Check the new version here

Popular channels

Montserrat Álvarez (poeta)

Zaragoza, España, 1969. Estudió filología inglesa en la Universidad de Zaragoza, y filosofía en la P.U.C. de Lima y la UCA de Asunción. Publicó, entre otros, Zona Dark (1991), Cuatro poemas y un manuscrito (1993), la nouvelle Espero mi turno (1996), El Poema del Vampiro (1999), Underground (2000) y Alta suciedad (2005). Está radicada en Asunción hace catorce años.



De Alta Suciedad (Eloísa Cartonera, Buenos Aires, 2005)

Alta suciedad

En estas negras calles se trasnocha
y se bebe aguardiente con las putas
No me baño hace meses
Sé que carezco de principios
y que frecuento los abismos
mientras vosotros yacéis
en limpios, decentes lechos,
entre lujosas sábanas, con la conciencia recta
Pero más celeste es mi corazón que el vuestro
En mi alma llevo versos, y no estiércol.

De Zona Dark (Lima, 1991)


Ars poética

La poesía debe ser como el amor,

asunto raro de bichos raros de largos dedos

sensitivos

La poesía debe ser como el amor,

refinada y violenta

y que haga daño y muerda

sin llegar a romperse

ni a romper

Pero a veces la poesía debe llegar más lejos que el amor

y más lejos que todo

Y romper cosas





Vegetación miraflorina

(Los ricos también lloran)

Feas en su belleza uniforme pasean

con ropas relucientes a la última moda

Bajo el sol, el chillón

color de sus cabellos

es aún más amarillo

—ciegan, qué duda cabe—

Los suyos les darán

lógicos matrimonios,

planificadas vidas, besos planificados

Caerán los años sobre su bronceada

desnudez sin poesía

Envejecerán en medio de sus baños

sauna y de sus aeróbicos

Y un día enfrentarán en silencio el espejo

y clavarán sus ojos en los ojos de vidrio

Y ya será muy tarde para abrirlos





Circe

Parias con nuestra sangre han comprado los hombres

sus altas torres donde se guarecen

de vicios ancestrales

Somos las malas sombras de sus noches

Como extranjeros son en sus propias ciudades:

la vida que hay en ellos es la nuestra

porque para nosotros es que brillan las luces

y anuncia sus caminos el cemento

Para vivir jamás pedí permiso

para morir tampoco

y nunca me arrepiento de mis actos

Parias la fealdad de sus vidas compradas

de su legalidad y de su hastío

doblará sus espaldas arrugará sus frentes

Cuando no sirvan más los dejarán los suyos

al borde de una zanja como engranajes rotos

Los desprecio y desprecio su desprecio

Mi orgullo es alto como mis caderas

Lo alimenta el respeto de mis bestias,

mis animales bajo mis caricias

Ellos son mis hermanos / Los hombres no me importan

Morirán como mueren los esclavos

Yo seré interminable




De Cuatro poemas y un manuscrito (Revista El Augur, Asunción, 1993)

Tomates, tomates…

Tomates, tomates, hijos de la sangre,
grandes nabos, blancas
fibras de la luna,
espléndidos apios, locos de remate,
amo vuestra dulce vocación canora
de llenar de fauces más de mil y una
en la oscuridad de las altas horas.
De verdes anhelos está llena mi alma,
de jugo de berros, de sangre de palta,
de los entremeses, los engañabobos,
la lengua del pato, la boca del lobo,
el huevo del dodo y el del avestruz,
la vaca sagrada que hunde la testuz
en la fuente ansiada -la transustanciada
sangre de Jesús-
Abrid vuestras bocas hambrientas, hermanos,
al maná que blanco tiembla en vuestras manos
al maná de ciegos y de comedores,
al maná de cojos y devoradores
Abrid vuestras bocas hacia este futuro,
extended a él vuestros brazos duros,
que a nuestros estómagos enormes y magros
llegarán celestes, oleosos milagros


De Underground (Arandurã Ed. Asunción, 2000)

Tengo una serpiente

Tengo una serpiente entre las piernas
un enigma en la cara
Tengo una serpiente

Tengo una serpiente entre las piernas
un enigma en la cara
un as en la manga
Tengo una serpiente entre las piernas
un nudo en el cuello
una aparente calma
Un haz de luces que desdeña
todo lo que los necios ven y piensan
Un alma que sueña y que sueña
Tengo una serpiente entre las piernas
que muerde y envenena a los vivientes
que emponzoña las pieles de las bestias
Tengo una serpiente entre las piernas
que anhela devorarte con su alma de fiera
Soy aquella que se yergue en las tinieblas
aquella que no posee sino sus garras y dientes
y pese a todo quiere poseerte
Yo soy aquella que desnuda se yergue
a la desnuda luz de las estrellas
y sobre los huesos de los muertos muere
Porque tengo una serpiente entre las piernas como un río
de fuego
como un tenue demonio como un callado cielo
Como un callado cielo



A una vieja

«¡las regularidades matemáticas me fascinan!»
-exclamó la rubia teñida
Y: «¡NO-NO-P EQUIVALE A P!» (con su ridículo «NO-NOP
» quería
decir «negación de negación de 'p'»)
«¡las regularidades matemáticas me fascinan!»
-exclamó la vieja puta
Y: «¡En el logotipo de Benetton veo
una regularidad acromegálica, pitagórica, mayéutica!»
Yo le dije: «Vieja puta del Infierno
que serás coronada de laureles otras doscientas veces
es mejor que cierres tu boca barbuda
porque yo podría enfurecerme
y entonces
si te degüello de tripas a rabo
el cuello te saldrá por el cogote
PORQUE TU ALIENTO REDUCIRÍA A POLVO
los mástiles más altos de los barcos
PORQUE TU CULO ES DE AIRE ACONDICIONADO,
y tu boca,
una cochina máquina de vomitar libros
de malos versos malas artes mal aliento
VIEJA NARIGUDA
ay de ti si no aprendes a olerle el culo al Diablo
PORQUE A ESO ESTARÁS DESTINADA
una vez -una bendita vez-
que -¡destripaterrones! ¡desgarramantas!
¡CUERNOENPANZA!-
hayan callado las torpes loas de tus satélites,
hayan callado los cielos y la tierra, yo misma haya callado,
Y, FRÍO YA EL SOL, tus vanas glorias
se hayan evaporado como el hielo
AH EXTINCIÓN BENDITA DE ESTE MUNDO IMBÉCIL
AH BENDITA EXTINCIÓN DE LOS VENENOS
Ah, bendita extinción de la maldita sierpe
que, estéril ya, aún pare hijos
y, frígida, chilla en orgasmos fingidos
Bendita el águila y bendito el nido
de tu condena, enana yerta,
corcovada y negra
¡UF!
1Comment
      GIF
      New