Check the new version here

Popular channels

Trujui, el Sabio



"Es sabio el Indio Trujuí. A su natural generosidad y talento, le agregó el paralelo de la sabiduría, saliendo a su encuentro, en la búsqueda de algunas explicaciones sobre el mundo, sobre su misión de vida. Sus viajes y estadías en un monasterio de Perú, sus contratiempos en el camino, su escalada a los Andes, fueron puntos vitales en esa fortificación mental y emocional", dice el historiador de Trujuí sobre su novela.




"El prólogo que le escribió, mejor dicho, que lo grabó en cassette, Monseñor Justo Laguna, al Indio Trujuí, me hizo tomar total dimensión de que había escrito una buena obra. Ahora solo espero que salga la chance de una publicación internacional". Agrega Rodolfo Garavagno al hablar de su historia.



"Mientras yo impuse un nombre original a toda una región que va camino a la independización distrital también por iniciativa cien por cien mía, todavía hay gente que empecinada en seguir abriendo sitios de Facebook, poniéndole "cruce castelar". No se dan cuenta que ese es el nombre de una parada de colectivos, el cruce de dos caminos, cuyo nombre verdadero nombre es "cruce a Castelar" por el nombre de la localidad homónima. La aparición de estos imprudentes que solo existen porque se inventó Internet, demuestra claramente la potencia de Trujuí, puesto que ellos solo buscan poner ese nombre para pretender hacerse los originales, cuando lo cierto es que "castelar" es otra localidad y no hay ningún barrio con ese nombre en Trujuí. Y Trujuí existe porque existió primero, el indio, luego porque compró estas tierras Juan Francisco Arechavala, y finalmente porque existo yo, nadie mas que yo", se ufana Rodolfo Garavagno.




"Los verdaderos fundadores de Trujuí, que somos nosotros, nos queremos y nos respetamos. No nos importa en absoluto que tres o cuatro advenedizos quieran apropiarse de algo que no les pertenece. Después de todo son gente sin talento, sin sabiduría, y en lugar de asumir lo que son y ser sumisos, se dejan empujar por un orgullo propio de los necios. Pero a la hora de votar, a la hora de decidir, mandamos nosotros"... Sigue diciendo Garavagno.



"¿Quien se ocupó de la historia de Trujuí como yo lo hice? ¿Quien puso el fervor que yo pongo? ¿Hay alguien que recuerde como se debe al Arquitecto Claudio Caveri, a Alessio Sozzi, a Manolo Barros, a Arnoldo Ufor, a Francisco Ocaris, a Osmar Garavagno, mi padre? Quien ignore todas estas cosas carece de autoridad histórica e intelectual como para andar opinando por la web. La web esta abierta a cualquiera, y es un aguantadero de bestias y de muchas malas personas. Como dijo Umberto Eco, habría que tener un dispositivo que detecte la moral y la ética del cibernauta. ". Rodolfo Garavagno nombra al genial filósofo italiano recientemente desaparecido y se le llenan los ojos de lágrimas.


"Trujuí no es para mi, sino para todos, pero eso no significa que mientras yo esté aquí vaya a permitir que cualquier idiota se arrogue conocimientos sobre el lugar que realmente no tiene. Somos pocos los conocemos este lugar y eso nos da un apasionamiento que nos permite llegar al corazón de los simples "...Rodolfo Garavagno sonrríe con particular satisfacción.



"Soy escritor, historiador, poeta, compositor, cineasta y filósofo. Trujuí, el Indio Trujuí me ayudó a que yo crezca. " Rodolfo Garavagno continúa su camino.

0
0
0
0
0No comments yet