No era una broma: el Jaguar E-Type que le habían robado




No era una broma: el Jaguar E-Type que le habían robado en 1968 había reaparecido 46 años más tarde




Ivan Schneider pensaba que era una broma cuando se lo dijeron. 1968 había sido uno de los años más felices de su vida. A este abogado de Manhattan los negocios le sonreían, las cosas marchaban tan bien que pudo cumplir su sueño, comprarse un flamante Jaguar E-Type descapotable. Todo marchaba de maravilla, hasta que un mal día, cuando iba a salir a pasear con la joyita que había dejado aparcada junto a su apartamento de Nueva York, se encontró con que esta había desaparecido. Pero 46 años después, Ivan tendrá la oportunidad de reencontrarse con su coche, hoy en día convertido en clásico de culto.

Durante más de cuatro décadas este abogado nunca supo que había sucedido con aquel E-Type que un día disfrutó. Han pasado muchos años, Ivan Schneider hoy es un anciano de 82 años que disfruta de su retiro en Miami, y su reaparecido E-Type peina canas y muestra evidencias de achaques naturales de su edad.

El hallazgo se produjo en un control rutinario de las aduanas estadounidenses, que descubrieron que el E-Type alojado en un contenedor, y que ya había iniciado su viaje hacia Holanda, figuraba como robado. Tras contrastar la historia, el E-Type regresó a Estados Unidos, donde parece que su último propietario acababa de comprarlo de otro, que lo mantuvo durante más de 40 años.

En el estado que se presenta, un E-Type en Europa no cuesta más que lo que un compacto a estrenar, pero con unos arreglillos – muchos, por cierto – hay unidades muy decentes que rondan los 80.000€. Aún así, su propietario parece estar convencido de realizar la restauración.