Check the new version here

Popular channels

Bentley 4 1/4 litros Sport Coupe 1937

El 9 de agosto de 1908, nació Claude Raúl Benoit Lang en una familia belga
extremadamente rica. Tanto su madre y su padre fueron entusiastas de automovilismo, menudo fueron vistos por las zonas más exclusivas de Bruselas en su Isotta Fraschini, por supuesto, con chofer.

Como era de esperar crecio en un entorno privilegiado y los automóviles se convirtieron en su pasión.



Cuando tenía 27 años, encargó su primer Vesters y Neirinck Bentley, un elegante cuatro plazas coupé que mantuvo en su poder hasta la década de 1950.

M. Lang se casó y la familia política resulto, también, ser apasionada por los autos. Parte de esa familia incluía a Jean y Phillip Levy.
Durante la década de 1930, cada uno encargaría un fabuloso Bugatti: Jean el 57S Atalante y Phillip un Gangloff “gota” 57S, que en la actualidad se encuentran en la excepcional colección de Ralph Lauren.

Aunque M. Lang poseía los medios para comprar un Bugatti similar, su marca preferida fue Bentley. De hecho, su lealtad a esa empresa se extendería toda su vida convirtiéndose en un destacado miembro del Club de Pilotos Bentley.




A fines de 1930 , el Bentley 4 1/4 litros fue uno de los pocos autos de la época quese podían comparar con un Bugatti Type 57 Drawn en la calidad y sofisticación.
M. Lang encargó su segundo 4 1/4 en 1937 y de nuevo lo llevo a los carroceros Vesters y Neirinck para construir la carrocería más adecuada.



Según miembros de su familia, M. Lang tuvo un papel práctico en el diseño y construcción de su preciado Bentley.
Desde el principio, tuvo en mente una coupé elegante con diseño frances y el espiritu deportivo de un Bentley.

El diseño fue todo un éxito e incorpora una variedad de características únicas.
El coupé bellamente “esculpida”, como una obra de arte, contó con una carrocería casi completa de aluminio, un techo solar corredizo, la rueda de auxilio montada en su parte trasera como un distintivo, varios compartimentos ocultos y un interior lujosamente terminado en cuero Connolly.



Incluso los detalles más minuciosos fueron especificados por M. Lang, así, el auto, estaba equipado con luces Villoq y Bottin, con un portaequipaje exterior cromado, una reducida columna de dirección y un monograma muy delicado en la encantadora, lanza cromada del capot.

El color elegido fue en negro, con una pintura en laca y el impresionante Bentley fue entregado a M. Lang el 08 de septiembre 1937.

El auto era un orgullo para Vesters y Neirinck, cuyos talentos eran bien conocidos entre los aficionados europeos.

El 7 de agosto de 1939, mostró su auto en el exclusivo Vichy Concours d’Elegance.
Un testimonio del impresionante diseño fue el premio Country Club – el máximo honor para un automóvil en Inglaterra.



Durante la 2° Guerra Mundial el auto quedo bien guardado y Lang realizó todos los esfuerzos necesarios para asegurarse que nada le pasaría a su preciado Bentley.

Para asegurarse de que los nazis, durante la ocupación, no serían capaces de utilizar su auto, quitó sus ruedas y le instalo de un interruptor de corte corriente secreto.

Afortunadamente el auto no sufrió ningún daño y después de la guerra se encargó de llevarlo a la vida nuevamente.

Después de disfrutarlo por muchos años, en 1977, después de casi 40 años llegó a la conclusión que ya no sería capaz de atender adecuadamente a su amado auto y lo vendio al señor “J.”, quien habría pagado una cifra considerable por el privilegio.

Por 12 años, el auto quedó en su poder. En 1989, se vendió, junto con la totalidad de su colección excepcional.

En la subasta logró un precio récord para un Derby Bentley.
Hasta 2006, el auto permaneció en una de las mejores colecciones de Europa donde fue mantenido, regularmente, por especialistas destacados Bentley y conservado en su impecable estado original.

Durante este tiempo, al auto no se lo vió que que provoco que su reputación rayara en lo mítico.

En los últimos dos años y medio que ha residido en una de las colecciones americanas de primer nivel y no ha dejado de ser conservado cuidadosamente.

Hoy en día este Vesters y Neirinck Bentley es uno de los autos originales más maravillosamente conservados en existencia. Desde que fue entregado a M. Lang en 1937, el auto ha cubierto algo más de 35.000 kilómetros.

Tiene un 90% de su pintura original y el interior muestra una pátina gloriosa de más de 70 años de uso cuidadoso.
Más allá de su condición incomparable, el diseño sigue siendo una de las formas de automóviles más seductores jamás creados.
Es, después de todo, un diseño único de una de las grandes empresas de Europa por su estilo y elegancia.



.

Comentar todavía es gratis
0
0
0
0
0No comments yet