Arte

Santa Claus la historia

SANTA CLAUS
El cine y la Coca Cola se han cuidado de convertir a santa Claus en el personaje más universal de la Navidad. Por encima de su auténtico protagonista, que es el recién nacido Niño Jesús, por encima de los Reyes Magos y de Papá Noel, al que de hecho ha quedado asimilado¸y si no ha pasado por encima del árbol de Navidad es porque lo ha necesitado como espacio físico en que entregar sus regalos y como espléndido y luminoso aliado.




Santa Claus es un personaje extraído de la leyenda de un Sant Nicolaus, es decir San Nicolás, obispo de Mira, en Licia, Asia Menor, que regalaba a los niños juguetes que él mismo fabricaba. Su relación con la Navidad es que era ésta la fecha que elegía para hacer sus regalos..La generosidad de este santo obispo se hizo legendaria, y con cargo a esta leyenda se le atribuyen milagros de ubicuidad y de obtención mágica de recursos para poder atender a sus sagradas obligaciones para con los niños. El santo al que se atribuye tanta beneficencia es anterior incluso a la cristianización de las saturnales romanas, tan importantes, tan arraigadas, tan del pueblo llano y tan dadas a la generosidad y a los regalos, que no fue difícil convertidas en fiestas navideñas. Ahí tenemos situado, pues, al antecesor de Santa Claus, que murió el 6 de diciembre del año 342 y fue sepultado en Bari, Italia, donde se encuentran sus reliquias. Esa es la santa y piadosa leyenda.

El nombre de "Santa Claus" surgió en Estados Unidos por el cruce con la palabra "Sinterklaas" con que los inmigrantes holandeses se referían a algunos personajes religiosos cuya misión era dar regalos. Luego sobre él se tejieron diversas leyendas, entre las que más fortuna hizo fue la de su procedencia de las frías tierras del Polo Norte, cruzada de nuevo, claro está, con las respectivas y venerables leyendas nórdicas, que hacen venir de allí el personaje navideño portador de regalos, montado en trineo tirado por ciervos. Y del mismo modo que los Reyes Magos con sus camellos no tienen dificultad alguna en llegar a todas las casas, generalmente por las venmtanas sin importar a qué altura estén, el Santa Claus montado en trineo tampoco tiene dificultad alguna para acceder a todas las casas especialmente a través de las chimeneas para dejar en ellas los regalos que cada uno haya merecido.


Esta imagen es creación de un caricaturista norteamericano del siglo XIX Thomas Nast, quien representó así a Santa en una ilustración y así quedó representado en adelante como un señor gordo, bonachón, de sonrojadas mejillas y de cabello y barbas blancas. De 1863 a 1886 este personaje fue el centro de atracción de la revista Harper's Weekly.
Pero quien lo vistió de rojo, y como consecuencia del desarrollo de las técnicas de impresión en color. fue la Coca Cola, que adoptó como color de la marca el rojo, y en 1931 encargó al pintor Habdon Sundblom la adaptación del personaje a la imagen comercial de la marca, dándole no sólo su color, sino también una concienzuda elaboración que lo hiciese más simpático, humano, atractivo. A partir de ahí Santa Claus conquistó el mundo: pasó a Inglaterra, y de ahí saltó a Francia engulléndose al Bonhomme Noël, origen de nuestro Papá Noel. Y en España consiguió hacerse un sitio en la Navidad junto a los Reyes Magos, pero sin desbancarlos. Todavía.

contradiccion

Según una leyenda urbana que se narra con frecuencia, The Coca-Cola® Company desempeñó un papel vital en la creación del personaje de Santa Claus que la mayoría asocia con el hombrecito jovial que conocemos, con su barba larga y blanca, cachetes rosados y rojo vestuario.
Algunos creen, incluso, que Santa lleva su atuendo rojo y blanco porque son los colores distintivos de Coca-Cola. Sin embargo, aunque la ilustración de Santa para la Coke, creada en la década de los años ‘30 por Haddon Sundblom enraizó la visión que tenía el artista del personaje en la mente del público —ayudando así a estimular tremendamente las ventas de Coca-Cola— el Santa de traje rojo y barba blanca y flotante ya se había convertido en la imagen convencional de Santa Claus en los años ‘20, mucho antes de que Sundblom dibujara su primera ilustración para la Coca-Cola, según reporta el diario The New York Times.

UNA NUEVA OJEADA AL MITO DE SANTA CLAUS FRENTE A LA REALIDAD DE JESUCRISTO.

Cuando comparamos cuidadosamente el mito de Santa Claus o bien conocido como Papá Noel contra la realidad Bíblica e Historia de Jesucristo, nos encontramos con la estremecedora verdad de que Santa ha sustituido completamente a Jesucristo en las vidas de muchas personas.



Historia de San Nicolás

Según la tradición, San Nicolás es originario de Petara, Asia Menor, donde nació en la segunda mitad del siglo III. Tras la muerte de su tío, éste le sucedió como obispo de Mira, en la región de Licia. Su gran popularidad se debe a los milagros que se le atribuyen. Se cuenta que en la diócesis de Mira un vecino de San Nicolás se encontraba en tal pobreza que se decidió a exponer a sus tres hijas vírgenes a la prostitución para sacar de ese vil mercado el sustento para él y para ellas. Sin dinero no podían pagar la dote de una, por lo que ninguna se podía casar. Para evitar aquel inhumano lenocinio, San Nicolás tomó una bolsa con monedas de oro y, al amparo de la oscuridad de la noche, la arrojó por la chimenea de la casa de aquel hombre. Con el dinero se casó la hija mayor. San Nicolás hizo lo mismo para favorecer a las otras dos hermanas. En la segunda ocasión, tras ser tirada la bolsa sobre la pared del patio de la casa del pobre, esta se enredó en la ropa que se tendía para secar. El padre se puso al acecho en la ventana, descubrió a su bienhechor y le agradeció su caridad.

Nicolás de Mira falleció el 6 de diciembre del año 342. Su popularidad se difundió tanto en Europa del Este como en la Occidental -por ejemplo en Alemania se estima que la devoción a San Nicolás comenzó bajo Otto II, posiblemente por su esposa Theophano. Como benefactor y protector de gente en situaciones de peligro, gracias a los peregrinos y a las Cruzadas, se convirtió en protector de marineros, comerciantes y cocheros. Pero, sobre todo como amigo de la infancia, lo cual posiblemente tuvo su origen en la fusión de dos festividades medievales.

Cada 28 de diciembre, en la fiesta de los Santos Inocentes, acompañados de un obispo, éstos desfilaban por las calles de la ciudad para pedir limosna. El 6 de diciembre los colegiales también salían a la calle acompañados de un obispo especialmente elegido, y por lo general disfrazados de diablos. Paulatinamente, las dos fiestas se confundieron y se empezó a celebrarlas el 6 de diciembre.

En el siglo XIX la fiesta siguió siendo una fiesta hogareña, en la que San Nicolás podía hacerse presente. De aquella época datan las famosas canciones que entonan los niños para celebrar la fiesta. Además, se celebraba San Nicolás en las calles, y para entonces los diablos acompañantes de otrora se habían sustituido por los pajes de San Nicolás. Así mismo, en algunas ciudades se celebran desfiles y se llevan disfraces.

Un zapato en la chimenea

Ya en el siglo XVI los niños dejaban un zapato junto a la chimenea, que antiguamente, era el símbolo del vínculo entre los dioses y los humanos. Estos creían que los dioses se dirigían a ellos a través de la chimenea, y que también San Nicolás se servía de este conducto para recompensar a los niños con obsequios. Las canciones se cantaban para complacer a San Nicolás, al igual que, antiguamente, se trataba de agradar a los dioses a través de la chimenea.

De San Nicolás a Papá Noel

El San Nicolás cristiano sustituyó e incorporó a varios personajes paganos donantes de regalos, como la bondadosa bruja Befana y los ancianos y generosos alemanes Berchta y Knecht Ruprecht. En Alemania se le llamó Sankt Nikolaus, y Sanct Herr Nicholaas o Sinterklaas en Holanda. En estos países se decía que cabalgaba por el cielo en un caballo repartiendo regalos. Vestía como un obispo y a veces iba acompañado por Ruperto. En un principio, el día de San Nicolás en el que se recibían los regalos se celebró el 6 de diciembre. Tras la Reforma, los protestantes alemanes dieron más importancia al Christkindl (Niño Jesús) como donante de regalos el día de su fiesta, el 25 de diciembre. Cuando la tradición de Nicolás prevaleció, se incorporó a la Navidad. En 1969, el papa Pablo VI suprimió la festividad de San Nicolás del calendario católico como la de otros personajes legendarios, cuyas vidas estaban poco documentadas. Irónicamente, el término Christkindl ha evolucionado hasta convertirse en riss Kringle, otro apodo de Papá Noel.

Dicha costumbre fue popularizada en los Estados Unidos por los protestantes holandeses de Nueva Amsterdam, que convirtieron al santo en un mago nórdico. Su nombre fue abreviado, no solo a San Nic, sino también a Sint Klaes o Santa Claus. La mitra de obispo fue remplazada por el hoy famoso gorro rojo, su cruz pectoral desapareció por completo. Se mudó de Turquía al Polo Norte, de donde viene

Fuente 1
Fuente 2
Fuente 3
Fuente 4