About Taringa!

Popular channels

Psicopata Capitulo 2 "Intuicion"

Buen dia gente! les traigo el segundo capitulo de la novela, de ahora en mas tratare de seguir el ritmo de la publicacion.Espero les guste

CAPITULO 2: INTUICION

Tras unos segundos Jimena me solto y me miro con una sonrisa de oreja a oreja.

- ¡Javier! Te extrañe mucho - dijo mientras me volvia a abrazar - Tu mama me conto lo que paso... bastante feo pero bueno, ¡ahora vamos a ser compañeros!

Jimena era la unica persona cuya actitud alegre y entusiasta no me resultaba chocante, ya que habia logrado acostumbrarme a ella en los casi ya doce años que la conocia. La primera vez que nos vimos fue en el primer año de escuela primaria, e inmediatamente nos hicimos amigos y desde aquel primer encuentro fuimos practicamente inseparables hasta terminar el colegio. Nos empezamos a distanciar en la secundaria, cuando ambos fuimos a escuelas diferentes, al principio nos veiamos todos los fines de semana, despues tan solo una vez al mes, cada tres meses, una vez por año. Finalmente tan solo hablabamos rara vez por telefono y la ultima vez que le habia visto habia sido hace dos años, por lo que la muchacha parada en frente mio era bastante diferente a la que habia visto años atras.

Su pelo largo le llegaba hasta la cintura, y habia crecido en altura alrededor de cinco centimetros. Su figura estaba completamente formada, hace años era flaca y parecia una tabla, sin embargo ahora exhibia un pronunciado escote y caderas redondeadas. A pesar de todo, lo que mas me gustaba de ella eran sus ojos, de un marron claro que a veces parecia amarillo que combinaban perfectamente con aquel rostro delgado de rasgos finos. Si alguna vez habia sentido amor por una mujer, esa era Jimena Valdiviezo aunque no estaba segura si ella sentia lo mismo por mi.

- Estas mas alta...- dije un poco cohibido - y mucho mas linda.

- ¡Oh gracias! Vos tambien estas lindo y grande ¡Ya sos todo un hombre! - dijo entre risitas agudas.

Rei junto con ella, mientras mi corazon daba un vuelvo al oir su cumplido. Realmente me sorprendia que aun no me acostumbrara a estar con ella sin sentir ese tipo de cosas, hacian que me sintiera un idiota por no poder hacerlo.

-Veni, te voy a presentar a los chicos- dijo ella sacandome de mi ensimismamiento, tomo mi mano y me arrastro a traves de la multitud de alumnos.

Mis compañeros estaban en el rincon mas alejado de la entrada, charlando e intercambiando opiniones entusiasmados, era el grupo mas ruidoso del lugar y el que se llevaba mas miradas de reproche por parte de los profesores. Al igual que mis antiguos compañeros, estos seguian las moda actual, llevando el pelo largo y desarreglado, en el caso de los varones, tambien lucian distintos accesorios como pulseras, collares, cadenas y en el caso de algunos perforaciones en las orejas, cejas e incluso en los labios. Todo esto resultaba particularmente comico debido al contraste entre este aspecto y el uniforme de gala.

-¡Chicos! - saludo alegramente Jimena - ¡Este es mi amigo, Javi!

Los aludidos se sobresaltaron un momento, y tras esto me prestaron atencion por primera vez. Algunos simplemente saludaron y volvieron a sus conversaciones, en cambio otros se quedaron quietos observandome como si nunca hubieran visto algo igual en su vida. En parte los comprendia, por lo que mis padres me habian dicho era realmente raro que el instituto San Ignacio acepte un nuevo alumno incluso un mes despues de comenzadas las clases, mi trasferencia habia sido "un favor especial" por parte de mi antiguo director, cada vez que recordaba eso hacia que mi odio hacia aquel hombre aumentara.

Tras unos incomodos segundos durante los cuales ellos tan solo me observaban, una persona salio de la multitud y a paso lento se acerco a mi sonriendo. Era un joven alto con el pelo largo y grasoso que le caia hasta los hombros, tenia los ojos enrojecidos como si hubiera pasado un tiempo sin dormir y en su sonrisa mostraba unos dientes con un ligero tono amarillo. Llevaba la ropa arrugada y desalineada pero a pesar de esto sonreia con suficiencia.

-¿Como andas Javi? Me llamo Ariel- dijo tendiendome la mano, se la estreche a regañadientes y acto seguido paso su brazo por mi hombro - ¿Te la estas comiendo a la Jime? Pedazo de mina, esta re fuerte- tenia un fuerte olor a tabaco.

-No, solo somos amigos - dije apartandolo bruscamente en busca de un poco de aire limpio.

¡Eh! Tampoco es para que te calentes, si es una broma - dijo estallando en carcajadas- entonces ¿no hay nada Jime?

- No.... no seas tonto Ariel- dijo la aludida poniendose roja lo que provoco que el joven riera aun mas fuerte.

Afortunadamente la campana sono anunciando el inicio de jornada, dandole fin a aquel incomodo momento. Los alumnos de cursos avanzados subimos por las escaleras hacia la segunda planta donde se ubicaban nuestras aulas. San Ignacio era un colegio que se caracterizaba por cobrar demasiado dinero por sus servicios, sin embargo en lo que a tamaño referia no destacaba mucho. Tanto las escaleras como los pasillos eran extremadamente angostos, lo que resultaba realmente incomodo sobretodo para las mujeres. Las aulas tampoco eran espaciosas, los asientos estaban todos amontonados y de haber sido muchos alumnos seguramente alguno se quedaria sin lugar, afortunadamente el alumnado de San Ignacio no llegaba ni a un cuarto del de una escuela publica.

Al llegar al aula, me sorprendi al ver que ya habia una persona ahi dentro. Una muchacha estaba sentada solitaria al final del salon con su mirada fija al suelo. Mientras miraba la escena intrigado, los demas avanzaron y ocuparon sus respectivos asientos sin prestar atencion alguna a la peculiar chica. Movido un poco por la curiosidad, y por el hecho de que no habia otro lugar, me sente a un par de bancos de la chica la cual no mostro ninguna atencion particular, a diferencia de los otros, por el alumno nuevo.

Tras unos minutos entro el profesor, un hombre bajo y calvo con ojos pequeños y dientes grandes que lo hacian parecer un raton viejo. Con una sonrisa saludo a todos los alumnos y tras esto deposito su mirada en mi.

- Oh... un alumno nuevo- dijo disimulando sorpresa- Bueno ¿porque no te presentas?

Me quede mirandolo unos segundos mientras el con su sonrisa y algunos gestos me animaba a levantarme, di un suspiro y me despegue de la silla.

- Hola me llamo Javier Sanchez- dije un tanto aburrido - vengo del Colegio Nacional y.... bueno nada mas.

-¿Y que pensas de tus nuevos compañeros Javi?

"Javi..." pense irritado " ¿porque la gente se empeña en llamarme asi?"

- No podria decir nada- "salvo que seguramente todos son mas idiotas de lo que parecen"- apenas los conozco.

Sin esperar su consentimiento volvi a sentarme y al hacerlo me di cuenta que la chica solitaria habia levantado la mirada para prestarme atencion. En cuanto noto que la miraba volvio a clavar la vista en sus pies.

- Bueno Javi, bienvenido- dijo el profesor - yo soy el profe Guzman de matematicas y.... como su preceptora volvio a faltar, parece que les voy a tener que tomar asistencia...¡Burgos!

Y asi siguio por un tiempo, la mayor parte de los alumnos habia asistido ese dia, al llegar a Garcia vi que el chico llamado Ariel se levantaba e intercambiaba un par de bromas con el profesor, tras esto siguio el listado.

-¡Torres!- dijo el profesor buscando con la vista al aludido - Romina... ¿otra vez te saltaste la formacion?

La muchacha solitaria que se sentaba delante mio, alzo la cabeza y murmuro algo que se pudo entender como un "perdon", y tras esto volvio la vista al suelo. El hombre se encogio de hombros y siguio la lista hasta llegar al ultimo lugar que correspondia a Jimena Valdiviezo.

-Bueno chicos, seguimos con el repaso de logaritmo...

La hora paso lenta, y con el transcurso de la misma me di cuenta que San Ignacio no era destacada precisamente por su nivel academico. Las clases de matematicas estaban al mismo nivel que mi anterior colegio, al ser el ultimo año todo el contenido era un repaso de lo visto años anteriores. Lo mas curioso es que al igual que en mi anterior escuela, los alumnos parecian haberse olvidado completamente de lo visto años anteriores y la clase se tornaba realmente aburrida con explicaciones que se daban una y otra vez. Finalmente cuando incluso el profesor se rendia en sus explicaciones, algunos alumnos acudian a los compañeros que sabian sobre el tema.

"Por lo menos se esfuerzan en aprender" pense mientras miraba a un grupo de chicas risueñas que se acercaban a Ariel Garcia para que les explicara, aunque en realidad lo que menos hacian era prestar atencion a lo que el chico decia " o tal vez no...."

Al igual que yo, al otro lado del aula, Jimena observaba la escena divertida mientras susurraba algo al oido de su compañera. Al notar que la observaba me sonrio y se acerco a mi lugar.

-¿Vos entendes esto? Yo estoy perdidisima- asenti a su pregunta y ella solto una risita- cierto que vos sos un genio jeje, ¿me explicas entonces?

-Si, claro- le dije y me sorprendi a mi mismo sonriendo como un idiota.

Jimena no mentia, realmente no entendia nada sobre el tema pero lo compensaba siendo buena alumna. Rapidamente terminamos con la explicacion y pasamos a realizar los ejercicios lo que no nos tomo demasiado tiempo, tras esto pasamos el resto de la hora charlando y poniendonos al dia.

Fue el unico momento del dia que paso rapido. Despues de matematicas tuvimos clase de Medio Ambiente una asignatura de relleno que comprendia el material de geografia y biologia de años anteriores. Y finalmente en la ultima jornada tuvimos clase de Filosofia que resulto bastante aburrida debido a que ya habia leido sobre todos aquellos temas hace mucho tiempo. Mientras el profesor se dedicaba a hablar sobre Platon y el mundo de las ideas cai profundamente dormido.

El timbre de fin de jornada me desperto, los alumnos se amontonaban para salir por la pequeña puerta. Frente mio estaba la chica llamada Romina Torres extendiondo un brazo hacia mi, al parecer habia tratado de despertarme.

Fue la primera vez en el dia que pude verla con claridad, era mas baja que Jimena pero su figura era mas voluptuosa. Llevaba el pelo hacia atras atado en una coleta, sin embargo se notaba que lo llevaba bastante largo seguramente pasando la cintura, sus ojos eran de un color verde claro.

En cuanto noto que la miraba a los ojos, se puso colorada, retiro su mano y a paso presuroso salio del aula. Me limite a mirarla mientras se iba, y una vez salio recogi mis cosas y me dispuse a abandonar el lugar.

Los dias que siguieron pasaron a un ritmo absurdamente lento, no volvi a hablar a solas con Jimena ni tampoco tuve algun contacto con la otra chica quien en clases tan solo se limitaba a mirar el suelo aunque de vez en cuando se la podia ver prestando atencion en clase mientras que mi mejor amiga se limitaba a saludarme a la distancia y solia verla con una frecuencia que me irritaba mucho en compañia de Ariel Garcia.

Mi unica alegria llegaba los lunes por la mañana, dado que Jimena habia conservado la tradicion de recurrir a mi en matematica, aunque tambien la acompañaban sus amigas que eran bastante dificiles de tolerar con sus risitas, charlas interminables y poca capacidad de entendimiento.

A pesar de lo lentos que me parecian los dias, con sorpresa note que ya habian pasado alrededor un mes desde que hubiera llegado a San Ignacio. Estabamos en epoca de cierre de notas para el primer trimestre, y se notaba una tension casi palpable en el ambiente. Existian diversas maneras por parte de los alumnos para enfrentar los examenes que se venian, algunos caminaban por donde sea leyendo apuntes y consultando siempre a algun compañero mientras que otros resignados se limitaban a pasar el tiempo con algun juego, Ariel Garcia estaba entre este grupo. Incluso Romina Torres centraba su atencion en otra cosa que no fuera el suelo, se la veia yendo de un lugar a otro absorta en la lectura incluso cuando no habia ninguna prueba que dar.

El tiempo transcurrio nuevamente acelerado, y los examenes quedaron detras. Un lunes en clase de matematica mientras yo estaba perdido en mis pensamientos hubo un fragmente de la conversacion de las amigas de Jimena que capto mi atencion:

- Pobre Romi, le fue mal en la prueba de filosofia- dijo Jimena - el otro dia la vi muy mal cuando recibio la nota.

- Si, y eso que es la abanderada - agrego Paola Sanchez, una chica menuda que bromeaba con que eramos primos lejanos, lo que resultaba bastante chocante.

- Ademas parece que sus viejos son bastante jodidos- intervino Veronica Rojas la mas callada del grupo de amigas de Jimena.

"Al parecer tienen razon" dije para mis adentros, Romina Torres habia estado mas deprimida de lo normal en la ultima semana, no despegaba la vista del suelo ni siquiera durante las lecciones de los profesores e incluso habia momentos en la que la escuchaba sollozar por lo bajo.

Al parecer sin ningun apuro, el resto del dia transcurrio en camara lenta, y despues de un par de tediosas horas que me parecieron meses llegamos a la ultima clase; la de Filosofia. Para mi asombro habia encontrado cierto placer en aquellas clases, dado que todos aquellos temas ya los habia leido en algun momento de mi vida y habiendo visto el profesor que para mi no representaban ningun interes, el hombre hacia la vista gorda mientras yo dormitaba placidamente en mi lugar al final del salon. Aquel dia, estando sorprendentemente cansado cerre los ojos, apoye la cabeza sobre la mesa y con la imagen mental de Jimena en mi cabeza me sumergi en un profundo sueño mientras en la clase la Disputa de Santo Tomas era el tema central.

Soñe con el dia de la pelea, un grupo de desconocidos trataba de someterme mientras uno de ellos desenfundaba un puñal de una vaina de cuero. Al ver el puñal trate de librarme de los desconocidos pero estos tenian una fuerza extraordinaria y me dejaron completamente inmovil. Recibi la primer estocada y senti como el frio acero atravesaba mi piel, mi carne y como la sangre bañaba calidamente mi cuerpo. Al ver a mi atacante me di cuenta que era Vargas que reia con una risa extraña que no era suya, era mi risa. Y de repente yo era quien sostenia el puñal mientras un agonizante Vargas suplicaba clemencia y yo reia con aquella risa tan extraña, reia de emocion, de extasis, de placer...

Abri los ojos de repente, estaba todo sudoroso y temblaba un poco sin embargo me mantuve complemtamente quieto. Al parecer la clase habia terminado hace tiempo ya y ni siquiera la campana de salida me habia despertado. Aun asi, no estaba solo en el aula, del frente de la misma pude distinguir dos voces; una era la del profesor y otra la de Romina Torres.

-Ahora podemos hablar Torres, hace rato no porque habia mucha gente- decia el hombre- y ahora... bueno solo esta nuestro amigo Sanchez que se quedo dormido.

Su voz sonaba extraña como si estuviera nervioso. Sin saber porque me mantuve quieto donde estaba.

- Profesor, no se si... se puede hacer algo ... .con la n-n-nota - decia Romina en una voz baja como si fuera un susurro.

- Mira Torres, es un problema eso, las notas ya estan puestas y las tengo que entregar la semana que viene... ademas seria injusto con tus compañeros - decia el profesor nervioso aun, pero seguro de lo que decia como si aquellas palabras hubieran sido planeadas de antemano- Pero... bueno vos sos la abanderada ¿no? A ver... mira esta semana ando ocupado, salvo el viernas por la mañana que tengo un tiempito. Ese dia buscame en el otro colegio el Comercial 3 y ahi hablamos ¿dale?

-¿Y... a-ahora?- pregunto Romina bajando aun mas la voz

-Ahora me tengo que ir, es el viernes o te quedas con la nota ¿entendiste?

-S-si...- respondio ella resignada

-Asi es mejor- termino el profesor aliviado- ¿haceme el favor de despertarlo a Sanchez?

Escuche los pasos del hombre y la puerta al abrirse y cerrarse. Finalmente me levante. Romina seguia aun donde la habia dejado el hombre totalmente de piedra, ni siquiera se inmuto cuando hice ruido al levantarme y tomar mis cosas. Me acerque a ella.

- Romina ¿no?- dije despacio, ella se sobresalto y me miro con los ojos como platos - ¿estas bien?

-S-si.... gracias- dijo ella tratando de ocultar su rostro.

Tal vez no la conocia para nada pero sabia que no estaba bien, tambien sabia que no estaba nerviosa por su acto de valentia de pedir un cambio de nota. No... Romina Torres estaba asustada.

Espero que les haya gustado sigan mis otros posts, en mi perfil
Les dejo el link del anterior capitulo http://www.taringa.net/posts/arte/14950780/Psicopata---Capitulo-1-Punto-de-Inicio-Editado.html
Seguime tambien en Wattpad http://www.wattpad.com/user/fledm20
0No comments yet
      GIF