Check the new version here

Popular channels

Mercedes-AMG C 63: deportividad en dos sabores




Mercedes-AMG C 63: deportividad en dos sabores, 476 y 510 CV de potencia para valientes


El producto más popular de AMG se renueva por completo, con un V8 Biturbo de 4.0 litros, con más tecnología y con dos niveles de potencia, con 476 y 510 CV. Un motor heredado del nuevo Mercedes-AMG GT.



¿Cómo lo prefieres? ¿Picante o con extra de picante? El nuevo Mercedes-AMG C 63 2015 llega cargado de novedades, con el nuevo motor M177, un ocho cilindros biturbo con los mismos orígenes que el empleado por la nueva bestia de Affalterbach, el Mercedes AMG GT. Podrás llevártelo en dos versiones, la convencional con “solo” 476 CV y la más deportiva, la del C 63 S, con 510 CV de potencia y en ambos casos con tracción trasera. ¿Suena divertido no?

Quizás el nombre te resulte un tanto extraño, Mercedes-AMG C 63. A partir de ahora, todos los modelos AMG recibirán este tipo de denominaciones, en un intento de los alemanes por otorgar más entidad a la marca Mercedes-AMG. La filosofía del producto sigue siendo la misma. Se trata de una versión deportiva del Clase C ensamblada en Affalterbach, en los talleres de AMG, en los que también se produce el nuevo V8 siguiendo – faltaría más – la política de “un hombre por cada motor”.

El producto más popular de AMG seguirá estando disponible con dos carrocerías. El sedán llegará a comienzos de 2015 – en febrero – y meses más tarde – en primavera – hará lo propio el Estate, el familiar.


Un buen deportivo de AMG no solo debe serlo, sino también parecerlo



El músculo de los nuevos Mercedes-AMG C 63 llega de la mano de un frontal más agresivo, con un capó de aluminio abultado para acoger su motor de ocho cilindros. Las defensas se han perfeccionado con fines aerodinámicos, la parrilla ha aumentado su tamaño y en el centro se ha inscrito una barra cromada en forma de doble cuchilla con las siglas AMG. Las vías se han ensanchado 14 milímetros y la sección frontal se ha alargado 54 milímetros, amén de infinidad de refuerzos que se han practicado en su estructura de acero y aluminio que no serán visibles desde el exterior.

La zaga está dominada por un coqueto spoiler integrado en la tapa del maletero y por un difusor flanqueado por dos salidas de escape dobles. De serie, el Mercedes-AMG C 63 estará dotado de llantas de 18” con acabado cromado o en gris titanio. También estará disponible con un juego opcional de llantas de 19”, que en el caso de los C 63 AMG serán de serie.

El Mercedes C 63 AMG S también podrá optar a un equipo de frenos cerámicos y neumáticos más deportivos, más enfocados al circuito.


El nuevo M177: un V8 Biturbo de 4.0 litros y dos niveles de potencia, 476 y 510 CV



Hablemos de motores y prestaciones. Los nuevos Mercedes-AMG C 63 harán uso del motor M177, un V8 Biturbo de 4.0 litros del que los alemanes se sienten especialmente orgullosos, puesto que sus prestaciones son las que cabría esperar de un motor de su potencia y sus consumos son realmente buenos, homologando solo 8,2 litros/100 kilómetros. Ya os decíamos que se ofrecerán dos niveles de potencia, el de 476 CV y el de 510 CV del S, en ambos casos alcanzados entre las 5.500 y las 6.250 rpm.

El más rápido, el S con carrocería sedán, hará el 0 a 100 km/h en 4.0 segundos. La diferencia con la versión de 476 CV en el sprint será de una décima, pero Mercedes-AMG ya se ha encargado de que los S gocen de más detalles de distinción y mejoras dinámicas tan interesantes como un diferencial posterior electrónico más avanzado que el mecánico del resto de la gama. La gama S también contará con un sistema de anclajes de motor dinámicos, capaces de adaptar su rigidez al tipo de conducción que busquemos, más dinámica o más confortable.

No se ha anunciado la posibilidad de un Mercedes-AMG C 63 con tracción a las cuatro ruedas. Únicamente estará disponible con un cambio deportivo de doble embrague, el AMG SPEECSHIFT MC 7, con levas de aluminio en el volante. Toda la gama Mercedes-AMG C 63 contará con una velocidad punta, limitada electrónicamente, de 250 km/h.


Un escape opcional con sistema de válvulas para amantes del heavy metal



Mercedes nos recuerda que en este modelo también se ha trabajado con mimo la línea de escape y la acústica, con objeto de ofrecer el sonido evocador que tradicionalmente asociamos a los V8 de Mercedes, aún con el handicap que supone la sobrealimentación. De serie equipa un sistema de válvulas que permiten modular el volumen de acuerdo con el régimen de revoluciones que alcance el motor, también según el modo que escojamos con el programa AMG DYNAMIC SELECT.

Para los amantes del heavy metal también se ofrecerá opcionalmente un escape aún más deportivo, el denominado escape Performance de Mercedes-AMG. Este contará con un selector que permitirá al conductor seleccionar la apertura y el cierre de tres válvulas, de forma que incluso llegará a ser más silencioso en modo Comfort y radicalmente más contundente y sonoro en los modos Sport+ y Race. Créetelo o no, pero Mercedes-AMG dice que evocará al sonido de un GT de carreras.




La distinción y la deportividad exterior también se ha trasladado al habitáculo del Mercedes C-63 AMG, con un contraste muy marcado en el uso de materiales más nobles, como los tapizados de piel o los revestimientos de aluminio cepillado y más racing, como la fibra de carbono, la sección de Alcantara del volante, la piel microperforada de la base y el respaldo de los asientos y las costuras visibles en rojo. El cliente también tendrá la posibilidad de quedarse con los asientos deportivos de serie, u optar por unos aún más radicales, los asientos Performance.













































0
0
0
0
0No comments yet