Arte

Viejos

VIEJOS



Castigadas por los años, sus manos arrugadas toman fuertemente las nalgas vencidas por la fuerza de la gravedad de su mujer.
Intenta lamerle la garganta y no va a parar hasta lograrlo.
Luego de cumplida su misión, retoma el ritual de los besos; esta vez rodeando su pezón, que estirado y sin forma está.
Por suerte tomó su medicina, porque si corazón esta por estallar.
Solo se escucha una batalla de suspiros y gemidos que concluyen en un grito de guerra, pidiendo unir sus cuerpos transpirados y agitados.
Se incendia el cuarto y sis miradas chocando hacen que todo tome vida y tenga sentido.
Afuera la lluvia choca contra la ventana; y dentro otra lluvia de esperma en la espalda de la dama estalla.