Check the new version here

Popular channels

Relato Propio (El León)

Buenas tardes amigos, aquí traigo un relato en el que estuve trabajando en estos días. Si les gusta o les genera algo y quieren apoyar la causa en mis redes sociales, se los agradeceré toda la vida.



EL LEÓN

Lentos son los últimos pasos del león. Arrastra una herida profunda que lo encamina hacia la muerte. Su figura da pena. Le resulta imposible sostener su cabeza, la visión se nubla y sus músculos ceden.

Observa a su alrededor descansando en el herbazal. El cielo está gris y no hay luna. Se detiene por un momento como hipnotizado por su último pensamiento. Solo puede distinguir cadáveres.

Una gacela agoniza hasta desmayarse junto a un chacal que se descompone hace algunos días. Los restos de un elefante descansan sobre los huesos de algún ave despreciable.

Exige una explicación en sus rostros. Las hienas le sonríen mientras se caen torpemente. Un poco más lejos encuentra a los ciervos que lo observan mientras sus ojos se humedecen. Se pregunta qué significa aquello.

Busca con sus últimas fuerzas algún león. Desea una mirada de complicidad verdadera justo antes de morir. No la encuentra.

Se apodera de él una intensa alteración. Entiende rápidamente que allí no encontraría otro ejemplar de su especie y su sangre comienza a sacudirse violentamente. De pronto esa energía súbita recorre su cuerpo y se siente fuerte. Sus piernas responden y comienzan a moverse. Logra erguirse mientras exhibe con orgullo cada uno de sus músculos.

En forma ágil retrocede buscando nuevamente aquellos rostros. Se acerca a las hienas y se dirige a ellas con desprecio. Luego recuerda a los ciervos y solo puede sentir lástima.

Completamente recuperado entiende que aquellas especies se están encontrando con el momento que les resultaría definitivo. Es entonces cuando tuerce su cuello y observa su propia melena. La encontró brillando como nunca antes, jugando junto a la sabana y el sol del atardecer africano. Casi acompañado por ella comenzó a caminar. Comprendió que ese momento era definitivo, pero no era todavía el momento del león.
0
0
0
0
0No comments yet