Check the new version here

Popular channels

Coches de competición para recordar: MG



MG es una marca que no suele ser relacionada con la competición. El único ejemplo reciente queda a principios de siglo -y milenio-, cuando los dirigentes decidieron intentar rejuvenecer su imagen a través de varios proyectos paralelos en el BTCC, en campeonatos británicos de rallyes y en el mundo de la resistencia con un prototipo de clase LMP675. Pero en realidad, MG tuvo mucha historia en competición desde los años 30 y su evolución fue “víctima” del desastre de Le Mans en 1955.


MG Q-Type – Gran Premio



El MG Q-Type tiene la particularidad de ser uno de los pocos coches de carreras diseñados como tal por la marca. Basado en el chasis del MG K3, el coche fue diseñado en 1934 con un doble objetivo en mente. La máquina debía ser capaz tanto de competir en circuitos como de intentar batir récords de velocidad. La ventaja que existía en la época era que los circuitos de entonces eran mucho menos revirados que hoy en día, lo que hacía que fuera posible usar el mismo coche simplemente cambiando varios reglajes.

Existieron dos versiones distintas, usando ambas un motor de cuatro cilindros y 746 centímetros cúbicos con sobrealimentador. Pero la preparación había mejorado con los años y el motor pensado para carreras de sprint tenía 146 caballos -33 más que los 113 de la versión original-. En su día llegó a ser el motor con más potencia por litro, algo remarcable teniendo en cuenta la tecnología del momento. El coche compitió por toda Europa, centrándose sobre todo en Gran Bretaña y más concretamente en Brooklands.

Sin confirmación oficial y con la dificultad de encontrar información de la época, se estima que se llegaron a construir ente ocho y nueve unidades de una máquina que se vendía para pilotos no oficiales que luego recibirían apoyo de MG a la hora de poner a punto el coche. Se trataba de una concepción bastante moderna y poco común para la época. A pesar de todo ello y de contar con un precio bastante alto, el coche nunca resultó demasiado competitivo.


MG EX 182- Varios



En realidad, el MG EX 182 es la versión prototipo de competición del MG MGA. Tres unidades del mismo se inscribieron para las 24 horas de Le Mans de 1955, donde tomarían parte en la legendaria carrera dentro de la categoría reservada para los coches de sport con motores de hasta 1500 centímetros cúbicos. El objetivo era estar entre los quince primeros en la general, ya que ganar en su categoría era difícil con la presencia de Porsche. A pesar de un grave accidente de uno de sus coches, los otros dos llegaron a la bandera de cuadros.

El resultado fue aceptable con el primer MG en duodécima posición y el segundo algo más atrás, décimo séptimo. Pero si por algo más es famoso el MG EX 182 es por ser el último coche de esta marca en competir de forma oficial antes de la retirada masiva de varios constructores tras el accidente de esa edición de las 24 horas de Le Mans. Aunque otras marcas volvieron pronto, no fue así con MG, que estuvo más de 40 años sin competir de forma oficial -el MG Metro 6R4 de rallyes no cuenta, puesto que era en de hecho un Rover-.

La versión final del MG EX 182, el completado MGA, llegó incluso a tomar parte en carreras de la NASCAR en los años 60 aunque sin resultados destacables. De hecho, hasta la llegada de Toyota hace algunos años, MG era la última marca de fuera de los Estados Unidos en participar. En tiempos más recientes, el MGA y varias de sus versiones se han convertido en algunos de los coches más populares en carreras de clásicos en Estados Unidos, ganando campeonatos en varias ocasiones a lo largo de los últimos 25 años.


MG-Lola EX 257- Sport Prototipo



Cuando MG decidió volver al mundo de las carreras más de 45 años después de la última vez que habían competido de forma oficial, la marca lo hizo a lo grande con tres proyectos distintos en tres lugares distintos dentro del mundo de la competición. El más importante se centraba alrededor del mundo de la resistencia y las 24 horas de Le Mans. Para ello, MG recurrió a Lola para que diseñara un coche conforme a la nueva normativa LMP675. El motor fue un trabajo conjunto entre AER y MG, con una potencia final de unos 500 caballos.

El resultado fue un coche parecido a uno de los anteriores modelos de Lola en cuanto al exterior aunque con elementos visuales típicos de MG -tanto en el color verde y negro como en el diseño de la entrada de aire frontal. El debut en Le Mans en 2001 fue bueno en un principio. Los coches, inscritos por MG de forma oficial, fueron los más rápidos en su categoría en cuanto a la clasificación se refiere. Desafortunadamente la categoría acabó estando repleta de motores con poca resistencia y los dos MG Lola EX 257 quedaron fuera de carrera en apenas unas horas.

Los éxitos llegaron en la American Le Mans Series con un título en 2002 aunque en Le Mans los problemas siguieron. Esto llevó a la marca a cancelar el proyecto aunque Lola siguió ofreciendo los chasis a equipos privados. Tras la marcha de MG el proyecto, los coches siguieron compitiendo hasta 2007, pasando por las categorías LMP1 y LMP2.En 2005 y 2006, los MG-Lola privados con importantes modificaciones ganaron en la categoría LMP2 en Le Mans, demostrando su buen nivel.


MG ZS – Turismo



El segundo proyecto de MG en su retorno a las carreras en 2001 fue el del mundillo de los turismos. A través del histórico West Surrey Racing y una versión de competición del MG ZS, la marca se presentó en las últimas citas del campeonato británico de turismos -BTCC- con un coche que incluso llegó a ganar una carrera a pesar de no poder optar a puntos por normativa. El coche fue lo suficientemente competitivo como para, de hecho, ser el único coche no Vauxhall en ganar una prueba esa temporada.

El programa pasó de dos a cuatro coches en 2002, siendo dos de ellos oficiales y los otros, unidades satélite. Con uno de los coches oficiales, Anthony Reid llegó hasta la cuarta posición final del campeonato de pilotos mientras que MG consiguió el subcampeonato en las clasificaciones tanto de equipos como de marcas con un total de tres victorias. Se trataba de un buen resultado aunque lejos de los todopoderosos Astra del equipo Triple- 8. Al año siguiente hubo tres coches oficiales y también tres victorias… pero cayeron por detrás de Honda en la general.

La marca, afectada también por los problemas en su programa de resistencia, retiró su apoyo de cara a 2004. Aún así, West Surrey Racing mantuvo los coches en pista y ganó el campeonato de Independientes esa temporada, además de mantenerse en tercera posición en la clasificación de equipos. El coche siguió compitiendo hasta 2008, cada vez con resultados más pobres a causa de la falta de evolución y del apoyo de una marca. Como curiosidad, en 2007 los MG ZS del BTCC compitieron alimentados por bioetanol.


MG ZR – Rally



El MG ZR fue el protagonista del tercero y menos conocido programa que formaba parte del proyecto de recuperación de imagen de la marca a principios del presente siglo. Con los mismos colores que los coches de las 24 horas de Le Mans y el británico de turismos, el ZR recorrió prácticamente todos los tramos de rally del Reino Unido, llegando incluso a tomar parte en alguna cita del mundial con resultados poco destacados excepto un triunfo en la categoría N1 en 2007.

El coche no era una máquina de alto rendimiento. Basado en el ZR de calle y conocido como S2000 Sport, el coche de rallyes tenía una cantidad limitada de modificaciones. La tracción delantera lo hacía un coche aceptable en el asfalto pero no era suficiente en los tramos de tierra -la mayoría de Gran Bretaña son de tierra o barro-. El motor de 2000 centímetros cúbicos tenía el empuje suficiente, como la mayoría de propulsores de su categoría, todo hay que decirlo.

A pesar de la bancarrota y cambio de manos de MG en 2005, el campeonato formado alrededor de los MG ZR de rallyes siguió en marcha durante bastantes años, siendo este el mejor testimonio de la popularidad de un coche local, asequible y con un rendimiento más que aceptable para aquellos que quieren iniciarse en el mundo de los rallyes. A día de hoy, el campeonato de los ZR no se mantienen en activo aunque siempre es posible ver alguna unidad en rallyes locales.

Apenas unos años después del intento de revivir su imagen para mejorar las ventas, MG Cars parecía estar destinada a la desaparición. De hecho, así habría sido de no aparecer el Nanjing Automobile Group de China y comprar todo lo que quedaba de la marca. En 2006 el nombre pasó a ser MG Motor y finalmente se produjo la esperada recuperación gracias a la inyección de capital chino. Esto se tradujo también en la continuación de varios proyectos en el mundo de las carreras y hoy en día el BTCC cuenta con varias unidades de MG 6. Contra todo pronóstico, la marca sigue en activo.
0
0
0
0No comments yet