Check the new version here

Popular channels

El torque (Par motor) en la rueda.




link: https://www.youtube.com/watch?v=jwg9OGdn4_o

Pocos parámetros son tan importantes en un motor alternativo de combustión interna como lo es el torque que el mismo sea capaz de entregar. Pero, ¿qué representa ese torque a los fines prácticos durante el manejo? Para responder adecuadamente esa pregunta debemos comprender qué es exactamente y a partir de allí será muy simple deducir su importancia.

De la misma forma en que cuando andamos en bicicleta nuestras piernas ejercen una determinada fuerza sobre los pedales (que luego será transmitida hasta la rueda para producir el avance), en un motor alternativo la presión que genera la combustión actuará sobre los pistones, los cuales, con la colaboración de las bielas y el cigüeñal, transformarán esa presión en un movimiento rotativo que luego será trasladado a las ruedas.



Estas condiciones pueden ser fácilmente asimilables a la que se consigue con una palanca; es decir, con una barra de una longitud determinada sobre la que se aplica una fuerza en uno de sus extremos.



En el caso de la bicicleta, la fuerza la harán las piernas, mientras que en el del motor serán los pistones. De hecho, basta ver las unidades con que está expresado el torque (normalmente newtons/metro o kilogramos/metro) para darnos cuenta de que se trata ni más ni menos que de un tipo particular de palanca. La misma, aplicada sobre las ruedas tractoras, será la que provocará el desplazamiento del vehículo. La potencia, en tanto, a la que tan frecuentemente se recurre, no es más que el producto del torque por la velocidad de giro.

Si con la bicicleta el esfuerzo necesario para superar una pendiente en subida no es el mismo que hace falta para circular por un camino llano, nada hace que en un vehículo motorizado esto sea distinto. Más aún, las condiciones de marcha agregan factores extras, como la resistencia aerodinámica, por mencionar sólo uno de los más evidentes.



El concepto se completa cuando consideramos que el torque de un motor varía con las RPM a las que está trabajando. Esto nos termina llevando a un concepto importante que es el de la elasticidad de un motor. Cuanto más parejo sea el torque a lo largo de toda la gama de revoluciones más elástico resultará el motor, lo que se traducirá en una mayor capacidad para enfrentar diversas condiciones de carga sin necesidad de recurrir a la caja de cambios.

Si bien la falta de elasticidad se hace más notable en unos motores que en otros, sería demasiado simplista tratar de clasificar a los motores según una determinada característica para, en función de ello, estimar qué tan elásticos pueden ser, ya que son muchos los factores que influyen en la curva de torque (la representación gráfica que relaciona a este último con las RPM), tales como si es naftero o diesel, si es aspirado o comprimido y una extensa lista de variables mecánicas, como la superficie y carrera de los pistones, entre otras. No obstante eso, es de suma utilidad conocer las características particulares del vehículo que se conduce.


Aquellos conductores que ostenten algunos años de manejo recordarán la experiencia de conducir automóviles fabricados en las primeras décadas del siglo pasado, cuando los motores desarrollaban pocas RPM en comparación con los actuales y las cajas de velocidades apenas contaban con tres cambios. En esos vehículos era muy común, una vez alcanzada una determinada velocidad, dejar la caja en ‘directa’ y permitir al torque del motor hacerse cargo del resto. Eso es lo que podríamos denominar motores muy elásticos en los cuales la relación de torque entre el punto de máxima potencia y otro con mediano o bajo régimen de RPM no resulta demasiado excesiva.



Con el avance de la tecnología se mejoraron muchos aspectos de los motores, y a medida que se fueron agregando más y más automatismos menos cosas quedaron a cargo del conductor. Sin embargo, la elasticidad sigue siendo algo a lo que debemos prestar especial atención para manejar siempre con el cambio de velocidad más adecuado.

Tratar de acelerar bruscamente o superar una situación de carga extra (como una pendiente pronunciada) sin recurrir a la caja de cambios, llevará al motor a trabajar en condiciones desfavorables que pueden afectar su vida útil e incluso algo mucho más serio: que el vehículo, dependiendo de la maniobra que se realice, sea incapaz de cumplir con la demanda requerida. Imagine una situación de adelantamiento en carretera. Si las ruedas tractoras no cuentan con suficiente torque el vehículo no tendrá capacidad de respuesta, lo cual llevará a una aceleración pobre (en el mejor de los casos) que difícilmente resulte suficiente para lograr el sobrepaso deseado, especialmente con otros vehículos acercándose en sentido contrario.



Por eso, siempre que realice esta maniobra o cualquier otra que requiera un esfuerzo extra asegúrese de tener colocada la marcha adecuada para las condiciones en las que se circula.

En un motor naftero, una forma relativamente simple de notar esta condición de sobre-exigencia mecánica está dada por la presencia de vibraciones y ruidos totalmente fuera de lo normal que surgen al pisar el acelerador, con lo cual el motor suena de forma similar a un gasolero. De hecho, el combustible en esas circunstancias se estará quemando tal como lo hace el gasoil, sólo que un motor naftero no está preparado ni diseñado para soportar tal demanda. Esta condición anormal es provocada por el autoencendido del combustible a causa de las condiciones extremas que se generan en la cámara de combustión, dando lugar a lo que comúnmente se conoce como ‘pistoneo’. Existen, sin embargo, diversas causas que pueden dar origen a este fenómeno, que si bien no constituye una condición excluyente propia del mal uso de la caja de velocidades es sin dudas una de las más frecuentes.

Los vehículos más modernos controlan y corrigen automáticamente los parámetros que tienen influencia directa en el ‘pistoneo’ y son mucho más silenciosos que antaño, pero de ninguna manera eso significa que sean inmunes al mal trato por parte del conductor.

Un conductor inteligente conoce muy bien las características de su vehículo. Eso le permite sacarle el mayor provecho posible logrando un andar seguro y confortable, reduciendo al mínimo el consumo innecesario de combustible y alargando la vida útil de los componentes, lo cual se traduce en menores costos de mantenimiento.




SUSCRIBITE! A nuestro canal en Youtube:
https://www.youtube.com/channel/UCkeR5tZkRFUZ2BLT_jtvuwg

Y Dale Me Gusta a nuestro Facebook:
https://www.facebook.com/pages/El-Conductor-Inteligente/1430403963866131
0
0
0
0No comments yet