Mercedes S600 Guard: ¿Qué esconde este búnker con ruedas?






Mercedes-Benz acaba de hacer oficial el lanzamiento del Mercedes S600 Guard, la especificación más eficaz cuando se trata de repeler los daños provocados por granadas de mano, fusiles de asalto, lanzallamas… Construido a mano, esta variante del Mercedes Clase S responde a la demanda de un mercado muy preocupado por la seguridad de mandatarios y representantes políticos de toda clase y condición. Alcanzando la categoría VR9 de protección, el Mercedes S600 Guard es la mejor definición del búnker con ruedas.

Berlina de lujo por fuera, búnker por dentro



El Mercedes S600 Guard llegará al mercado ostentando la mejor calificación de su segmento en cuanto a protección balística. Conseguir certificación VR9 no es tarea fácil, pero conseguir dicha especificación para todo el vehículo lo es aún menos. Mercedes dice haber depositadp un mayor énfasis en mejorar zonas como los bajos del vehículo, permitiendo así poder soportar ataques de considerable magnitud, sin por ello comprometer la integridad de los pasajeros o la cadena cinemática.

Aunque exteriormente este Mercedes Clase S pueda parecer uno más, su chasis y carrocería se ha reforzado para albergar numerosos perfiles de acero, láminas de aramida y polietileno y vidrio templado. El grosor de los vidrios multiplica por 10 o más el grosor de los cristales convencionales, mientras que todos los elementos auxiliares que ofrecen soporte vital, han sido rediseñados para soportar grandes impactos sin ofrecer merma en sus prestaciones.




Una parte sumamente importante de este Mercedes S600 Guard es su equipo de neumáticos. Bajo denominación Michelin PAX, estos neumáticos permiten recorrer hasta 30 kilómetros después de soportar impactos de bala o metralla. La velocidad máxima pasa ahora a estar limitada a los 210 Km/h, mientras que el equipo de frenos se ha visto ampliamente mejorado para soportar el castigo de una masa que puede sobrepasar las 5 toneladas, aunque Mercedes no haya facilitado este dato de forma específica por el momento.



Entre las modificaciones instaladas de mayor interés, encontramos un sistema de ventilación para los ocupantes con capacidad para filtrar y eliminar gases tóxicos y humos. Al mismo tiempo, se ha integrado un sistema de extinción que se activa de forma automática y alarmas, megafonía e iluminación para situaciones de emergencia.



Bajo su capó descansa un propulsor V12 con una potencia de 530 CV. Mercedes asegura que este propulsor, junto con la nueva transmisión de doble embrague y siete marcha 7G-Tronic, consigue dos importantes objetivos en esta variante blindada: reducir consumos, aunque no revelan dato alguno, y mejorar aceleración, tampoco se ha dado a conocer esta cifra.