Check the new version here

Popular channels

Cuidados en tu coche para Semana Santa

¡Que no te dejen tirado! Cuidado esta Semana con vuestros coches, viajes largos, atascos, ruedas gastadas, manguitos podridos, piezas desgastadas...

Los neumáticos: Antes de comenzar un viaje se debe comprobar el desgaste de los neumáticos, y revisar sus flancos y laterales, por si tienen algún golpe o desgaste inusual. Los neumáticos deben cambiarse cuando la altura del dibujo esté en 1,6 mm o por debajo. Además, has de revisar la presión, estando en frío, y teniendo en cuenta si se va a llevar más carga de la habitual. En este caso, hay que hincharlos más. Hay que revisar que se lleva el gato y la llave, y se debe comprobar la presión de la rueda de repuesto.

Los frenos: La comprobación de los frenos es necesaria, así como un chequeo del líquido de frenos, inspeccionando el depósito contenedor. El nivel debe estar entre el mínimo y el máximo de las marcas consignadas en el contenedor. Además, conviene utilizar el producto recomendado por un mecánico especialista, en función de la marca y modelo del vehículo, el uso que se le dé y la zona habitual de circulación. En cualquier caso, los expertos aconsejan reemplazar el líquido de frenos cada dos años o antes.

Los amortiguadores: El desgaste de los amortiguadores y de las suspensiones produce una disminución de la estabilidad del vehículo, lo que puede ocasionar un accidente grave. Si cada vez que se coge un bache o se toma una curva y el coche rebota y tarda en asentarse, los amortiguadores están en las últimas. Se han de revisar, a los 30.000 ó 50.000 kilómetros, y suelen requerir un cambio tras unos 50.000 ó 60.000 kilómetros. Unos amortiguadores en mal estado, además de accidentes pueden provocar desgastes y malformaciones en las ruedas.

Los niveles: Además del líquido de frenos, hay que revisar otros niveles antes de salir de viaje, como el del aceite, el líquido de la dirección asistida, el de la refrigeración y el del limpiaparabrisas. En invierno no te olvides de revisar el anticongelante.

Aceite: conviene tener presentes las fechas de cambio del aceite, anotándolas en el libro de mantenimiento del vehículo. La comprobación del nivel se hace con la varilla. Si hay que añadir aceite, siempre con el motor frío. El nivel no debe estar por debajo del mínimo pero, si hay que añadir aceite, nunca se debe llegar al máximo.

Batería: aunque hay baterías que no necesitan mantenimiento, en otras muchas hay que verificar los niveles de los vasos y añadir agua destilada, si el líquido no cubre totalmente las placas. Los bornes de contacto de la batería han de estar limpios, bien atornillados y protegidos con vaselina o grasa.

Refrigeración: El nivel ha de estar entre el mínimo y el máximo y nunca debe llenarse del todo. Si se va a realizar un viaje largo se aconseja llevar en el coche una botella de agua con líquido refrigerante.

La correa de distribución: Es un elemento primordial del motor, que sufre un gran desgaste cuando el vehículo está en funcionamiento, y su rotura implica la destrucción de otras piezas del motor con su consiguiente alto costo de recambio. Debe ser reemplazada cuando se cumpla el kilometraje o el tiempo especificado por el fabricante, lo que antes suceda. Según el fabricante, del modelo y de la antigüedad del vehículo la frecuencia de cambio puede estar entre 60.000 y 240.000 kilómetros para los vehículos más recientes, o entre los cinco y los 7 años de antigüedad del coche, ya que llegan a pudrirse.

Las luces: Cada vez son más los conductores que, por seguridad, conducen de día con las luces encendidas. Por ello, aunque no vayas a viajar de noche, es importante verificar el alineado de las luces de los faros y corregirlo si es necesario así como su funcionamiento.

Ventana:
Llevar la ventanilla bajada consume más que el aire acondicionado, debido a la resistencia al aire.

El filtro del aire: Es recomendable revisar el filtro del aire ya que, cuando está sucio, el consumo de combustible del coche aumenta y en un viaje largo la diferencia puede ser mayor que el precio de un filtro nuevo.

La climatización: Conducir con calor es peligroso porque genera somnolencia. Si, durante el invierno, el conductor no ha encendido de vez en cuando el aire acondicionado, es posible que el líquido en el interior del circuito se haya deteriorado y no enfríe. En este caso, conviene cambiarlo sin dilación.

Documentación:
Comprueba que lleva la documentación del coche, incluida la póliza del seguro y el justificante de pago, además del libro de mantenimiento del vehículo y del permiso de circulación del conductor.

ITV:
Si el vehículo tiene más de cuatro años asegúrate de pasar los controles de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos).

Chaleco:
Chequea que lleva el chaleco reflectante obligatorio y los dos triángulos de avería homologados. Asimismo, se recomienda llevar en el coche una linterna, gafas de sol, una garrafa con agua y un destornillador.

Maletas:
Nunca hay que dejar los objetos suelto en el vehículo ya que pueden moverse oscilando en el interior del vehículo y te pueden golpear o hacer que tu coche se desplace por la las fuerzas.


Si tu vehículo necesita un recambio o sustituir una pieza ya sea por desgaste o porque has tenido un pequeño golpe o simplemente por que se ha roto por otro motivo, uno de las mejores opciones a tener en cuenta son los desguaces. Encontrarás piezas con garantía con un descuento muy importante.
Encuentra un desguace grande, de referencia y que te de calidad en las piezas así como garantía. En la zona norte de España me atrevo a decir que el mejor desguace es este http://www.desguaces-lacabana.com/ con sede en Pamplona y Barcelona y te envían las piezas donde tu quieras.
En la zona sur uno de los más conocidos es el desguace la torre sitiado en Madrid.
0No comments yet