KTM Freeride E: el motocross da la bienvenida




KTM Freeride E: el motocross da la bienvenida al motor eléctrico




En cuestión de semanas, KTM lanzará al mercado la primera moto eléctrica diseñada por y para el motocross, ofreciendo además la posibilidad de escoger dos configuraciones: tierra y asfalto. La KTM Freeride E es un proyecto en el que KTM lleva bastante tiempo trabajando, pues la firma austriaca siempre ha demostrado un alto interés en la movilidad eléctrica por su elevado potencial para ofrecer nuevas vías de crecimiento en el mundo de las dos ruedas.

Diversión eléctrica: KTM Freeride E



Aunque habitualmente son los coches eléctricos los que acaparan el grueso de los titulares, las motociletas eléctricas tienen el mismo, e incluso superior atractivo como herramienta de movilidad eléctrica. Su reducido tamaño y peso, junto con un menor consumo energético, las convierte en candidatas ideales para ofrecer interesantes cifras asociadas a la movilidad eléctrica.



Hasta el momento, fabricantes como Brammo o Zero han sido las encargadas de llevar la movilidad eléctrica al mundo de las dos ruedas a gran escala. Ahora KTM quiere acompañar a estos fabricantes, pero apostando por su terreno y especialidad, haciendo de la Freeride E un pequeño anticipo de lo que será el futuro de KTM a medio-largo plazo.

Los números que ofrece la KTM Freeride E son modestos, 22 CV y poco más de 42 Nm. El grupo de propulsión emplea un motor eléctrico de imán permanente refrigerado por agua y asociado a una caja de reducción directa. No hay caja de cambios, por lo que KTM ha querido hacer de la Freeride E un conjunto que casi no requiere mantenimiento salvo inspecciones fuera del grupo de propulsión. El pack de baterías integrado cuenta con 2,6 kWh de capacidad y el peso final es de 106 kilogramos, lo cual se acerca peligrosamente al peso que desplazan rivales con motores convencionales de mucha mayor potencia.




En KTM están seguros de que la Freeride E es solo un primer paso hacia un mercado que está todavía por llegar. Por el momento la KTM Freeride E ofrece una visión diferente, pero todavía habrá que esperar para que este tipo de apuestas sean vistas como alternativas reales.