About Taringa!

Popular channels

mira el nuevo mercedes amg gt 2015

Mercedes-AMG GT 2015: todo sobre el deportivo con el que Mercedes quiere volver a emocionarnos



Nos despedimos con el corazón del Mercedes SLS AMG. Pero estamos de enhorabuena, Affalterbach presenta un deportivo que no será el sustituto natural del alas de gaviota, sino un deportivo más ambicioso, menos exclusivo y más enfocado en prestaciones, agilidad y en plantarle cara al enemigo de todos, el Porsche 911. Los amantes de la velocidad, del paseo por el puerto deportivo, y de la incursión en circuito de fin de semana, pueden estar de enhorabuena. El Mercedes-AMG GT ya está aquí y luce tan agresivo como podrás contemplar en la galería de fotografías que hemos preparado.
Llévatelo en dos sabores, GT de 462 CV o GT S de 510 CV. Mercedes-Benz dice que este coche tiene todo lo que esperas en un auténtico deportivo AMG. El Mercedes-AMG GT es un biplaza que estará equipado con un motor de 4.0 litros, V8 y biturbo para presentarse en dos sabores: GT con 462 CV y GT S con 510 CV de potencia. Aunque de eso os tendremos que hablar más adelante, es probable que Mercedes-Benz abogue por un motor más pequeño y modesto, algo que en un deportivo de estas características resultaría muy lógico.
Mercedes y AMG quieren redimirse, lanzar un guante al Porsche 911, al Jaguar F-Type, vender cara su piel y volver a ser los protagonistas en los circuitos y en la calle.



Ante nosotros un deportivo realmente trabajado, que responde al esquema natural de un buen GT, motor delantero / central, situado ligeramente más retrasado que el tren anterior y una distribución de pesos próxima al reparto equitativo. Un 47% para el eje delantero y un 53% para el trasero. Mercedes-AMG también nos habla de un centro de gravedad realmente bajo, de una relación entre peso y potencia de hasta 3,3 kilogramos por CV y de marcar sobre la báscula entre 1.540 y 1.570 kilogramos con todos los líquidos en su sitio, incluido un tanque de combustible al 90%. Sería más ligero que un Porsche 911 Turbo, que goza de tracción total, por poner un ejemplo.
Tras su bella silueta se esconde una estructura de aluminio que, junto con los paneles exteriores, supone 231 kilogramos. Su diseño caprichoso, su cintura alta, su baja línea de techo o su capó más largo que un día sin pan, no es casual. Mercedes habla de un trabajo muy cuidado en túnel de viento, de una aerodinámica que se ha ido perfeccionando poco a poco y en la que ayuda la presencia de un spoiler activo en la zaga que se despliega según ganamos velocidad.



Hablemos de su motor, desarrollado a propósito para este modelo. Los atmosféricos AMG están de liquidación y ni tan siquiera un deportivo como el Mercedes-AMG GT podría librarse de la sobrealimentación. En este caso se ha recurrido a un bloque de ocho cilindros, faltaría más, 3.982 cm3, cárter seco y biturbo. Este deportivo será de tracción trasera, con la intermediación de un cambio de doble embrague de siete relaciones.
Según sus creadores, el sistema biturbo también habría sido calibrado para ofrecer una entrega contundente desde abajo, pero a la vez lineal. Una de sus peculiaridades será que esta pareja de turbos no irán situados por fuera del bloque, sino en el hueco que deja la uve que forman sendos bancos de cilindros. AMG dice que el objetivo era hacer un bloque más compacto, mejorar la respuesta reduciendo el lag y de paso lograr una mayor cercanía con los catalizadores para que sean más efectivos a la hora de reducir sus emisiones. Su pico de potencia lo alcanza entre las 6.000 y las 6.500 rpm y el par máximo, de 650 Nm en GT S, entre las 1.750 y las 4.750 rpm. Ahí es nada…



Preguntar por el consumo de este coche – como suelo decir – es como preguntarle a una bella dama por su edad. Aún así, las malas noticias cuanto antes mejor. Homologa 9,4 litros/100 kilómetros en GT S y una décima menos en GT, así como unas emisiones de CO2 de 219 g/km y 216 g/km respectivamente. Ni mucho menos es un mal dato para un deportivo como este, capaz de alcanzar los 310 km/h de punta y de marcar los 3,8 segundos en el 0 a 100 km/h.



A los ingenieros de AMG les preocupaba muy mucho que con la sobrealimentación perdiera el carácter de un buen V8 atmosférico, ese rugido gangoso y tosco tan característico de Alemania. Ese sonido a muscle car que a muchos – entre los que me incluyo – aún nos provoca pesadillas o, mejor dicho, sueños húmedos cuando recordamos la experiencia de conducir el antiguo Mercedes SLS AMG. Dejaremos que mi compañero Mario Herraiz, que lo ha visto y escuchado en directo, os cuente que opina, si su sonido motiva más que el del F-Type.
El sonido del Jaguar F-Type también es de esos que no se olvidan fácilmente. Mercedes avisa de que el AMG GT emplea un sistema de escape deportivo AMG con válvulas que se abrirán a gusto del consumidor, solidarias con los modos de conducción para ofrecer una conducción más relajada en viajes de autopista y un sonido más contundente y evocador en conducción deportiva.



Entre los modos de conducción habrá uno denominado C, de Controlled Efficiency, un tanto irónico, pero a la vez necesario en estos tiempos que corren. También habrá un modo deportivo Sport, un modo deportivo – con ayudas más limitadas – Sport + y un modo que se podrá configurar por completo según el gusto del conductor, denominado I de Individual. La transmisión ofrecerá, independientemente del modo de conducción, un modo de cambio secuencial pilotado con las levas del volante. También habrá un modo RACE, que según Mercedes-Benz ha sido pensado únicamente para los circuitos, con una estrategia de cambios más radical.
El Mercedes-AMG GT contará con un diferencial autoblocante trasero mecánico, mientras que el GT S contará con una versión más sofisticada de ese mismo diferencial, controlado por un efectivo sistema electrónico capaz de variar el bloqueo en un instante, con menor retardo que el mecánico convencional.



En la técnica, el AMG GT S también estará equipado con AMG RIDE CONTROL, un sistema de suspensiones adaptativas capaz de ofrecer una mayor dualidad entre el relativo confort de un deportivo y la efectividad y la dureza que uno espera en las condiciones más exigentes. En esa búsqueda del máximo control sobre el chasis, Mercedes también ofrecerá opcionalmente un paquete AMG CHASSIS CONTROLLER para el GT S que añade un sistema de soportes activos para el motor y la transmisión, capaces de adaptar – desde la electrónica – la rigidez de cada soporte y así compensar los balanceos que se produzcan en curva.
Tanto el Mercedes-AMG-GT, como el GT S, contarán con la posibilidad de equipar frenos cerámicos. El primero, empleará de serie llantas de 19” y neumáticos 255/35 R19 delante y 295/35 R19 detrás. El segundo, optará por un perfil más bajo, del 30, y llantas de 20”. Mercedes-Benz también avisa de que opcionalmente ofrecerán a sus clientes neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 desarrollados específicamente para este modelo, una opción más recomendable para el que busque un neumático con licencia de calle pero más enfocado a la pista.

















0No comments yet