Check the new version here

Popular channels

Un Tal Lucas

Leanlo, sin desperdicio, si logro que uno solo de los que nunca leyeron a Cortazar se interese en Él, me conformo... (Pueden seguir leyendo "Lucas, sus pudores", o el genial "Casa Tomada")

Un Tal Lucas, Julio Cortazar - Lucas, sus compras

En vista de que la Tota le ha pedido que baje a comprar una caja de fòsforos, Lucas sale en piyama porque la canìcula impera en la metròpoli, y se constituye en el café del gordo Muzzio donde antes de comprar los fòsforos decide mandarse un aperital con soda. Va por la mitad de este noble digestivo cuando su amigo Juàrez entra también en piyama y al verlo prorrumpe que tiene a su hermana con la otitis aguda y el boticario no quiere venderle las gotas calmantes porque la receta non aparece y las gotas son una especie de alucinògeno que ya ha electroecutado a màs de cuatro hippies del barrio. A vos te conoce bien y te las venderà, venì en seguida, la Rosita se retuerce que no la puedo mirar.
Lucas paga, se olvida de comprar los fòsforos y va con Juàrez a la farmacia donde el viejo Olivetti dice que no es cosa, que nada, que se vayan a otro lado, y en ese momento su señora sale de la trastienda con una kòdak en la mano y usted, señor Lucas, seguro que sabe còmo se la carga, estamos de cumpleaños de la nena y dése cuenta justo se nos acaba el rollo, se nos acaba. Es que tengo que llevarle fòsforos a la Tota, dice Lucas antes que Juarez le pise un pie y Lucas se comida a cargar la kòdak al comprender que el viejo Olivetti le va a retribuir con las gotas ominosas, Juàrez se deshace en gratitud y sale echando putas mientras la señora agarra a Lucas y lo mete toda contenta en el cumpleaños, no se va a ir sin probar la torta de manteca que hizo doña Luisa, que los cumplas muy felices dice Lucas a la nena que le contesta con un borborigmo a través de la quinta tajada de torta. Todos cantan el apio verde tuyù y otro brindis con naranjada, pero la señora tiene una cervecita bien helada para el señor Lucas que ademàs va a sacar las fotos porque ahì no tienen mucha cancha, y Lucas atenti al pajarito, ésta con flash y éesta en el patio porque la nena quiere que también salga el jilguero, quiere.
- Bueno - dice Lucas - yo voy a tener que irme porque resulta que la Tota.
Frase eternamente inconclusa puesto que en la farmacia cunden alaridos y toda clase de instrucciones y contraòrdenes, Lucas corre a ver y de paso a rajar, y se encuentra con el sector masculino de la familia Salinsky y en el medio el viejo Salinsky que se ha caìdo de la silla y lo traen porque viven al lado y no es cosa de molestar al doctor si no tiene fractura de coxis o algo peor. El petiso Salinsky que es como fierro con Lucas se le agarra del piyama y le dice que el viejo es duro pero que el pòrlan del patio es peor, razòn por la cual no serìa de excluir una fractura fatal màxime cuando el viejo se ha puesto verde y ni siquiera atina a frotarse el culo como es su costumbre habitual. Este detalle contradictorio no se le ha escapado al viejo Olivetti que pone a su señora al teléfono y en menos de cuatro minutos hay una ambulancia y dos camilleros, Lucas ayuda a subir al viejo que vaya a saber por qué le ha pasado los brazos por el pescuezo ignorando por completo a sus hijos, y cuando Lucas va a bajarse de la ambulancia los camilleros se la cierran en la cara porque estàn discutiendo lo de Boca versus River el domingo y no es cosa de distraerse con parentescos, total que Lucas va a parar al suelo con el arranque supersònico y el viejo Salinsky desde la camilla jòdete, pibe, ahora vas a saber còmo duele.
En el hospital que queda en la otra punta del ovillo, Lucas tiene que explicar el fato, pero eso es algo que lleva su tiempo en un nosocomio y usted es de la familia, no, en realidad yo, pero entonces qué, espere que le voy a explicar lo que pasò, està bien pero muestre sus documentos, es que estoy en piyama, doctor, su piyama tiene dos bolsillos, de acuerdo pero resulta que la Tota, no me va a decir que este viejo se llama Tota, quiero decir que yo tenìa que comprarle una caja de fòsforos a la Tota y en eso viene Juàrez y. Està bien, suspira el médico, bajale los calzoncillos al viejo, Morgada, usted se puede ir. Me quedo hasta que llegue la familia y me dan plata para un taxi, dice Lucas, asì no voy a tomar el colectivo. Depende, dice el médico, ahora se usan indumentos de alta fantasìa, la moda es tan versàtil, hacele una radio de cùbito, Morgada.
Cuando los Salinsky desembocan de un taxi Lucas les da las noticias y el petiso le larga la guita justa pero eso sì le agradece cinco minutos la solidaridad y el compañerismo, de golpe no hay taxis por ninguna parte y Lucas que ya no puede màs se larga calle abajo pero es raro andar en piyama fuera del barrio, nunca se le habìa ocurrido que es propio como estar en pelotas, para peor ni siquiera un colectivo rasposo hasta que el final el 128 y Lucas parado entre dos chicas que lo miran estupefactas, después una vieja que desde su asiento le va subiendo los ojos por las rayas del piyama como para apreciar el grado de decencia de esa vestimenta que poco disimula las protuberancias, Santa Fe y Canning no llegan nunca y con razòn porque Lucas ha tomado el colectivo que va a Saavedra, entonces bajarse y esperar en una especie de potrero con dos arbolitos y un peine roto, la Tota debe estar como una pantera en un lavarropas, una hora y media madre querida y cuàndo carajo va a venir el colectivo.
A lo mejor ya no viene nunca se dice Lucas con una especie de siniestra iluminaciòn, a lo mejor esto es algo asì como el alejamiento de Almotàsim, piensa Lucas culto. Casi no ve llegar a la viejita desdentada que se le arrima de a poco para preguntarle si por casualidad no tiene un fòsforo.

© Julio Cortazar

Un tal Lucas - 1979
0
0
0
1
0No comments yet