Arte

San Martín - Código del Libertador

No puse el título original para que se pierda un poco y evitar el flamewar,
pero la verdad es que Bush se comparo con San Martín

Con este post solo quiero seguir mostrando lo grande que fue Don José.
De el del Norte, mejor ni hablar.

Hace pocos días en la Conferencia de la OEA, el presidente de la potencia hegemónica, autor intelectual de los más grandes genocidios de los últimos años, pretendió compararse con nuestro libertador, Don José de San Martín. Si las comparaciones son odiosas, esta lo es particularmente. Bush dijo entonces que como San Martín:
En el último rincón de la tierra en que me halle estaré pronto a luchar por la libertad.
No hace falta abundar en las diferencias, pero no está demás recordar que mientras Bush invade, conquista, tortura y asesina, San Martín liberaba y establecía penas severísimas para sus oficiales y soldados que osaran apenas confundir su rol de libertadores con el de conquistadores:

Ya hemos llegado al lugar de nuestro destino y sólo falta que el valor consume la obra de la constancia; pero acordaos que vuestro gran deber es consolar a la América, y que no venís a hacer conquistas, sino a liberar a los pueblos que han gemido trescientos años bajo este bárbaro derecho. Los peruanos son nuestros hermanos y amigos; abrazadlos como a tales y respetad sus derechos como respetasteis los de los chilenos después de la batalla de Chacabuco.

La ferocidad y violencia son crímenes que no conocen los soldados de la libertad, y si contra todas mis esperanzas, alguno de los nuestros olvidase sus deberes, declaro desde ahora que será inexorablemente castigado conforme a los artículos siguientes:

1º Todo el que robe o tome con violencia de dos reales para arriba, será pasado por las armas, previo el proceso verbal que está mandado observar en el ejército.
2º Todo el que derramare una gota de sangre fuera del campo de batalla, será castigado con la pena de Talión.
3º Todo insulto contra los habitantes del país, sean europeos o americanos, será castigado hasta con pena de la vida, según la gravedad de las circunstancias.
4º Todo exceso que ataque la moral pública o las costumbres del país, será castigado en los mismos términos que previene el artículo anterior.
¡Soldados! Acordaos que toda la América os contempla en el momento actual, y que sus grandes esperanzas penden de que acreditéis la humanidad, el coraje y el honor que os han distinguido siempre, dondequiera que los oprimidos han implorado vuestro auxilio contra los opresores. El mundo envidiará vuestro destino si observáis la misma conducta que hasta aquí; pero ¡desgraciado el que quebrante sus deberes y sirva de escándalo a sus compañeros de armas! Yo lo castigaré de un modo terrible; y él desaparecerá de entre nosotros con oprobio e ignominia.

Cuartel General del Ejército Libertador en Pisco, septiembre 8 de 1820.


José que grande fuiste por Dios!!!!

Si quieren leer toda la nota:
http://www.elhistoriador.com.ar/articulos/bushsanmartin.php