Arte

Suicidio (Poema).

Ramos Sucre,
Trakl,
Silva,
y esos nombres

Refulgen en el iris del suicida.

Las manos deberán aproximarse
a todos los abismos existentes,
los pies descenderán en la sinuosa
cornisa de las cosas ya caducas.

Beberás la hiel,
y no te saciarás con el gorjeo
de la paloma tímida de antaño.

Comerás la amarga hierba
de la vida,
temblando ante un futuro ceniciento.