Canales populares

Best 5 Turbo – Las mejores motos sobrealimentadas de los80



El concepto turbo y los automóviles han ido de la mano desde tiempos inmemorables pero en el caso de las motos su relación fue mucho más efímera. Las primeras motos turbo datan de los años 30 y 40, pero no fue hasta los años 80 cuando se vivió una auténtica revolución en la que todos los fabricantes desarrollaron sus modelos sobrealimentados. En esta ocasión te hablamos de las mejores cinco motos turbo de aquella revolución atmosférica.



Honda CX 500TC Turbo, una sport-turismo de altos vuelos



  • Motor: 2 cil. en V a 80º con turbocompresor, SOHC, 4 válvulas por cilindro
  • Cilindrada: 498 cc
  • Peso: 264 kg
  • Potencia: 82 cv


La Honda CX 500TC Turbo es una de las motos más llamativas de la marca japonesa y una de las que menos éxito tuvo. Irrumpió en el mercado en 1982 basándose en la Honda CX500 a la que se le instaló un sistema de sobrealimentación de dimensiones diminutas que con sólo 51 mm de diámetro era capaz de girar a 200.000 rpm.

La sobre-alimentación del motor obligó a usar nuevos componentes internos para soportar un incremento de potencia superior al 60%, pasando de los 50 CV del modelo original a los 82 de la CX500TC Turbo.


La Honda CX 500TC Turbo presentaba un interesante concepto pero el resultado no fue el esperado. Su tamaño, su peso y un elevado precio de venta, convirtieron a esta Honda en un rara avis de la época.

Pero las mejoras no acabaron ahí ya que Honda dotó a su CX Turbo de encendido digital, inyección electrónica, suspensión trasera Pro-Link, sistema antihundimiento en la horquilla, frenos con pinzas de dos pistones… Crearon una de las motos más sofisticadas del momento y le dieron continuidad con una nueva versión denominada Honda CX650TC Turbo que alcanzaba los 100 CV sin un incremento apreciable del peso total del conjunto.

La CX500 Turbo fue la primera moto en el mundo equipada con inyección electrónica, esto y su sistema de sobrealimentación le proporcionaban una mayor aceleración que la CB900F y un menor consumo que la CX500.



Suzuki XN 85D Turbo, Hamamatsu apuesta por la deportividad



  • Motor: 4 cil. en línea con turbocompresor, DOHC, 2 válvulas por cilindro
  • Cilindrada: 673 cc
  • Peso: 246 kg
  • Potencia: 85 cv

La Suzuki XN 85D Turbo llegaba al mercado un año después que la Honda, en 1983, pero adoptando un concepto completamente diferente. Con un diseño que recordaba a la Suzuki GSX 750S Katana, esta moto se encontró ante el desafío de demostrar que su sistema de sobrealimentación justificaba un precio más elevado que el de la Katana, que tuvo una gran acogida en el mercado.

El concepto de la XN 85D Turbo –que cubicaba 673 cc– se colocaba en el polo opuesto al de sus rivales; contar con llanta delantera de 16 pulgadas –algo reservado para las motos de competición–, reposapiés retrasados, semimanillares y una suspensión trasera con un monoamortiguador, dejaba muy claras sus intenciones. Suzuki apostaba por una deportiva mientras que el resto de los fabricantes lo hicieron por modelos sport-turismo.


La Suzuki XN 85D Turbo brilló de forma efímera intentando convertirse en una moto deportiva diferente pero rápidamente desaparecía del mercado sustituida por otro modelo igual de eficaz pero bastante más barato.

Más ligera que la Honda CX500 Turbo y con un poco más de potencia –85 cv a 8.000 rpm–, la XN 85 contaba con inyección electrónica, pinzas de dos pistones, encendido transistorizado y otras tecnologías que acabaron por disparar la factura final del modelo.


La Suzuki GS750ES de 1985 fue el modelo que la sustituyó, logrando que rápidamente el mundo se olvidase de la XN 85D Turbo al ofrecer la misma potencia, un menor peso y un precio mucho más contenido.

La Suzuki XN 85D Turbo adoptó unas líneas que hoy se consideran maestras, las de la Suzuki Katana, para seguir con la deportividad que caracterizaba a la saga pero con el añadido del turbo para hacerla más excitante
.



Kawasaki GPZ 750 Turbo, la moto turbo más rápida del mundo



  • Motor: 4 cil. en línea con turbocompresor, DOHC, 2 válvulas por cilindro
  • Cilindrada: 738 cc
  • Peso: 243 kg
  • Potencia: 112 cv

La Kawasaki GPZ 750 Turbo (ZX750-E1), a pesar de ser la última de las turbo japonesas –lanzada al mercado entre 1983 y 1985–, cuenta con el honor de ser el modelo turbo más rápido de todos gracias a un contenido peso, un poderosísimo motor que daba 112 CV que era capaz de catapultarla hasta completar el cuarto de milla en menos de 11 segundos y tener una velocidad punta de casi 220 km/h.

Al contrario que Honda y Suzuki, que colocaron sus turbos por detrás del motor, Kawasaki lo colocaba delante, justo a la salida de los colectores y protegido por unos nuevos refuerzos en el chasis que evitaban que este se moviese en exceso. Esto conseguía que se redujese notablemente el retardo inherente en los motores turbos y que fuese más fácil de pilotar.


La Kawasaki GPZ 750 Turbo tuvo una vida efímera pero aún se recuerda por ser la moto más rápida de su generación que se podía llevar por la carretera. Sus 112 CV ofrecían una aceleración que nunca olvidarán aquellos que la probaron.

Como sus rivales, adoptaba inyección electrónica con múltiples sensores repartidos por toda la moto así como otros detalles sofisticados como una cadena lubricada en silicona de forma automática que presentaba cortes para minimizar el peso y las pérdidas por rozamiento.


Su carenado idéntico al de la primera Ninja –la GPZ 900R Ninja que vio la luz en 1984 y que sería inmortalizada en la película Top-Gun– le permitía contar con una magnífica protección a alta velocidad.

Kawasaki, con su GPZ 750 Turbo (ZX750-E1) logró alzarse con el título de la mejor moto turbo de la época por sus prestaciones y una velocidad punta inalcanzable para sus rivales.



Yamaha XJ 650 Turbo, simple es mejor



  • Motor: 4 cil. en línea con turbocompresor, DOHC, 2 válvulas por cilindro
  • Cilindrada: 653 cc
  • Peso: 257 kg
  • Potencia: 90 cv

La Yamaha XJ 650 Turbo llegaba al mercado a la vez que la Honda CX 500 Turbo. Fueron los dos primeros modelo turbo presentados pero mientras que la marca del ala dorada desplegaba toda su potencia tecnológica para intentar intimidar a sus competidores, Yamaha daba un enfoque más sencillo a su moto sobrealimentada.


La Yamaha XJ 650 Turbo es quizás el modelo turbo “menos turbo” de todos en cuanto a concepto pero no así en prestaciones ni en tecnología. Fue el que mejor funcionó y la moto más fiable de todas las sobrealimentadas.

Pero ojo, simple no quiere decir poco avanzado ya que Yamaha presentó una turbina aún más reducida que la de la Honda –39 mm frente a 51mm– que lograba alcanzar las 210.000 rpm y lo que es mejor, con un retardo mínimo al tener un tamaño tan pequeño.

Además, adoptaba un sistema de escape específico para mejorar la respuesta del turbo y hacerla más progresiva en la parte alta del cuentavueltas. Y siguiendo con su filosofía de simplicidad, no la dotó de complicados sistemas de inyección sino que mejoró la carburación para que esta funcionase perfectamente con el motor turbo. En cuanto al diseño, un carenado completo la hacía pasar incluso desapercibida.


La Yamaha XJ 650 Turbo fue el modelo más sencillo de todos los presentados por los japoneses. Diametralmente opuesto a Honda, buscó realizar una modelo que funcionase bien y con el que no se disparasen los costes
.


Moto Morini 500 Turbo, la primera turbo no japonesa



  • Motor: Bicilíndrico a 72º con turbocompresor, SOHC, 2 válvulas por cilindro
  • Cilindrada: 479 cc
  • Peso: 182 kg
  • Potencia: 70,5 cv

Hemos dejado para el final la más antigua de las motos turbo de este Best 5. La Moto Morini 500 Turbo aparecía en 1981 y tiene el honor de ser la primera moto turbo no japonesa que llegó a la producción. Contaba con un pequeño motor de menos de 500 cc y su potencia rozaba por poco los 70 CV pero contaba con la ventaja de un peso mínimo comparado con el de sus rivales, que con todos los llenos llegaba por poco a los 200 kilos lo que la hacía tremendamente ágil.


Puede que la Moto Morini 500 Turbo no sea ni el modelo más rápido, ni el más bonito, ni el más sofisticado pero tiene el honor de ser la primera moto turbo de Europa y además, la que más mimo se le puso en su desarrollo para que todo encajase como una pieza de relojería suiza.

Contaba también con un motor bicilíndrico pero para evitar el problema de las explosiones desacompasadas a bajas vueltas de los dos cilindros, optaron por una solución mucho más sencilla que la inyección electrónica de Honda. Está consistió en desconectar el turbo para bajas vueltas y sólo dejarlo entrar en funcionamiento cuando el motor ya giraba a un régimen determinado.

Añadía también otros detalles exclusivos como una segunda válvula de descarga electromecánica que permitía unas buenas prestaciones rodando a velocidades medias pero que evitaba problemas de sobrepresión y temperatura cuando el motor rodaba a altas revoluciones.

Moto Morini empezó a trabajar en el concepto turbo de Moto Morini 500 Turbo en 1973 para no lanzarla hasta 1981, con soluciones muy pensadas, meditadas y probadas teniendo en cuenta que era la fábrica de motos más pequeña de Europa.




0
0
0
0No hay comentarios