Popular channels

mi bella ciudad



En las palmeritas calles de mi ciudad
se escabulle la fantasía entre el orden natural
y camina el cielo regando poemarios.
Se palpan los corazones de amplitud halagados
en las siluetas que respiran humanidad.
Duerme solferina la estrella ocular.
Insomne se descubre y magna deambula
al transito diario que dibuja la luna y
sobre los árboles gorgotea la osa polar.
La puerta de una iglesia es pedestal
para el hombre mendigo y el niño descalzo,
en mi golpea el latido de la calle y mi abrazo.
Son ramas juntas de todos los brazos
ocupados en la balanza de la equidad.

El vértigo de mi ciudad es un enigma
de esfinge en cinco esquinas. Atrapa los silencios
precipitados y expulsa palabras depuradas
tras cada ventana que supera los esfuerzos
sin la redención a las magas macabras y en
las caras ausentes, brilla la historia en paradigma.
La noche se mete tranquila en su cama con serenidad
porque todo tiempo es fiel reloj del presente,
cuando las dadivosas siluetas se saludan de frente
y el murmullo roza la espuma en la piel de mi ciudad.

Se adelgazaron añejas botas de fuego y furia.
Mi ciudad recuperó el alcohol de las vides en sus uvas
y los colgajos recostaron su parral sin angustia.
Las panzas redondas de toneles sin hambruna
aplastaron empedrados tristes, y en el agua de las púrpuras
el fragmento de una lagrima armó su puerto de ironía.
Mi ciudad es esa que llaman conquistada por los astros,
el rebelde reino de orgullo que no tiene precio,
en ese cielo rojo que tanto amo y aprecio
andan mis amigos y amores.
Mis sueños de un antes recostados en el asfalto.
Mi ciudad usa de epónimo la belleza.
Luce en sus calles valor y entereza, y
cercada por sus ríos se nombra Gualeguaychú
le guste o no al insípido paladar gobernado del sin canto,
acarrea tierno brillo de lentejuelas y Carnaval
y la férrea oposición al viento antiecologista y su vendaval.

Todos los derechos reservados en Safe Creative
0
0
0
0No comments yet