Arte

Margarita (Poema).

Ella recoge el rocío,
y hace lágrimas difusas en el estruendo opaco.

Dona su mirada vespertina,
para justificar el mundo
que en llamas recrudece
ante la mezquina alcurnia.

Ella esconde en su palma
la desnuda sencillez de las mañanas;
dice:
"Buenos días",
y este planeta vuelve a respirar
en su nobleza.