Check the new version here

Popular channels

Duesenberg « J » (1928 – 1937)


Portada Duesenberg J tourster phaeton 1930 Salón del automóvil Montreal Enero del 2010


El Duesenberg modelo “J” es considerado como el mejor automóvil fabricado en los Estados Unidos y hoy en día logran venderse en ciertos casos por más de un millón de dólares (en particular las carrocerías de tipo convertible). Es el tipo de auto que se encuentra en libros y modelos a escala, pero que uno difícilmente espera ver en la vida real.


Publicidad Duesenberg agosto de 1930


Publicidad Duesenberg Town Cabriolet febrero de 1930



Tyrone Power y Duesenberg J


A principios del 2010 tuve la oportunidad de ver dos de estos majestuosos vehículos en una exhibición especial en el Salón del Automóvil de Montreal (Canadá). Estos autos prácticamente nunca participan en eventos de autos clásicos de la región y sus propietarios no frecuentan los clubes de autos locales. Fue un poco decepcionante ver que tenían muy poco espacio y que estaban rodeados de barreras muy estrechas que no permitían tomar muy buenas fotos.




Duesenberg J tourster phaeton 1930 Salón del automóvil Montreal Enero del 2010


Aun así, para un amante de los autos clásicos ver una de estas reliquias es algo impactante. En primer lugar impresiona su gran tamaño, en particular en la versión de chasis largo, y los abundantes cromados. Otro aspecto que llama la atención son las armoniosas proporciones que tiene. Después de observar un Duesenberg otros autos de la época (como un Ford modelo “A”), se ven pequeños, estrechos y sin gracia.







Duesenberg J phaeton chasis largo 1930 Salón del automóvil Montreal Enero del 2010


Un último detalle inconfundible son los tubos cromados que salen a los lados del motor, que hacen recordar que en el fondo era un vehículo desarrollado originalmente para las carreras.

Orígenes

Fred Duesenberg (1876 – 1932) y su hermano August (1879 – 1955) nacieron en Alemania, y durante su infancia emigraron a los Estados Unidos con su familia. Crecieron en el estado de Iowa en una zona rural y tempranamente estaban fascinados con los primeros tractores y maquinas agrícolas a vapor, a finales de la década de 1880. Fue en ese entonces que los hermanos Duesenberg comienzan a interesarse en la mecánica y posteriormente en las bicicletas y motocicletas. En 1904 diseñan su primer automóvil para la marca “Mason”, que tenía el nombre del hombre de negocios que financiaba este proyecto.


Publicidad automóviles Mason 1904


En 1913 los hermanos Duesenberg lanzan su propia empresa, caracterizada por la excelencia mecánica, pero con recurrentes problemas financieros y administrativos, aspectos que siempre fueron su gran debilidad. Durante la primera Guerra Mundial (1914 – 1918) fabricaron motores para uso militar, como barcos y aviones. Al finalizar el conflicto presentan el modelo “A”, un lujoso sedan , que es el primer automóvil norteamericano con frenos hidráulicos en las cuatro ruedas y un potente motor de 8 cilindros en línea.


Publicidad Duesenberg 1922


El Duesenberg “A” comenzó a tener prestigio ya que era uno de los autos más veloces de la época y el célebre actor de cine Rodolfo Valentino fue uno de los primeros clientes. Desafortunadamente no tuvo éxito comercial y solamente se ensamblaron 650 unidades. En 1921 Duesenberg gana el Grand Prix de Francia en Le Mans, la primera vez que un auto norteamericano lograba tal hazaña.


Foto de fábrica piloto Jimmy Murphy en un Duesenberg Le Mans 1921


El modelo “A” fue reemplazado por el modelo “X” en 1926, y por aquel entonces la compañía estaba al borde de la quiebra.


Foto de fábrica Duesenberg modelo X limosina 1927


Es entonces cuando aparece el hombre de negocios Errett Lobban Cord (1894 – 1974) quien toma el control de la organización. Cord es un hábil empresario que pudo salvar la empresa Auburn y que estaba creando su propio imperio automotriz. Uno de sus objetivos era fabricar el auto más lujoso y moderno del mundo, y le encargó su proyecto a Fred Duesenberg, uno de los mejores ingenieros mecánicos de la industria. El resultado será el modelo “J”, que comienza a ser vendido a principios de 1929.



Presentación Duesenberg J revista Motor Inglaterra 1928


Lanzamiento

El modelo “J” fue presentado oficialmente en el salón del automóvil de Nueva York en diciembre de 1928. Este modelo era efectivamente uno de los más modernos y costosos automóviles a nivel mundial, solamente comparable al Bugatti en Europa.


Publicidad Duesenberg 1929 Inglaterra



Concurso de elegancia Bois de Boulogne Suzy Vernon y un Duesenberg


El motor de 265 caballos era el más potente ofrecido al público en ese momento. Entre la lista de los primeros clientes se distinguen Jimmy Walker (alcalde de Nueva York), el multimillonario William Randolph Hearst, el magnate Howard Hughes, la actriz Greta garbo, el rey Alfonso XIII de España y el rey Víctor Emmanuel de Italia.


Duesenberg J 1933 carrocería Darrin y Fernandez propiedad de la actriz Greta Garbo


El Rey Alfonso XIII de España y su Duesenberg Transformable de chasis largo carrocería Hibbard y Darrin 1930


Foto de fábrica Gary Cooper y su Duesenberg tourster 1930 carrocería Derham


Para este tipo de autos, los clientes usualmente compraban el chasis con motor (por unos 8,500 dólares) y buscaban una compañía independiente para desarrollar una carrocería sobre medidas. La mayor parte de estos vehículos fueron vendidos en Estados Unidos y cerca de la mitad de las carrocerías fueron realizadas por la empresa “Murphy” en Pasadena (California). Unas 150 unidades de los modelos preparados por Murphy eran convertibles, que son los más llamativos y buscados por los coleccionistas.


Foto de fábrica Duesenberg sedan convertible carrocería Murphy 1929


Originalmente un buen numero de Duesenberg “J” eran limosinas con habitáculos más bien cuadrados y conservadores, pero muchos ha sido transformados en modelos abiertos (por ejemplo “Toursters”) a partir de los años cincuenta.

Entre las empresas que hacían carrocerías, conviene mencionar Rollston, Holbrook, Derham, Brunn, Willoughby, Dietrich, LeBaron, Judkins y Bohman & Schwartz.



Foto de fábrica James Cagney y Duesenberg Berlina Convertible carrocería Dietrich 1930


Publicidad gama Duesenberg 1931


En Europa las empresas más prestigiosas también tenían diseños para la plataforma Duesenberg (por ejemplo Darrin & Fernandez en Francia o Castagna en Italia).



Foto de fábrica Duesenberg cabriolet carrocería Darrin 1931


Foto de fábrica Duesenberg falso cabriolet carrocería Letourneur y Marchand hacia 1930


Eventualmente el cliente podía solicitar una carrocería directamente a la compañía Duesenberg y estos modelos tenían el apelativo “La Grande”, con un diseño desarrollado por Gordon Buehrig. Eran bastante parecidos a los de Murphy o LeBaron.

El responsable de la parte estética del modelo “J” fue Al Leamy, quien había creado el revolucionario Cord L29 y el llamativo Auburn “boat tail”. Desafortunadamente falleció muy joven (en 1935) con tan solo 33 años de edad.


Boceto Duesenberg J convertible por Al Leamy 1928


Boceto Duesenberg J limosina por Al Leamy 1928


Boceto Duesenberg J phaeton por Al Leamy 1928


Características mecánicas

El motor del modelo “J” tiene un enorme motor de 8 cilindros en línea basado en el del modelo “A” (420 pulgadas cubicas, es decir 6.9 litros). Cada cilindro tenía cuatro válvulas, y una parte importante de los componentes estaba fabricada en aluminio para reducir el peso. La velocidad máxima era cercana a los 192 kilómetros por hora, y 150 kilómetros por hora en segunda. Es más del doble de los autos usuales de este periodo. Antes de de ser entregado al cliente cada automóvil era ensayado en el circuito de carreras de Indianápolis.


Publicidad Duesenberg 1929 motor


Publicidad Duesenberg 1930 motor


Publicidad gama Duesenberg 1930


El chasis era particularmente robusto y venia inicialmente en dos tamaños: el “corto” (distancia entre ejes de 3.6 metros) y el “largo” (3.9 metros). Anotemos que el tablero de instrumentos era muy completo con luces que indicaban cuando se debían hacer los próximos cambios de aceite o verificar el liquido de la batería.


Publicidad Duesenberg Octubre de 1929


1929 – 1932

La compañía se había fijado como objetivo vender unas 500 unidades al año, pero el resultado fue muy inferior (menos de 500 unidades en 8 años) debido en gran parte a la Depresión económica que empezó en octubre de 1929. A partir de ese momento poca gente estaba dispuesta a gastar tanto dinero en un auto cuyo solo chasis valía 8,500 dólares.


Publicidad Duesenberg marzo 1929


Publicidad Duesenberg roadster 1929


Foto de fábrica Duesenberg cupé 1930


No obstante entre 1929 y 1931 se venden cerca de 360 vehículos, lo que no es tan negativo en una época muy difícil. Al mismo tiempo marcas como Peerless y Marmon se quiebran, pero Duesenberg sobrevivirá por un tiempo más.


Publicidad Duesenberg phaeton 1931


Presentación Duesenberg J hacia 1931


Para hacerle frente a la competencia que presenta motores de 12 cilindros en V (Packard) y 16 cilindros en V (Cadillac), Duesenberg presenta un motor sobrecargado con una potencia de 320 caballos (el “SJ”).

La crisis económica llega a su punto más crítico en 1932, momento en el cual sucede una gran tragedia para la compañía. El 26 de julio Fred Duesenberg tiene un accidente automovilístico al volante de un nuevo modelo SJ y fallece pocas semanas después. Él era el espíritu creativo de la marca y con su desaparición se desvanece la posibilidad de reemplazar al modelo “J”.


Hotel Drake exposición automotriz de Chicago 1932 Duesenberg y Packard


1932 – 1937

Los modelos “J” y “SJ” continúan su carrera con pocos cambios. En 1933 se exhibe en la feria mundial de Chicago el sedan “Twenty Grand” diseñado por Gordon Buehrig. Este auto recibió este nombre debido a su precio (20,000 dólares), cifra astronómica en una época en la cual se podía adquirir un buen auto por menos de 1,000 dólares.


Foto de fábrica Duesenberg carroceria Rollston 1934


Foto de fábrica Duesenberg cabriolet 1935


Foto de fábrica Duesenberg 1935


En 1935 se construyen uno de los más atractivos modelos, un SJ convertible de chasis corto para el actor Clark Gable.


Foto de fábrica Clark Gable y su Duesenberg SJ 1935


A mediados de la década del treinta el imperio automotriz de E.L Cord está en grandes dificultades y se lanza el novedoso “Cord 810”, que inicialmente estaba destinado a llevar el emblema de la marca Duesenberg. El “810” no logro el éxito comercial y Cord decide terminar su participación en la industria automotriz y emigra a Inglaterra.


Foto de fábrica Cord 810 sedán 1936


Una de las razones que utiliza para justificar esta decisión son las amenazas de secuestro, en momentos en que los Estados Unidos aun están conmocionados por el secuestro y asesinato del hijo de Charles Lindbergh.

En el periodo 1935 – 1937 el modelo J comienza a parecer más bien anticuado con su capot cuadrado en una época en la cual el estilo “aerodinámico” está muy de moda.


Catálogo automóviles norteamericanos 1936


Foto de fábrica Duesenberg convertible especial carrocería Rollston 1936


Los últimos autos Duesenberg son vendidos en 1937, entre los cuales se destaca la voluminosa limosina del pastor de Harlem “Father Divine” con carrocería de Bohman y Schwartz.



Foto de fábrica Duesenberg Limosina Father Divine, carrocería Bowmann y Schwartz 1937


Epílogo

Desde mediados de la década de los cincuenta los coleccionistas comienzan a organizarse para preservar estos exclusivos automóviles. El esfuerzo es fructuoso, ya que más de 300 ejemplares han sobrevivido, cifra mucho más alta que para autos de la competencia que tuvieron menos atención.

En 1966 se intento revivir la marca con un diseño desarrollado por Virgil Exner, pero el proyecto no se concreto y se ensambló un solo prototipo.


Foto de fábrica Duesenberg 1966


Catálogo Duesenberg por Virgil Exner 1966


En los años 70 y 80 se fabricaron copias del modelo “J” (particularmente el “Duesenberg II) con mecánicas modernas y componentes en fibra de vidrio.


Catálogo Duesenberg II 1971


Resulta sorprendente que una marca que desapareció hace tanto tiempo y duró tan poco haya despertado tanto interés, pero en el caso del Duesenberg más que un automóvil es una obra maestra de estética e ingeniería.


Duesenberg convertible 1930 desfile almirante Richard Byrd







Comentar todavía es gratis
0
0
0
0
0No comments yet