Check the new version here

Popular channels

Mercedes duerme/Jorge Göttling

Historias cortas, excelentemente redactadas.
Algo de calidad ante tanta mediocridad.


Mercedes duerme en compañía de Marcelino

El primer recuerdo de Mercedes tiene que ver con la vida siniestra. Tiene 5 años, resbala en el barro de Glew mientras cae una llovizna de alfileres. Su madre llora, mientras la deposita en una casona gris. La atiende una monja. El hábito asoma, ante la opaca mirada infantil, como la figura de un cuervo. Mercedes tiene miedo. En el orfanato vivirá hasta los 13.

La Mecha fue la sexta hija de un matrimonio de 12 vástagos, al tipo le costaba menos hacerlos que recordarlos. Nunca supo quién o qué determinó que fuera ella —sólo ella— la del destino de orfanato. Se acomodó rápido, las monjas eran rígidas pero de buen trato. Ahora que es mujer grande y vacunada, Mercedes expresa gratitud hacia las religiosas. Vivió la línea recta del aseo, horarios, oraciones, resignación, esperanza. No le enseñaron los peligros del mundo real: no supo defenderse de la maldad, entidad a la que trató siempre de usted.

Las internas vivían separadas en pabellones, diferenciadas por la edad. Mecha se consideraba afortunada, su madre la sacaba cada 15 días, la devolvía a la noche. Volvía con empanadas, facturas, caramelos, botín que era inmediatamente capturado por sus compañeras más desvalidas.

A Mercedes la signó el máximo regalo, un muñeco Marcelino, con el que nunca jugó. Las monjas temieron envidias. Se conformaba con acostarlo en su cama, sobre la almohada. Una de las grandes del tercer sector, se lo robó, supo del miedo físico. No la denunció.

Al caer la oración iba hasta el pabellón donde vivía Marcelino, acostado en otra cama. Lo veía y la hacía feliz. Ignoró que, en juego de espejos, reeditaba con Marcelino la relación con su madre. Allí elaboró su primera aproximación a la angustia.

Hay un bache en su memoria. Salió a los 13, descubrió padre golpeador, madre imperfecta, hermanos en fuga. Mercedes es mecánica dental, nunca se casó, acompañó a su madre hasta la muerte. No duerme sola, la acompaña un muñeco Marcelino.

Jorge Göttling
[email protected]

Fuente: Clarinete
0No comments yet
      GIF
      New