1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Autos y Motos

La crisis de Guido Guidi, la punta del iceberg

La crisis de Guido Guidi, la punta del iceberg del parate automotor

La pronunciada caída del mercado automotor, que en el último mes sufrió una contracción del 35% en comparación con el mismo mes de 2013 y ya acumula una merma del 18% en lo que va del año, cambió radicalmente el panorama que hasta diciembre pasado venían disfrutando las concesionarias.

Las suspensiones que venían registrando las terminales empezaron a trasladarse a la cadena de proveedores. Según informó DYN, trabajadores del grupo español Gestamp, que se dedica a la fabricación de componentes para Volkswagen y Ford, denunciaron el despido de más de sesenta empleados.

En este contexto, esta semana se confirmó la presentación a convocatoria de acreedores de la firma Guido Guidi, una de las principales distribuidoras de la marca Volkswagen en Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Se trata de la misma firma que en 2010 estuvo involucrada en la compra directa de una veintena de autos 0 km por parte del entonces ministro de Economía Amado Boudou, y que en los últimos meses había sido denunciada por clientes que pagaron sus autos y no los recibieron. En el sector aseguran que la quiebra de Guido Guidi se debe a un “arrastre de malas gestiones” con motivaciones particulares. Pero advierten que “el problema es que el Estado no tiene definida una política para el sector”, según Rubén Beato, secretario general de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara). “Los concesionarios deberemos adaptarnos rápidamente a esta nueva realidad, muy diferente a la del pasado año récord”, expresó esta semana el presidente de Acara, Abel Bomrad. Para él, un mercado de 700 mil autos es normal. Según señala Beato, el principal problema es que muchas concesionarias quedaron “sobredimensionadas”.

El freno automotor no explica por completo el caso Guido Guidi: la empresa está siendo demandada en una acción colectiva por parte de un grupo de clientes. Según las denuncias, la firma acumula casi $ 9 millones de cheques “rebotados” por falta de fondos, que en muchos casos habrían sido emitidos en concepto de “devolución” del dinero a sus clientes. En total, serían más de 400 clientes damnificados. La empresa, además, acumularía una deuda aproximada de entre 8 y 10 millones de dólares con la terminal Volkswagen Argentina por la compra de unidades que fueron facturadas pero no liquidadas.

0
0
0
0No hay comentarios