueba en Wuhan, provincia de Hubei. Zhang ya ha fabricados seis submarinos pequeños, dedicados fundamentalmente para la cosecha de productos acuáticos.





Lei Zhiqian monta una bicicleta modificada por el río Hanjiang, en Wuhan, en la provincia de Hubei. La bici está equipada con ocho bidones de agua vacíos que permiten que flote.





Gao Hanjie coloca las aspas del helicóptero hecho por él mismo en Shenyang, provincia de Liaoning. Diseñador gráfico y entusiasta de estos aparatos, ha pasado más de un mes





Zhao Xiuguo conduce un modelo de Fórmula 1 fabricado por él mismo en Tangshan. Con la ayuda de su hermano, construyó el bólido y ambos quieren diseñar el primer coche de Fórmula 1 chino.





El inventor chino Yang Zongfu con su invento, una pelota gigante en cuyo interior cabe una familia de 3 personas y suficiente comida para sobrevivir 10 meses. Esta cápsula ha sido diseñada para proteger a la gente del calor, del agua y del impacto externo.





Zhang Yali, de 49 años, prueba una bicicleta gigante construida y diseñada por él y sus amigos en un almacén alquilado en la provincia de Jilin. Zhang estuvo dos meses construyéndola como un regalo a su hijo.





Wu Zhongyuan, un agricultor de 22 años, gira las aspas de un helicóptero construido por él mismo en la provincia de Henan. Finalmente el gobierno local no permitió su primer vuelo por problemas de seguridad.





Varios obreros navales chinos permanecen de pie en un submarino diseñado por un agricultor, Li Yuming, en Wuhan. Tiene casi 10 metros de largo, 2 de ancho y 4 de altura y fue construido en tan solo 7 meses.





El agricultor Shu Mansheng junto a un aparato volador creado por él mismo durante un test de prueba cerca de su casa, en la provincia de Hubei. El aparato funciona gracias a ocho motores de motocicleta y consiguió planear durante 10 segundos a 1 metro de altura.





Una niña monta en un monociclo en un parque de Shanghai. Fue diseñado por Li Yongli que lo definió como "el vehículo número 1 en el mundo".





Tao Xiangli dentro de su submarino en un lago en las afueras de Pekín. Entre sus características destacan el periscopio, motores eléctricos y el control de profundidad.