Check the new version here

Popular channels

Simbiosis parasitaria (cuento corto)

Simbiosis parasitaria

Nadie sabe como llegó hasta ahí. Ser extraño, monstruo diminuto que vive a expensas de otro ser superior, simbiosis cuasi parasitaria donde la pequeña bestia va engullendo sobras de comida del ser humano mayor.
Las primeras horas suele no presentar mayores dificultades pero todo se complica llegando la noche.
El pequeño monstruo comienza sus movimientos alternados, estira todas sus extremidades con la única finalidad de lastimar, irónicamente, al ser humano que lo alimenta.
Por la mañana, la portadora del monstruo, intenta deshacerse de él, bebe infusiones hirvientes mágicas y comidas picantes exóticas. No logra el resultado deseado.
El monstruo crece a pasos agigantados, ya duplicó diez veces su tamaño y sigue. Pide más. Mucho más.
Llegan las noches, los movimientos. El temor. Nadie sabe de la simbiosis, todos sospechan, nadie lo certifica.
La portadora piensa en morir, simplemente suicidarse como aquellos samuráis acorralados. Por honor. Por terror.
La simbiosis. Esa maldita, parasitaria, simbiosis. Si tan solo se pudiera separar. Aunque sea unos instantes y ver su cuerpo en el espejo como era antes.
Llora.
Se extraña.
Todo cambiará desde hoy. El monstruo diminuto crecerá, pedirá más que alimento del propio cuerpo.
La portadora reflexiona. Respira hondo y busca salidas. No las encuentra.
El ser extraño corroe por dentro, tanto como el agua al metal.
Oxida.
Daña.
Lastima.
Llora.
Llega la noche y los movimientos.
Golpes internos. Microquebraduras de astilladas costillas.
Los monstruos existen, toman forma de golpes de puño, palabras puñales o padres que violan a sus hijas.
A veces los monstruos están afuera.
Es de día.
El ser extraño pequeño balbuceó su primera palabra.
Mamá.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New