Popular channels

Otra historia

Les dejo algunos escritos míos, estas sacados de mí blog que está en el perfil por si quieren pasar a ver que onda

Mirando al cielo fue donde se expusieron los recuerdos, algunos fueron narcisistas y otros pocos maquiavelos. Demostrando por fin lo que muchos quieren ocultar invitándote a jugar cartas y tomar tragos de adolescentes. Persona de solo una vista, persona que se pierde de todo lo que entorno a él gira. Imágenes que te atacan al escuchar las peores palabras, aunque de chicos nos prepararon para escucharlas. Cielo soleado para los demás, pero bastante nublado para el reciente oyente con retoques de fe y optimismo creado al término de la ultima palabra y por lo tanto del último sonido.

______________________________________________________________________________________________


Sacó las imágenes predeterminadas para crear una obsesión en ella, ya que con las imágenes su imaginario estaría bastante limitado (si, mucho). Clasifico la música y puso en marcha su plan. Entro en el primer bar que encontró y posiblemente el único, bebió whisky de treinta pesos que luego lo devolvió en el baño. Ahora esta mareado y con la honestidad en la punta de la lengua al borde de caerse para cualquiera y, cinco pesos restantes de los treinta y cinco a mitad de la historia. Le encantaría tomarse un taxi pero sabe que las posibilidades son muy pocas o ninguna (en realidad NINGUNA) tiene que apurarse para alcanzar el micro y llegar a la casa de su saliente con el efecto del whisky o todo será como al principio. Ya en viaje con un dolor fuerte de panza, la cabeza saturada y con dos pesos y cinco centavos empezó a darse cuenta de la petoludes que estaba a punto de hacer, igual sabía que su sueño se lo agradecería al término de la historia. Golpeo la puerta y toco el timbre muy levemente, espero muy poco tiempo y ella abrió.

______________________________________________________________________________________________


Fue ahí donde el sordo tomo el mando del sonido y toco su música que nunca oyó, en realidad los que tuvimos mala suerte de no escucharlo fuimos nosotros. También se dará cuenta de los cambios de sabor a medida de la descomposición de su cuerpo, el chupetín no tuvo el mismo sabor dulce a los doce que a los treinta y seis, y otras tantas cosas que renuncio (el tiempo no se detiene para NADIE). Que miedo pasó cuando la luz se acerco y el tic nervioso de su antiguo choque lo marco de por vida, aunque también conoció a una persona que en el viaje de vuelta en el bondi no reconoció pero lo reconocieron, y de gestos amigables le preguntaron si se acordaba de él. Haga lo que haga va a terminar igual que todos, y en un futuro no muy lejano van a tirar de su cuerda aunque todavía no lo sepa.
0
0
0
0No comments yet