Canales populares

Coches de competición para recordar: De Tomaso



Fundada por el argentino Alejandro De Tomaso, la marca de coches italiana De Tomaso tuvo su momento de gloria entre los años 60 y los 70, llegando a ser lo suficientemente exitosa como para comprar Maserati y la marca de motos Moto Guzzi. A pesar de ser un constructor relativamente pequeño, sus coches tanto de calle como de carreras son recordados por muchos de los aficionados al mundo del automóvil por tener un aspecto moderno ya menudo adelantado a su tiempo.


De Tomaso F1 – Fórmula 1



El primer diseño de De Tomaso para la Fórmula 1 es bastante convencional. Sin demasiadas florituras en el chasis, el modelo básico permitía bastante libertad en cuanto a motores y ya en su segunda aparición en el campeonato del mundo en el Gran Premio de Italia de 1961 en Monza participaron coches con dos motores distintos. Mientras dos de los coches usaban propulsores Alfa Romeo, el tercero utilizó un motor O.S.C.A. Ninguno de los tres coches terminó la carrera.

El debut del coche en el Gran Premio de Francia de ese mismo año no había sido mucho mejor y pronto quedó claro que el monoplaza no tenía demasiado futuro ni para equipos privados. Casi de forma inmediata De Tomaso se puso a trabajar en el sucesor del F1, el llamado 801 que pretendía debutar en el Gran Premio de Italia de 1962 con un motor Flat 8 empujándolo. No consiguió clasificarse, aunque tampoco lo hizo el F1 que lo intentó en la misma carrera. Aún así, el viejo F1 había sido más rápido, por lo que el proyecto 801 también quedó abandonado.

Con la tremenda y evidente falta de éxito experimentada, la escuadra oficial dejó de poner empeño en entrar en la Fórmula 1 pero varios F1 siguieron en marcha, llegando a inscribirse para más grandes premios. El De Tomaso F1 volvió para el Gran Premio de Italia de 1963, esta vez con un motor Ferrari V6 que se esperaba fuera lo suficientemente potente como para clasificar el coche. No fue así y sin apenas ningún tipo de relevancia finalizó la primera incursión de la marca en la categoría reina.


De Tomaso Sport 5000 – Sport-Prototipo



La historia del De Tomaso Sport 5000 es la curiosa historia de un vehículo destinado al olvido. Este modelo es uno de los pocos de la marca en ser diseñados para competir y no para la calle -más allá de los Fórmula 1, claro está-. El coche montaba un motor Ford V8, como tantos otros modelos de la marca italiana. Inicialmente estaba previsto que pudiera competir dentro de la categoría de coches de gran turismo pero para ello se requería un mínimo de unidades construidas que nunca se cumplió a pesar de que había cincuenta coches previstos.

De Tomaso construyó inicialmente una sola unidad del coche, conocido entonces como 70P o P70. En realidad, el modelo tomaba muchos elementos del Vallelunga, siendo casi un coche de carreras basado en ese modelo anterior. Aunque el motor, proporcionado por Carroll Shelby, convertía a esta maquina en una auténtica bestia. Precisamente fue Shelby quien sacudió el proyecto al retirarse del mismo tras ver que la primera versión del model no estaba a la altura de sus expectativas -se centró entonces en el GT40-.

De Tomaso recurrió entonces a Ghia para que fabricara los coches, cambiando el nombre del modelo a Ghia De Tomaso. Poco antes del debut competitivo, el coche volvió a sufrir varias modificaciones y recibió su nombre final, el de Sport 5000, junto a la construcción de una segunda unidad. El propio equipo se retiró de las 12 horas de Sebring y la organización rechazó su inscripción para las 24 horas de Le Mans, con lo que el debut quedó para el Gran Premio de Mugello… en el que se retiró en la primera vuelta. Fue el desastroso fin de un coche que jamás volvió a competir.


De Tomaso Mangusta – Gran Turismo



Curiosamente, el De Tomaso Mangusta no participó en las carreras cuando le habría tocado, en el momento en el que el coche salió al mercado. En su lugar, su debut competitivo se produjo después del Pantera, que era su sucesor. Ello se debe a que no fue la marca, quien preparó el coche para las carreras. El único De Tomaso Mangusta que tomó parte en carreras fue el de Max Sebba, propietario del equipo que se encargó de la preparación del coche.

El conocido como Manusta-Sebba compitió en el Camel GT -futuro campeonato IMSA- entre 1973 y 1976. Aunque inicialmente el bastantes pruebas -el primer año tomó parte en cuatro de las diez carreras y el segundo, en tres de doce-, a partir de ahí la participación fue a menos. Tanto en 1975 como en 1976 y ya sin estar en el equipo de Sebba, Bob McGraw -antiguo compañero de Sebba- lo mantuvo en activo a razón de una carrera por año.

El mejor resultad del Mangusta en competición hay que encontrarlo en la carrera de 1 hora de Talladega en 1975, con una discreta décimo quinta posición que a pesar de todo es mucho mejor que sus otros resultados, a menudo por encima de la cuadragésima posición. Pero cuando el coche compite dentro de una estructura privada con recursos limitados, los objetivos deben ser invariablemente mucho más modestos, puesto que no pueden competir con los grandes.


De Tomaso 505/38 – Fórmula 1



Tras apenas unos años fuera de la Fórmula 1 pero con el sueño siempre en mente, De Tomaso volvió a la carga con expectativas de entrar en la máxima categoría en 1970. A diferencia de su intento anterior, la marca decidió contratar a un diseñador externo para su nuevo monoplaza. Puesto que De Tomaso se asoció con Frank Williams para 1970, el diseñador elegido fue uno de los trabajadores del entonces solo equipo británico. Gian Paolo Dallara se encargó del 505/38.

El coche debutó en el Gran Premio de Sudáfrica, primera carrera de la temporada de 1970, con Piers Courage al volante. A pesar de su evidente talento, los resultados no llegaron. El coche no estaba a la altura y tras una retirada en Kyalami, un problema técnico que impidió tomar la salida en Jarama, más problemas que dejaron a Courage a veintidós vueltas del ganador en Montecarlo y una retirada en Spa-Francorchamps, parecía que las cosas no podían ir peor.

Desafortunadamente no fue así y Piers Courage perdió la vida en un accidente en Zandvoort, siguiente prueba del mundial. Solo tuvo tiempo de ser tercero en el BRDC International Trophy de Silverstone, una carrera no puntuable con menos inscripción de la habitual. Tras una carrera de duelo, Brian Redman llegó al equipo pero se quedó sin salir en una carrera y sin clasificarse en otra. Más suerte tuvo Tim Schenken, que finalizó una de las cuatro carreras en las que compitió. Pero el coche no había experimentado ninguna mejora y el tiempo de De Tomaso en la Fórmula 1 llegó a su fin.


De Tomaso Pantera – Varios



El De Tomaso Pantera es el más famoso de los modelos de la marca, un coche destacable tanto por su estética como por un motor Ford V8 que resultaba fácil de conducir en carreteras urbanas. Pero también tuvo presencia en el mundo de la competición con una historia mucho más larga de lo que a veces se recuerda. A fin de cuentas, el debut del primer Pantera en competición se dio en los 300km de Nürburgring de 1972 y la última vez que el modelo tomó parte en una carrera fue en el campeonato británico de GT en 1997.

En su haber hay varias victorias en el Euro GT a lo largo de los años 70 aunque también participaron en las 24 horas de Le Mans, las 24 horas de Daytona y las 12 horas de Sebring con resultados algo más discretos. Fueron algunos de los coches más competitivos en carreras de Grupo 5, así como también en el campeonato australiano de GT’s. Adicionalmente, el Pantera llegó también a tomar parte en rallyes, aunque sus resultados nunca llegaron a ser especialmente destacados.

Con el paso de los años y con la producción original ya finalizada, el modelo vivió un “restyling” y se convirtió en el De Tomaso Pantera SI que compitió a partir de 1994. Aunque intentó volver a las 24 horas de Le Mans en 1996, no consiguió preclasificarse y quedó fuera de la legendaria prueba francesa. A pesar de todo, logró ganar carreras en el británico de GT’s, campeonato en el que se centraron sus esfuerzos a lo largo de su última etapa alrededor de los circuitos.

De Tomaso entró en liquidación en 2004 tras el fallecimiento el año anterior de su fundador. A pesar de ser comprada por italianos en principio, ello no trajo ninguna novedad hasta que la marca fue vendida a un grupo chino en 2015. La idea es construir coches con el nombre De Tomaso Automobili pero a día de hoy es pronto aún para esperar máquinas en funcionamiento. Con la subida esperada de la industria china, quien sabe si el mundo de las carreras volverá a recibir a De Tomaso…
0
0
0
0No hay comentarios