About Taringa!

Popular channels

Polémica cirugía estética para el nuevo Dodge Charger




El Dodge Charger fue el precursor del renacimiento de los Dodge deportivos inspirados en los gloriosos modelos del pasado de la marca, siguiendo el ejemplo de Ford con el Mustang. Con el éxito del Charger en mano, Dodge se atrevió a lanzar una reinterpretación del Challenger (aunque originalmente, el Charger era el cupé). De ahí que el restyling del Dodge Charger sea uno de los más comentados en el salón de Nueva York.

Y lo es tanto por la importancia que tiene para la marca como por el camino elegido para su lifting. Hasta ahora, su frontal era uno de los más agresivos del mercado, algo que le iba como anillo al dedo, pues no deja de ser una berlina "deportiva". Ahora, los fans y los clientes están un poco desconcertados con este frontal a lo Dodge Dart.






Más allá de si gusta o no, de momento las opiniones están divididas, sí que el resultado final se nos antoja un poco extraño porque se le nota demasiado el aspecto de elemento añadido. El diseño original de este Charger era de líneas tensas, es decir, era un coche más bien cuadrado, y así se ve desde el pilar A para atrás. Sin embargo, el morro del Dart es todo curvas y formas suaves y redondeadas. Eso no quita que el frontal del Dart en sí sea un buen diseño y que quizá en vivo guste más que en fotos. De hecho, no sería el primer coche con el que pasa esto.

Aún así, los diseñadores de Dodge aseguran que todos los paneles de carrocería son diferentes con respecto a la anterior versión. El parachoques trasero y los pilotos, aunque recuerden el anterior, son también nuevos.





En el interior se aprecian los cambios similares a los experimentados por el Challenger, con una nueva pantalla de 7 pulgadas situado entre el tacometro y el velocímetro, así como un nuevo sistema de info-entretenimiento Uconnect con pantalla de 8,4 pulgadas con navegador opcional. El volante de tres radios también es nuevo y puede recibir en opción levas para el cambio automático. A destacar que dispone ahora de ayudas a la conducción, como un control de crucero autoadaptativo o avisador de cambio involuntario de carril.

Bajo el capó, el V6 3.6 litros de 292 CV y el V8 5,7 litros HEMI de 370 CV que ya equipan los Chargers actuales. Lo que sí cambia es la transmisión, pues abandonan el cambio automático de 5 relaciones por una unidad de 8 marchas bautizada TorqueFlight, un nombre usado por Chrysler y sus marcas desde los años 60.









































0No comments yet
      GIF