Check the new version here

Popular channels

Utopías paralelas

Buena vida Taringueros, después de tanto tiempo es que me decido a volver a este sitio para comentarles que me gustaría empezar a escribir mi primer novela y desearía que me den su opinión (sincera) a cerca de como comienza mi historia y si les gustaría seguir leyendola.


Introducción:

Eran las 15:27 Hs., algo inusual había pasado, por primera vez, salía temprano de su trabajo, así fue que Francisco decidió ir a disfrutar el día con su amad, a la cual tenía pensado pedirle matrimonio en dos semanas, ya que eso era lo que faltaba para que sea el día de su aniversario número tres como pareja, no quiso llamarla con antelación para no arruinar el momento, para darle una sorpresa, invitarla a salir y dinujarle una sonrisa.
Todo el camino fue pensando en ella, en disfrutar de su compañía durante el día, hasta que de momento se le dibuja una sonrisa, se da cuenta que se encuentra en un medio de transporte, rodeado de gente que lo mira preguntandose por dentro "¿Por qué se sonríe?", parte de sí se sintió avergonzada, pero a gran parte no le importo, ya que este sería su mejor día después de tanto tiempo.
Se pasó el viaje entero acomodando el cuello de su ropa, los cordones de sus zapatos, todo debía ser perfecto, estar bien presentable, con buen aroma, así es que decide tomarse cinco minutos para pasar por la perfumería para comprar el perfume que a su amada tanto decía gustarle, porque no era fuerte ni suave, no era dulce ni amargo, era la mezcla justa entre lo bueno y lo malo, al salir de la perfumería ya era hora de regresar a su casa.

Capitulo 1ro (la casa):

Francisco entra en su casa y para su sorpresa, su pareja no estaba levantada, supuso que se acostó a dormir una siesta, así es que decide sorprenderla ingresando a la habitación donde ambos compartían sus historias de amor, donde desde hacía un año y medio compartían sus noches de amor, pero se lleva una sorpresa no muy agradable. Por un lado no se equivocaba, su amada estaba durmiendo, pero no estaba sola, estaba acompañada por un hombre, un hombre que él consideraba un amigo de toda la vida, la persona que lo acompañó en sus momentos de alegrías y tristezas desde la adolescencia, se queda encerrado en un mundo sin palabras, sin sonidos, cae sentado sobre una silla que se encontraba en la habitación, parece estar mirando a su amigo y a su amada, pero en verdad nada miraba, ya no estaba en su mundo, o mejor dicho, ya su mundo había cambiado demasiado, de repente se dio cuenta que jamás tuvo un mejor amigo y que jamás su pareja sintió por él lo que él sentía por ella. Solo, con la mirada perdida, sólo él puede notar como el mundo se empieza a despedazar, las paredes, el techo, todo empieza a caer, el mundo se destroza dentro de su ser, su vida ya no sería la misma desde ese momento y él comienza a sospecharlo desde ese mismo momento.

Su amada despierta. Al despertar, Evelin lo ve a él sentado, ella desnuda, solo cubierta por una sabana de la cama, no sabe qué hacer, queda desconcertada, lo mira, mira a su lado y ve al amigo de Francisco, lo despierta y ambos lo ven, Francisco ya no estaba ahí. Intentan hablarle y lo hacen, pero Francisco ya no los escucha, así estuvieron cinco minutos, hasta que finalmente Alexander se decide a solicitar una ambulancia comentandole que Francisco se encontraba fuera de sus facultades mentales, así que desde el hospital envían una ambulancia con una médica psiquiatrica, la cual decide inyectarle un narcotico que lo tranquilizaría, jamás preguntaron qué fue lo que la doctora le inyectó, a nadie pareció importarle, todo lo importante en ese momento era que Francisco vuelva en sí.
Pasaron unos diez minutos, Francisco cae dormido, y de ese modo permanecerá por dos horas, al despertar, Alexander ya no estaba, solo estaba Evelin mirandolo y cuidandolo, él despierta:



Francisco: -¿Por qué me haces esto?
Evelin: -Porque tengo que cuidarte, tuviste una recaída y tuve que solicitar una ambulancia, la doctora me dijo que trate de mantenerte tranquilo, que seguramente fue por estrés del trabajo.
Francisco: -¿En serio me ves con tanta cara de estúpido?
Evelin: - ¿Qué decís?
Francisco: -No tengo nada que decir, lo único que te voy a pedir es que te alejes de mí, que juntes tus cosas y te vayas de esta casa.
Evelin: -¿Qué decís Francisco? ¿A dónde voy a ir? Si vos sabes que toda mi familia está en Corrientes y no tengo forma de viajar hasta allá sin plata.
Francisco: - Lo hubieses pensado antes, así como hiciste que mi mundo se caíga a pedazos, ahora vas a ver como se cae el tuyo, y si no tenes formas de viajar, anda y pedile ayuda al hijo de puta de Alexander.
Evelin: -No puedo ir a pedirle ayuda a Alexander, la esposa me va a sacar de la casa de la misma manera en que me estás sacando vos.
Francisco: -Hay algo que no entiendo y no creo entender algún día.
Evelin: -¿Qué? Decime ¿Qué es? Yo te voy a contestar todas tus dudas.
Francisco: -Bien, lo que no entiendo es por qué seguis acá sentada hablando al lado mío, ya te dije que juntes tus cosas y te vayas, porque si yo mañana al despertar veo algo tuyo, te juro que lo voy a tirar a la calle por la ventana, así que te voy a pedir encarecidamente que te vayas y no me importa a dónde, no me digas a dónde ni me preguntes tampoco, toda mi vida fui una persona de guardarme las cosas y esta vez ya me cansé, que tengas buena vida.
Suena el teléfono y atiende Francisco.
Francisco: -Hola
Alexander: -Hola Francisco, ¿Cómo estás? Me contó Evelin que tuviste un problema y te desmayaste ¿Estás mejor?
Francisco: -Si, estoy mucho mejor, no te hagas problemas, escuchame, ¿Podemos ir con Evelin: a cenar hoy a tu casa? Hace mucho no nos juntamos todos.
Alexander: -No creo que sea conveniente, mira si te desestabilizas de nuevo.
Francisco:-No, la doctora me dijo que con el tranquilizante que me dio voy a estar bien por una semana, aparentemente era para caballo eso (se rie).
Alexander: - Que bueno que hayas recuperado el sentido del humor. Y volviendo a la pregunta, vengan, no tengo problema, dejame que lo hable con mi esposa y te mando un mensaje confirmando la hora.
Francisco: -Pasame con ella ahora así la convenso, hacele este favor a tu viejo amigo.
Alexander: -Bueno dale, así me ahorras de hablarle (se rie). - Sonia, vení que Francisco quiere hablar con vos por teléfono.
Sonia: -Bueno, ahí voy -Hola (al teléfono).
Francisco: -Hola Sonia ¿Cómo estás?
Sonia: - Bien, me contó Ale lo de la recaida que tuviste ¿Estás mejor?
Francisco: -Si, justamente de eso te quería hablar, lo de la recaída seguramente te dijeron que fue por un golpe de estrés o algo así, porque fue lo que me quiso decir a mí Evelin, pero lo cierto es que yo recuerdo todo y te lo tengo que contar, porque si bien mi amistad de toda la vida fue con Alexander, en este mometno no puedo estar de su lado, lo cierto es que sali temprano del trabajo y quise darle una sorpresa a mi mujer, pero me salió mal, cuando llegué a casa, estaban Alexander y Evelin durmiendo los dos desnudos en mi cama, y esto es algo que te lo tengo que contar.
Sonia queda sin pronunciar palabra, se sienta en un sillón que se encontraba en el living de su casa, junto al teléfono. En ese momento Alexander agarra el teléfono desesperado.
Alexander: -¿Qué pasó Francisco? - (Hay un silencio) -Dale, decime ¿Qué pasó? ¿Qué le dijiste?
Francisco solo cuelga el teléfono de manera lenta, sin pronunciar ninguna palabra, pero con una expresión en su rostro que demostraba que una amistad de años había muerto, que el amor de su vida ya estaba perdido, pero sabiendo que él no iba a ser el único que saldría perdiendo en esta historia, que si iba a estar en un mundo de dolor, no estaría solo en ese mundo.
0
0
0
0
0No comments yet