1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Autos y Motos

Honda XR 250 Tornado: del dakar a la oficina



No hay leyes que expliquen porqué una moto se convierte en “un clásico”. Quizás la única constante es que a lo largo de los años los usuarios siguen eligiendo un modelo ya sea por sus prestaciones, su confiabilidad, su trayectoria, su buen precio, o porque sí…




Y en estos términos, pocas cosas son tan clásicas como la ultra clásica línea XR de Honda. Dueñas de un pedigree interminable de éxitos, estas motos ON/OFF de la marca nipona llevan décadas haciendo las delicias de los motociclistas argentinos. Esta vez, y como siempre gracias a Pueyrredón Motos, Cuyomotor se subió a la súper probada Honda XR 250 Tornado, una moto que hace coincidir todos esos atributos de un clásico; que puede llevarnos tanto a trabajar de lunes a viernes, como de recorrida por los ásperos senderos cordilleranos los fines de semana, y que participó de dos ediciones del Dakar, el rally más duro del planeta.




Antes de seguir hablando de la Tornado, hagamos un repaso por las especificaciones de la máquina de Honda. Se trata de una moto tipo ON/OFF (traducido: una moto pensada para caminos off road, pero que puede desempeñarse perfectamente en calles urbanas) equipada con el conocido y fiable motor Honda monocilíndrico de 249 cm3 con doble árbol de levas a la cabeza, refrigerado por aire y equipado con radiador de aceite.




Alimentado por un carburador de 32mm, entrega algo más de 23cv a 7500 rpm según datos de fábrica. Con el equipamiento de serie, y gracias a su transmisión de 6 velocidades, alcanza una velocidad máxima cercana a los 130 km/h según nuestro GPS.




La suspensión delantera está a cargo de una horquilla telescópica de 245 mm de recorrido mientras que la trasera es tipo Pro-Link de 242 mm regulable en precarga y con dos puntos de altura. El freno delantero es a disco hidráulico de 240mm mientras que el trasero, y este es quizás uno de los puntos observables, funciona con un tambor de 130mm.




La rueda delantera es de 21 pulgadas y la trasera de 18, y ambas vienen con cauchos Metzeler Enduro de fábrica. La moto pesa 134 kg en seco y lleva sobre el cuadro un tanque de combustible de 11.5 litros más 3.7 de reserva.



Estas características hacen que la Tornado sea realmente versátil. En ciudad es tal vez un poco áspera debido al alto torque del monocilidnrico y a sus relaciones de marcha pensadas para “trepar”, pero cuando nos adaptamos a sus modales salvajes, se deja llevar muy bien por el tráfico y las calles mendocinas. Los frenos y la suspensión responden perfectamente, y la reacción al enroscar el acelerador es inmediata.




El lugar para el pasajero no es lo más cómodo, al igual que en todas las motos del segmento ON/OFF, pero el hecho de traer agarraderas de serie facilita la tarea de quien va sentado atrás del piloto. Unos minutos en la ruta nos muestran que quizás este sea el ambiente donde se siente más incómoda, ya que la tornado no fue pensada para hacer grandes distancias asfálticas, sin embargo el rendimiento asombraría a muchos ruteros.




Una vez en la tierra, la tornado muestra que su ADN de enduro está bien vivo. Es ágil, liviana, con potencia suficiente para animarse a cualquier senda o camino y con respuestas en el manejo precisas y predecibles. Tiene autonomía y prestaciones suficientes para adentrarse en circuitos largos y traernos de vuelta a casa sin riesgos.




Está claro que la Tornado no tiene el brío de sus primas enduro, las CRF, y algunos usuarios argumentan que las viejas XR de factura japonesa eran más recias. Sin embargo, el motociclista que quiera una moto “para cualquier uso”, difícilmente encontrará algo más adecuado que esta clásica de Honda.




La relación calidad-precio de la Tornado quizás sea uno de los puntos más fuertes, ya que una unidad 0km puede conseguirse por menos de 50 mil pesos y al ser ensamblada por Honda Argentina, todos los accesorios y repuestos son de bajo costo y fácil adquisición.


+3
0
0
0No hay comentarios