Check the new version here

Popular channels

Simón Bolívar

Militar y político sudamericano, se convirtió desde 1813 en el máximo conductor de la revolución que culminó con la independencia de Sudamérica, por lo que es conocido como el Libertador. En esta página se pueden leer algunos de sus pensamientos.

Pensamientos - Bolivar, Simón



El Valor y la Conciencia

El hombre de bien y de valor debe ser indiferente a los choques de la mala suerte.

¿Qué importa tener o no tener cosas superfluas?

Sobre mi corazón no manda nadie más que mi conciencia.

El valor, la habilidad y la constancia corrigen la mala fortuna.


La virtud

Los beneficios que se hacen hoy, se reciben mañana, porque Dios premia la virtud en este mundo mismo.


El Honor

Mi honor es preferible a todo.

Me vería como un hombre indigno, si fuera capaz de asegurar lo que no estoy cierto de cumplir.

Yo soy siempre fiel al sistema liberal y justo que proclamó mi patria.


Sentido moral

La disipación de las rentas públicas en objetos frívolos y perjudiciales; y particularmente en sueldos de infinidad de oficinistas, secretarios, jueces, magistrados, legisladores, provinciales y federales, dió un golpe mortal a la república.

En el orden de las vicisitudes humanas no es siempre la mayoría de la masa física la que decide, sino que es la superioridad de la fuerza moral la que inclina hacia sí la balanza política.

La hacienda nacional no es de quien os gobierna. Todos los depositarios de vuestros intereses deben demostraros el uso que han hecho de ellos.


Amor a la patria

Y tú, padre, que exhalas suspiros al perder el objeto más tierno, interrumpe tu llanto, y recuerda, que el amor a la patria es primero.

Caracas no sólo ha convidado, sino que desea ver entrar por sus puertos a todos los hombres útiles que vengan a buscar un asilo entre nosotros, y a ayudarnos con su industria y sus conocimientos, sin inquirir cuál sea la parte del mundo que les haya dado vida.

Libertador de Venezuela: título más glorioso y satisfactorio para mí que el cetro de todos los imperios de la tierra.

La ley del deber, más poderosa para mí que los sentimientos del corazón.


Contra las dictaduras

Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del Gobierno; es el defensor de su libertad.

Huíd del país donde uno solo ejerza todos los poderes: es un país de esclavos
0
2
0
0
2Comments