Check the new version here

Popular channels

¿Quién pagas los platos rotos acá?




No sé quién seas, ni cómo llegaste acá. Pero si llegaste, es por algo, y no te va a costar más que unos segundos de lectura averiguar si terminaste acá para nada, o si estas palabras pueden llegar a tener importancia para vos.

En fin, quería compartir con ustedes este pequeño relato, sumamente conmovedor. Muchas gracias por su atención, espero que le guste.








Queridos lectores:




Empieza con portazos de idiotas padres, con discusiones subidas de tono y llenas de reclamos y palabras hirientes. Como si levantar la voz le diera más fuerza al insulto y como si un insulto fuera el golpe de un puño invisible.

Hoy da la sensación de que este hogar, más que tener cuatro paredes, tiene cuatro esquinas y es un ring.





Luego llega el anuncio a los hijos, si es que los hay.

Los padres abrazan al niño a o a los niños y todos lloran. Los que no lloran, simplemente se dan un beso en la mejilla mientras los grandes brazos rodean a los pequeños cuerpos.








El abrazo del padre o la madre parece ser útil para proteger a los infantes de una tormenta que ellos, los adultos, crearon.









No sé dónde termina esta guerra sin cuartel, este divide y llorarás, pero sé que todos pagan los platos rotos. Mujer, hombre, hijo, hija. Todos pagan.


E
s cierto que si alguien entrase en este instante a esta casa, no se encontraría con un sinfín de pedacitos de cerámica esparcidos por los suelos, ni vería a toda la familia recaudando dinero para pagar esa pérdida material. Pero si las puertas fueran platos, les puedo asegurar que el dinero no alcanzaría para saldar la deuda de todos los portazos llenos de furia de estos idiotas padres.


Hoy todos estamos pagando, ya no con nuestras monedas y billetes, sino con nuestra alegría. Y qué triste es perder tanta alegría, de esa que no cuesta nada pero vale mucho.









Un afectuoso saludo,
De otro hijo de tantos, de una familia rota de tantas
0
0
0
0No comments yet