El primer arranque en un siglo de “La Bestia de Turín”




El primer arranque en un siglo de “La Bestia de Turín”, un Fiat con motor de 28.5 litros, te aterrorizará




“La Bestia de Turín” nació en 1910, con el objetivo de batir el record de velocidad vigente en aquella época. Su hito sería el de alcanzar 290 km/h – alucinantes las cifras – en 1912. Un siglo más tarde, el Fiat S76, más conocido como “La Bestia de Turín”, ha vuelto a encender de nuevo su motor de 28.5 litros, a quemar combustible a un ritmo insultante y a asustarnos con su traqueteo, su rugido y sus llamaradas. Y lo ha hecho por una buena razón.

El británico Duncan Pittiway se hizo con el chasis de una de las dos unidades fabricadas, que aparentemente estaba abandonado en Australia. Lo unió con el motor, aún conservado, de la otra. Y tras unos años de trabajo se propuso completar la restauración para asegurarse de que esté presente en el ascenso del Festival de la Velocidad de Goodwood de este año.

El primer arranque tras la restauración del motor es simplemente escalofriante. Prestad atención al proceso de arranque, porque no tiene desperdicio.