Las 10 cosas que ya no vamos a ver en los autos.

Es impresionante como en sus casi 130 años de historia, el automóvil ha evolucionado de manera incansable. Una prueba de cómo avanza la tecnología es que en el pasado, para extraer unos pocos caballos se necesitaba de impulsores gigantescos, mientras que en la actualidad cada vez se extrae más potencia de motores con cilindrada pequeña.
Lo que es un hecho es que en el pasado los avances tecnológicos no evolucionaban tan rápido como sucede en la actualidad. Por ejemplo, el reproductor de casettes estuvo presente durante varias décadas, algo que no sucedió con las compacteras de CD que solamente duraron algunos años para dar paso a los dispositivos portátiles, entradas USB y Bluetooth.
En esta ocasión hablaremos de esas tecnologías como el reproductor de casettes y CDs que en su momento eran una revolución en la industria del automóvil pero con el paso del tiempo se han vuelto obsoletas al ir siendo reemplazadas por elementos más modernos.
A continuación te presentamos las 10 cosas que ya no veremos en los autos del futuro:

Luces halógenas


Aunque en un inicio la iluminación de LEDs era exclusiva de los autos de lujo, e incluso todavía es bastante atípica en vehículos de volumen, en pocos años prácticamente cualquier tipo de automóvil contará con este tipo de iluminación tanto en los grupos ópticos como en el interior. Dentro de las ventajas está la gran cantidad de luz y el menor consumo de energía.
Frenos de tambor

Si bien este tipo de frenos son de bajo costo, es un hecho que no ofrecen la misma seguridad y rendimiento que unos de disco. Cada vez son menos los modelos que utilizan frenos de tambor debido a que no son compatibles con los sistemas de seguridad, además de que las normas se han vuelto más estrictas en muchas partes del mundo.
Dirección hidráulica

Uno de los elementos del automóvil que está desapareciendo para beneficiar en el consumo de combustible es la dirección hidráulica, la cual ha dado paso a la eléctrica. Este sistema funciona de manera tal que no implica una carga extra al motor, ya que cuando no se requiere, la asistencia no está funcionando. Una evolución más para las direcciones eléctricas son aquellas que ya no requieren una conexión física entre el volante y las ruedas, reemplazando la columna de dirección con un potenciómetro que indica a las ruedas los movimientos del volante.
Llaves

Como en otros casos, los sistemas y elementos que antes eran dignos de los vehículos de una marca de lujo se han popularizado en segmentos inferiores. Si bien es mucho más caro reponer una llave electrónica presencial en caso de un extravío, la practicidad que significa no introducir la llave en una cerradura para abrir la puerta o encender el motor han convertido a esta tecnología Keyless en un elemento cada vez más común.
Antenas visibles

En lo que se refiere a las antenas de recepción de radio hemos visto cambios constantemente, desde las grandes antenas metálicas, que fueron reemplazadas por las telescópicas (que por lo general eran igual de grandes y antiestéticas) pero que sin embargo, en algún momento fueron consideradas todo un lujo. Más tarde fueron sustituidas por antenas cortas colocadas en el techo y más recientemente por otras que parecen una aleta de tiburón. Hoy en día, muchos vehículos tienen el receptor instalado en el parabrisas de una forma casi invisible.
Freno de mano a palanca


Con la aparición del Electric Park Brake o freno de estacionamiento eléctrico, algunos autos modernos han dicho adiós a la clásica palanca del freno de mano. Esta nueva tecnología resulta muy útil desde el punto de vista de diseño, ya que libera muchísimo espacio en la consola central que se aprovecha de numerosas maneras.
Levantavidrios manuales

Seguramente para nuestros hijos será algo absurdo tener que subir o bajar el vidrio de un auto con una manivela, pero para quienes tuvimos la oportunidad de ver la transición de lo manual a lo eléctrico fue una experiencia fantástica ver cómo los cristales se accionaban de manera automática. Si bien es cierto, inicialmente era equipamiento reservado para los autos más lujosos, hoy en día hasta los más accesibles los incorporan. Ahora el problema no es subir o bajarlos con la manija sino tener que pagar grandes cantidades de dinero en caso que dejen de funcionar.
Rueda de auxilio


Si bien en algunos mercados este elemento es obligatorio por ley, los fabricantes han encontrado la forma de prescindir de la quinta rueda y ganar espacio gracias a la tecnología runflat. Es importante aclarar que este tipo de neumáticos no están exentos de un potencial pinchazo, ya que corren el mismo peligro que los neumáticos convencionales, simplemente que gracias a su estructura cuentan con la consistencia suficiente para seguir rodando en caso de que se pierda presión. En unos años más, las ruedas funcionarán sin aire y el elemento neumático será provisto por una estructura de caucho parecida a una forma de panal.
Motores de gran cilindrada


Mientras que hace algunas décadas la mercadotecnia se basaba en presumir quien ofrecía el motor más grande, de unos años para acá las cosas han cambiado drásticamente. Aquellos autos con motores de gran cubicaje han sido sustituidos por motores de mucho menor desplazamiento pero con mayor potencia y eficiencia gracias a la incorporación de sistemas de válvulas variables, inyección directa y alimentación forzada. Los autos de volumen con motores de ocho o diez cilindros son cosa del pasado.
Transmisiones manuales


Aunque se considera indispensable para una conducción deportiva y un elemento irremplazable para muchos puristas, las cajas manuales están en vías de extinción. Y es que la evolución de la cajas automáticas ha provocado la desaparición gradual de las cajas convencionales. Aunque nos cueste admitirlo, un robot puede hacer mejor el trabajo de encontrar el rango de giro ideal, ya sea para mejorar el rendimiento de combustible o para mejorar el desempeño deportivo (al menos lo hacen mucho mejor que la gran mayoría de los humanos).