Canales populares

Condenados a consumir petróleo durante varias décadas

hola a todos



Aunque el precio de la gasolina esté en máximo histórico y el del petróleo lo roce, no hay peligro para el futuro inmediato de los motores de explosión. La industria automovilística no está preparada, al menos a corto y medio plazo, para poder prescindir de los hidrocarburos como carburante. Es la conclusión a la que llegan los principales servicios de estudios de las empresas automovilísticas más avanzadas.








Mercedes, una de las que más fondos dedica a la investigación y que en los últimos años ha patentado decenas de miles de descubrimientos de tecnologías de futuro en automoción, afirma que «el empleo de motores de combustión avanzados, con o sin módulos híbridos, es una opción imprescindible para el futuro. Por diversas razones.



Una de ellas es que no es posible fabricar a corto plazo un número suficiente de motores eléctricos para la propulsión. Además, su coste excede por ahora los niveles aceptables para el segmento de alto volumen».







Transporte de mercancías:



Una cosa parece clara: pese a los innegables progresos logrados hasta ahora, los vehículos eléctricos no pueden sustituir a corto plazo a los automóviles con motor de combustión. Los modernos grupos diésel y de gasolina seguirán siendo la fuerza impulsora del automóvil: en el tráfico individual con turismos, especialmente en largos recorridos y, sobre todo, en el transporte de mercancías en camiones.







Hoy en día se habla del automóvil eléctrico como el «candidato preferente» para la reducción de las emisiones de CO2. Esto ha contribuido a difundir entre la opinión pública la idea de que la era de los automóviles eléctricos puede comenzar en breve. La realidad es muy distinta.







El problema de la recarga:



Los automóviles eléctricos, tanto si se utiliza la pila de combustible como si se emplea una batería de propulsión, encierran enormes posibilidades con vistas a un tráfico más ecológico, pero están aún muy lejos de poderse producir en grandes series. No sólo falta capacidad de producción para baterías potentes y seguras; tampoco se dispone de una infraestructura de puntos de recarga ni de surtidores de hidrógeno para los vehículos con pila de combustible.







Los automóviles eléctricos, silenciosos, eficientes y exentos de emisiones, constituyen una opción para los núcleos urbanos, en donde se amontonan las limitaciones y aumentan las zonas de circulación restringida. Mientras avanza la investigación para resolver las barreras que hoy impiden el despegue de las nuevas tecnologías, surgen otras posibilidades de aplicación inmediata. Como la nueva generación de combustibles de alta pureza, exentos de azufre y de compuestos aromáticos, de casi nula contaminación.







Este combustible sintético se obtiene por gasificación de biomasas obtenidas de materias primas y desechos biológicos de muy diferentes tipos, y por tanto no entra en competencia con la producción de alimentos y forrajes.



Hibridos, la solución inmediata:







La combinación de motores de combustión clásica junto a otros eléctricos es la mejor solución hasta que la industria no descubra nuevas alternativas.



Gas natural y otrosGLP como combustibles:







La utilización de depósitos de gas natural o de gases licuados de petróleo deberán desarrollarse en los próximos años. Son menos contaminantes que la gasolina o el diésel, pero faltan puntos de repostaje.



Mayor eficiencia en los motores de combustión:





Los fabricantes están incrementando el rendimiento de los motores de combustión. Con ello se han reducido las emisiones y el consumo es hoy la mitad del que había hace 10 años.



Pila de combustible:








Muchos creen que es el futuro de la automoción limpia. Es un sistema por el cual el vehículo se desplaza gracias a la electricidad que se genera mediante una reacción química que sólo produce vapor de agua. No tiene problemas de autonomía, sí de repostaje.



Vehículos de propulsión eléctrica:







Todos están desarrollando automóviles movidos por motores eléctricos por baterías de ion-litio, cuyo funcionamiento no emite gases a la atmósfera. Los principales inconvenientes vienen derivados de la escasa autonomía que, por el momento, ofrecen estas baterías. Es únicamente cuestión de tiempo.



saludos a todos y comenten

0No hay comentarios