Check the new version here

Popular channels

Transformación [Metafísica|Propio]



Buenas noches Taringueros. Este es mi primer post y es una especie de cuento que escribí hace poco. Para hacerla mejor les dejo un tema para que escuchen mientras lo leen. Espero que les guste :3


link: https://www.youtube.com/watch?v=Jl8iYAo90pE

Transformación


Una claridad inmensa y casi tangible la rodeaba, a juego con su estado de serenidad mental. Caminando como entre los rayos descendentes del sol que realizaban extravagantes movimientos sobre su piel, podía sentir la energía de la mañana fluir a través de su cuerpo y conectarse con el más profundo sentimiento de la tierra misma.
Ella caminaba sobre la arena, bajo la sombra de un fresco universo que en su mente recién comenzaba a despertar.
La brisa corría tranquila, así como cada movimiento de su cuerpo, con una tranquilidad grácil y fluida, casi sensual.
Sus pensamientos eran etéreos, iban y venían siguiendo un orden que solo ellos controlaban, llenando cada espacio de su mente y alma, con un factor común plácido y transparente.
La arena flotaba a su alrededor y ella flotaba en la misma arena, el viento barría hasta el más mínimo sonido e invadía el universo con un penetrante silencio, el calor del sol fundía todo el paisaje en una tibia cascada de brillosas imágenes, como oro líquido.
¿Realmente debía saber si estaba viva o muerta?

De repente, en un punto de aquella confusa calidez que su mente reconoció como el horizonte, un débil asomo de oscuridad amenazó con quebrar la paz.
Una sombra que empezó en la nada, comenzó a derramarse sobre ella como tinta. Podía oírla fluir y sentir su viscosa textura recorrer su piel de manera excitante.
La oscuridad la atrapó por completo, cubriendo cada centímetro de su piel, asfixiándola como si de un ceñido traje de caucho se tratara. Pero no terminó ahí...
La densa materia comenzó a traspasar su piel lentamente, causándole una sensación entre cosquillas y escalofríos, oscureciendo de a poco cada rincón de su alma.
La oscuridad siguió avanzando poco a poco, hasta que su cuerpo tembló y ella se sintió caer sobre un lago helado. Inundó su corazón, se derramó con fuerza en su mismo núcleo, robándole en una explosión sus fuerzas y produciéndole un dolor atroz que la hizo gritar.
Pero junto a su voz se oyó otra, gritando aún más fuerte, ahogando su propio grito. La voz la atravesó hasta que creyó que explotaría en mil pedazos, cuando una de otra frecuencia se unió, y luego otra.
Cada vez eran más, gritando descarnadamente en distintos tonos, haciendo cada vez más estrecho el espacio de cordura que quedaba al vacío.
Cuando la última voz, la más aguda, cortó el aire, su mente colapsó.
En una suerte de éxtasis, pudo sentir su alma volar lejos y apreciar desde la altura, en un estado de semi conciencia que casi parecía placer, como cada órgano de su cuerpo se disolvía en la oscuridad, pasando a formar parte de ella.

Entonces, repentinamente la atmósfera dejó de ser tan sofocante.
Los gritos y la oscuridad seguían ahí pero su alma no era consciente de ellos, estaba más allá.
Ahora se sentía grande, abarcando todo lo que existía en el universo, cubriéndolo todo con sus esperanzas, sueños, temores y fortalezas. Sentía su alma liviana, como si no respetara las leyes de la materia.
Se deslizó de a poco, perezosa, saboreando la plenitud en la que se encontraba, hasta derramarse sobre el tiempo y el espacio, cubriendo todo como una cortina de polvo suave y ligero.

Una cálida somnolencia fue llegando, arrastrada por la tenue luz del sol, más roja de lo que nunca la había visto.
Su mente le habló, y tuvo la certeza de que, ya habiendo cumplido su ciclo en el mundo, había encontrado el lugar donde yacer eternamente, en paz con su espíritu y en resonancia con toda otra energía.

Entendió que ya no era un ser sólido y mundano, ahora era pura energía, indestructible.
Entendió que no había muerto, había evolucionado.
Ya no era un simple habitante del Universo, sino que ella era el Universo mismo y una parte suya renacería en cada ser, dándole sabiduría y siguiendo así un ciclo.

Entonces cortó el último pesar que la ataba a su naturaleza humana, el miedo.
Lo dejó ir con una sonrisa somnolienta, y mientras éste huía ella simplemente se dejó llevar por el sueño, dando por finalizado su papel protagónico en el ciclo de la vida.

0
0
0
0
0No comments yet