Check the new version here

Popular channels

El tuning a la hora de vender





Modificar un auto, “tunearlo” es esa búsqueda por darle características especiales, hacerlo único, que se destaque de la multitud. Algunos lo hacen con buen gusto, otros no tanto la verdad. Más allá del grado de éxito en la modificación, hay un problema que aparece a todos por igual: a la hora de venderlos.

Todos lo hemos visto. Pongamos un caso que encontré hace un rato, por ejemplo. Un VW Gol (Polo para los europeos) modelo 94. 200 mil km. Y ves un listado de modificaciones como:


* Neumáticos japoneses y llantas de aleación
* Estereo Pionner japonés y 4 parlantes
* Alarma PST volumétrica
* Escape deportivo
* Suspensión modificada (muelles y amortiguadores de competición)
* GPS Garmin con mapas actualizados


Y uno dice “Ajá, bueno…”. Y después uno ve el precio. Porque eso no es un detalle menor. Y ahí viene el problema. Porque el vendedor, que le puso una fortuna encima al viejo Gol la quiere recuperar. Y lo quiere cobrar como si fuera un modelo 2004 con 60 mil km menos...

Las modificaciones están muy bien para cada uno, pero pensarlas como una inversión a la hora de vender el auto es una idea realmente terrible. Nadie quiere el auto exactamente como uno lo imaginó o lo deseó, nadie quiere poner ese juego de paneles de puerta de falsa fibra de carbono en la mesa de luz, ni enmarcar los neones azules de bajo que le pusiste. “Es un regalo” dicen a veces (sí, seguro…). “Está modificada profesionalmente” dicen otras (¿Y cómo se que no las instaló tu primo, que tiene un kiosko en la otra cuadra, eh?)




- "¿Usted va con el auto?"
- "¡Ah, travieso!"


En definitiva: cada uno puede modificar el auto como le parezca, pero por favor, si lo van a vender no considerar cada detalle para cobrarlo como si fuera un kit de aligeramiento de peso de Lamborghini porque el comprador huirá despavorido. Seguramente a mayor velocidad de la que el auto modificado en cuestión pueda llegar a alcanzar.

PD: Y un detalle más, según aprendimos de Top Gear: también es muy mala idea ponerle tu nombre al auto (a no ser que encuentres alguien más con el mismo nombre interesado en ese exacto auto), ni colocarle insignias para darle credenciales deportivas que no tiene (¿Ese es el turbo? ¿Es ese? ¿Y ese? ¿Eh?)







Se te fue la mano con el tuning si....


* El escape de tu auto tiene más decibeles que caballos tu motor.
* Tu auto de tracción delantera tiene llantas de 17 pulgadas adelante. Y de 13 atrás.

* En el concesionario se niegan a atenderte para el service de los mil kilómetros porque dicen que ese no fue el auto que te vendieron.
* Tu auto es invitado a participar en la nueva temporada de Piñón Fijo.

* Llevás una olla de campaña en el asiento trasero para medir el diámetro del escape que querés comprar.
* Instalás un alerón gigantesco en la cola, spoilers, deflectores, luces de neón, un estéreo con 15 parlantes y pantalla con DVD, pero eliminás el asiento trasero “para ahorrar peso”.

* La gente de PPG enloqueció tratando de formular el color de pintura que encargaste.
* Cortás los espirales de la suspensión para rebajar el chasis. Pensás que las chispas se ven copadas cuando doblás las esquinas.

* Sos un experto en buscar caminos alternativos para evitar las calles con lomos de burro.
* Tu alerón trasero es más alto que vos.

* En tu motor hay menos torque que watts en tu estéreo.
* En una picada perdés el escape y descubrís que ganaste velocidad por la diferencia de peso.

* Gastaste cinco mil dólares en tu motor. Aún así, el panadero de la esquina te humilla con su Torino.
* Creés que ponerle óxido nitroso a un Corsa te va a ubicar a la misma altura de un Corvette.

* Pensás que el Gacel 1.8 es un auto deportivo.
* Pasaste toda una noche buscando en Internet una empresa que fabrique turbocompresores para tu Duna.
* Creés que la palabra “Momo” es absolutamente indispensable para tener un auto de alta performance.
* Tenés más salidas de escape que cilindros.

* El color de tu tapizado produce daños de córnea.
* Tenés calcos de fabricantes de piezas que no sabés a qué se dedican.

* Tenés más calcos que los segundos que tardás en cubrir el cuarto de milla.
* Pensaste en ponerle un sticker “Mugen” a tu Honda Econo Power.

* Tenés más neones que una whiskería.
* Asegurás que ganaste cinco caballos puliendo la toma de aire.

* Estás pensando en robarle el Renault 4 a tu abuela para instalarle un kit.
* Manejás un auto de 80 mil pesos y te gastaste otros 30 mil en tuning. Pero todavía vivís con tus padres.

* Gastaste más en polarizado de lo que vas a gastar todo el año en combustible.
* Tu auto suena como si fuera a 250 km/h cuando apenas va a 40.

* Consumís más combustible desde que instalaste el “kit aerodinámico”.
* Tu alerón trasero es tan grande que, a partir de los 60 km/h, la trompa del auto amenaza con levantar vuelo.

* Pasás los semáforos en rojo porque parecen invisibles a través de tus vidrios polarizados… en rojo.
* Todo el tiempo y en todo lugar provocás a otros automovilistas para correr una picada. Igual sabés que vas a perder.

* Tu hermanita de cinco años es la única persona que elogia la pintura de tu auto.
* Comprás e instalás las llantas tuning. De a una. Y por trimestre.

* Abriste dos agujeros en tu paragolpes trasero y no sabés para qué los vas a usar.
* Abriste dos agujeros en tu paragolpes trasero y sí sabés para qué los vas a usar.

* Tuviste que agregar una segunda batería para aguantar el consumo de todas esas luces de neón y de la bola de espejos del habitáculo.
* Ponés un alerón trasero en el techo porque estás convencido de que las furgonetas también necesitan apoyo aerodinámico.

* Pintaste tu auto de negro mate y le decís a tus amigos: “¡Miren, parece fibra de carbono!”
* Tu hermanito está enojado porque le robaste el escape a su scooter (¡y encajó perfecto en tu auto!)

* Tu padre está preocupado porque andás en un auto con menos cilindrada que su cortadora de pasto. Pero que hace más ruido que su cortadora de pasto.
* A los 27 años, las únicas chicas que quieren salir a dar una vuelta en tu auto son tus ex compañeras del colegio (saben que, en el fondo, “sos un buen pibe”).

* Descubrís que todo lo anterior es cierto y ahora estás enojado con el que escribió esto.




0
0
0
0No comments yet