Check the new version here

Popular channels

El dólar marca la suerte de los autos

El dólar marca la suerte de los autos
La escasez de moneda norteamericana modificó el mercado automotor. Ganan las marcas con más exportación y más oferta de unidades nacionales. Mientras tanto, las concesionarias alistan sus estructuras para menos ventas, incluso durante el año próximo.



Lentamente el mercado automotor se encontró con que las restricciones a la importación y la falta de dólares para pagar el ingreso de vehículos extranjeros no es sólo un problema de la industria, sino que está cambiando el negocio de los autos.

Entre enero y septiembre, se patentaron en el país 561 mil vehículos, 26 por ciento menos que en igual lapso de 2013, según la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara).

Durante el primer semestre del año, se entendía que la baja era resultado de la incertidumbre económica generada tras la devaluación y de menores ingresos por la incipiente recesión en la que entraba la economía.

Pero avanzado el segundo semestre, los datos empezaron a mostrar otra cosa. Las caídas más profundas se daban en las marcas más dependientes de la importación, mientras que las posicionadas con vehículos nacionales, o con buenas exportaciones, sobrepasaban la tormenta en mejores condiciones.

Así por ejemplo, Toyota se convirtió en la figura que todos miran ya que, en un contexto de caída generalizada, es la única que ha visto incrementar sus ventas. En el lapso enero-septiembre acumula un aumento de 24,6 por ciento frente al mismo período de 2013. Su nuevo modelo Etios se ha ubicado entre los 10 primeros en ventas y muchos en el mercado no dejan de advertir el detalle de que la terminal japonesa en Argentina no tiene demasiados problemas para importar desde Brasil este y el nuevo Corolla.

En el terreno negativo, hay terminales cuyo volumen de exportación les ha permitido contar con una buena balanza comercial internacional, lo que sumado a los vehículos que fabrica en el país, les permitió frenar la caída, como es el caso de Ford, cuyas ventas bajan 18,7, y Fiat, que mantuvo un descenso de 13,5 por ciento.

La contracara la muestran marcas como Audi, que en el mismo período vio caer sus ventas 84 por ciento, o Hyundai que registra un retroceso de 66 por ciento, según Acara.

El resto de las marcas líderes muestran reducciones de 24 a 36 por ciento en relación a 2013.

Menos importados

En 2013, el mercado automotor vendió la cifra récord de 950 mil vehículos; si bien la industria automotriz vivió también un buen momento (fabricó casi 800 unidades), el 60 por ciento promedio de los autos vendidos en 2013 eran importados.

Bajo la restricción de dólares, este escenario cambió. La porción de importados bajó al 66 por ciento y la tendencia a una mayor participación de unidades nacionales crecerá durante 2015.

“En un escenario en el que la demanda se contrajo, la producción cayó más intensamente. El peor momento de la industria fue julio y agosto; desde el momento en que las terminales acordaron una cuota de 25 millones de dólares semanales para la importación, la actividad dejó de caer y en septiembre empezó a mejorar, pero todavía está 25 por ciento por debajo de 2013”, explica Gonzalo Dalmasso, coordinador de Sector Automotor de la consultora Abeceb.com.

Según el economista, esta tendencia de un mercado interno más reducido con menos presencia de unidades importadas se mantendrá en el futuro próximo. En 2014, las ventas en el país terminarían en 690 mil unidades y se proyecta que en 2015 se ubiquen un poco más abajo, en torno a 630 mil vehículos.

“Al principio no había unidades. La incertidumbre era alta, había expectativas de devaluación y las terminales no sabían qué hacer, porque producir un auto implica endeudarse en dólares (para importar las partes) y cobrar en pesos en el mercado local; entonces las terminales decidieron producir lo mínimo indispensable. Pero, finalmente, aquellas que asumieron la estrategia que pedía el Gobierno y lograron una balanza comercial superavitaria, fueron las que se vieron más liberadas para importar, como es el caso de Toyota, que creció con Etios y Corolla. Las más deficitarias, son las que peor relación tienen en este momento con el Gobierno”, explica Dalmasso.

Mientras tanto, las concesionarias son las que sufren el ajuste del mercado, porque van a tener que achicar sus estructuras. Una importante firma local que vende marcas líderes ya comenzó a reubicar a su gente en las áreas de mayor actividad, pero al mismo tiempo, debió reducir su plantel de personal en un 10 por ciento.

Mariano Cid, titular de la Regional Córdoba de Acara, advierte que por ahora en el sector no se habla de caída de empleos, pero la gran mayoría no está renovando aquellos puestos en los que el trabajador se retira.

“Las marcas en problemas son aquellas que no tienen superávit en su balanza comercial con el exterior. Hay que ir chequeando el mercado mes a mes y octubre será clave, ya que con él se definirá el año. En 2015 es probable que algunas bajen sus ventas un poco más; de todas maneras, hay quienes esperan alguna solución a la deuda externa que inyecte dólares y permita llevar la situación un poco mejor que este año”, señala el directivo.

Por otro lado, Cid explica que los planes oficiales, tanto el de la Nación como el de la Provincia, permitieron que la caída no fuera peor. En el país, el Procreauto trajo ventas de casi 28 mil unidades, con lo que se espera terminar el año con 30 mil unidades. En tanto, el plan financiado por el Banco de Córdoba permitió colocar en el mercado dos mil unidades, pero también movilizar a un negocio que venía muy contraído.

Brasil promete una leve recuperación
El comportamiento del mercado brasileño será clave en la suerte de la industria automotriz, principalmente para las plantas de Renault, Fiat y Volkswagen en Córdoba.

El gigante del Mercosur es el destino del 87 por ciento de los vehículos argentinos que se exportan al exterior y del 68 por ciento de las autopartes que salen del país.

Es que las menores compras desde Brasil, cuyo mercado comenzó a frenarse a mediados del año pasado, explican casi la mitad de la caída de la producción automotriz argentina, según la consultora Abeceb.com.

Entre enero y julio, la producción acumulada de la industria automotriz brasileña en esos meses descendió 17,6 por ciento en relación al mismo período.

Según Dalmasso, el mercado brasileño comenzó a recuperarse, en parte gracias a que está próxima a vencer la promoción por la cual se redujeron los impuestos internos a los automotores.

De todas maneras, este año el mercado automotor brasileño terminará con 3,47 millones de vehículos, ocho por ciento por debajo de 2013; en tanto, para el año próximo las ventas se recuperarían uno por ciento, para elevarse a 3,5 millones de unidades.

“Las exportaciones de autos a Brasil cayeron más que lo que se redujo el mercado brasileño, bajaron entre 20 y 21 por ciento; esto está marcando una pérdida de inserción de los vehículos argentinos en el vecino país. Sucede que cada vez es más amplia la oferta de producción local, la competencia es muy fuerte; pero además, hay modelos argentinos que quedaron desfasados tecnológicamente, sobre todo en los modelos de gama baja de cada terminal”, explica Dalmasso.

690 mil vehículos es lo que Abeceb.com proyecta que se venderán este año lo que implica una caída de 27 por ciento comparada con las ventas del año pasado.

30 mil unidades espera vender el mercado este año a través del programa Procrear. En Córdoba, se vendieron dos mil unidades con la financiación del Banco de Córdoba.

2.500 millones de dólares es lo que necesitan las terminales para pagar la deuda de los vehículos importados y que el Gobierno no puede venderles hasta ahora.

Honda trae un modelo

Honda anunció la semana pasada que en el primer trimestre de 2015 comenzará a fabricar en el país la HR-V, un utilitario deportivo que comenzará a ser comercializado en el segundo trimestre. El vehículo se iniciará con una composición local de 20 por ciento.
0
0
0
0No comments yet