About Taringa!

Popular channels

Presentación y prueba nuevo Ford Focus:




Presentación y prueba nuevo Ford Focus: ¿Tenemos nuevo rival a batir?


Probamos el nuevo Ford Focus 2015



La nueva generación del Ford Focus, mejor dicho restyling, pasa por nuestras manos. Uno de los compactos de referencia pasa por el quirófano para recibir nuevo diseño en su exterior, una completa gama de motores diésel y gasolina Euro 6, un nuevo interior y diversas actualizaciones y mejoras centradas en ofrecer un mayor grado de confort, agilidad y baja sonoridad en marcha. Ford sabe que en el Focus ha encontrado una fórmula sumamente interesante, y por ello ha apostado por mejorar todos esos puntos que lo convierten en una de las referencias indiscutibles del segmento.

Nuevos aires, nuevo Ford Focus



¿Se puede decir que este nuevo Ford Focus es mejor que el Focus pre-restyling? Sí, pues los esfuerzos de Ford por remarcar ese cambio son evidentes tanto en lo que se ve a primera vista, como en lo que sólo se percibe tras acumular unos cuantos viajes.

Lo primero que cabe destacar en el nuevo Ford Focus es la introducción de la nueva imagen de marca. Esa parrilla a lo Aston Martin le siente realmente bien al Focus, convirtiéndolo en un modelo más sobrio a la par que elegante y con cierto matiz deportivo. Nuevos faros rasgados y ligeras pinceladas en la carrocería completan un rediseño acertado.




Si nos acomodamos en su interior, lo primero que nos llama la atención es el rediseño del salpicadero para hacer de la nueva interfaz SYNC 2 la principal y casi que única protagonista. Hablamos de una interfaz con pantalla táctil a color de 8 pulgadas que integra todas las funciones del vehículo, desde ordenador de a boro a climatización, pasando por el sistema de navegación, multimedia, teléfono, etc.



El rediseño del salpicadero se ha llevado a cabo en tanto a sus integrantes, no en cuanto a sus formas generales. Digo esto porque acomodado como pasajero, asiento del copiloto, he notado como el carácter envolvente del diseño llegó a resultarme molesto por culpa del continuo roce de mi rodilla izquierda con el perfil que envuelve a toda la consola. Sinceramente, esta idea de dividir la parte anterior del habitáculo en dos zonas independientes me gusta, no así la solución empleada que termina por comprometer parte del espacio disponible, restando puntos en confort.

El grado de calidad de los materiales es bastante alto, tanto o más que rivales de referencia como el Volkswagen Golf o el Peugeot 308. El mullido y ajuste de las piezas no ofrece vibraciones o sonidos incómodos, todo ha sido confeccionado con un alto nivel de calidad, manteniendo un nivel similar a los mejores rivales generalistas de su segmento.

Tan ágil como confortable



En marcha el confort del nuevo Ford Focus se reconoce rápidamente por dos aspectos cruciales. En primer lugar encontramos una muy baja sonoridad alcanzada con importantes filtros sobre el ruido del motor, aerodinámica o rodadura. Sólo con observar el despliegue de gomas y acolchados que existen en los marcos de las puertas, uno se percata de que el Focus goza de un ambiente muy relajado en su interior. Para subrayar este confort, el tarado de las suspensiones sigue primando la suavidad y capacidad de absorción, en lugar de apostar por mayor firmeza. En las variantes Sport encontramos mayor firmeza en suspensiones, aunque no sabría decir de forma exacta si este hecho comprometerá el grado de confort que brinda el tarado de las variantes Titanium – acabado más alto -.

Desde Ford nos insistieron en que el renovado Ford Focus había centrado su rediseño en ser más ágil y más confortable. Aparentemente, estas dos ideas son contrarias, pero desde Ford nos explican como han conseguido alcanzar mejores cotas en ambos aspectos. Por un lado, Ford ha introducido una nueva dirección asistida eléctrica (EPAS), dirección que ahora ofrece mayor precisión y mejor tarado en cuanto a asistencia, pero que sigue sufriendo de un excesivo filtro que nos impide conocer qué sucede en el tren delantero.




Para incrementar la agilidad en el nuevo Ford Focus se han introducido refuerzos en silent-blocks, soportes de motor más gruesos y rígidos, nuevas suspensiones y un nuevo control de estabilidad ESP, cuya característica principal es la introducción de un nuevo perfil de funcionamiento denominado “Estabilidad de Transición Mejorada”, capaz de corregir antes y mejor cualquier mínima pérdida de agarre que se traduzca en sobreviraje.

Conduciendo a ritmo elevado, y forzando levemente el sobreviraje, el nuevo Ford Focus se muestra ágil, sin significar ésto que sea un coche poco pesado o sencillo de gobernar bajo cualquier circunstancia. El Focus es un compacto de reacciones nobles, donde los balanceos de la carrocería son mínimos y las órdenes al volante las acomete sin reparos. El control de estabilidad corrige sin transmitir sacudidas, aunque sin habernos ofrecido la oportunidad de conducir sin dicho ESP mejorado, no sabría decir con exactitud si efectivamente el nuevo ESP corrige empleando mejores directrices.


Motores 1.5 EcoBoost 182 CV y 2.0 TDCI 150 CV a examen



La presentación del nuevo Ford Focus realizada en Málaga nos permitió conocer a dos de las nuevas mecánicas de Ford. El primer motor que cayó en nuestras manos fue el nuevo 1.5 EcoBoost de 182 CV asociado a un cambio manual de seis relaciones. Este motor gasolina firma el nivel de potencia más elevado antes de pasarnos al acabado ST. Su funcionamiento se distingue por brindar suavidad y buen hacer, aunque no por transmitir sensaciones deportivas como se podría esperar de nada menos que 182 CV.

Conduciendo el propulsor 1.5 EcoBoost de 182 CV, lo primero que nos llama la atención son los desarrollos del grupo de transmisión, son muy largos, obligándote a jugar con el cambio si quieres sacar el máximo de este caballaje. A ritmo rápido este motor convence, pero no sorprende para su potencia. Más allá de sus prestaciones, este nuevo motor de la familia EcoBoost destaca más por su agrado de conducción y ajustados consumos.




A los mandos del también nuevo 2.0 TDCI de 150 CV asociado a una transmisión manual de seis relaciones, el nuevo Ford Focus gana carácter gracias a un par más contundente, con mayor disponibilidad y unos consumos más ajustados. La esencia del diésel se hace patente desde el primer instante y, aunque Ford ha conseguido filtrar bastante bien a este propulsor movido por gasóleo, la realidad es que este diésel no ofrece ni la suavidad, ni el tacto, de los excelentes 1.5 EcoBoost.

Como comentábamos en un principio, todos los motores del nuevo Ford Focus son Euro 6. Ford ha conseguido que sus diésel cumplan la norma Euro VI sin necesitar un sistema SCR que obligue al consumo de AdBlue, apostando por una solución aparentemente más atractiva a través de un NOx-Trap que no requiere mantenimiento alguno.




Argumentos y precios del nuevo Focus



Es hora de enfundarnos el mono de trabajo y analizar a fondo el nuevo Ford Focus que hemos probado en las carreteras de Málaga. Nos ha gustado su comportamiento en líneas generales, no me cabe la menor duda de que hablamos de una de las referencias en el mercado de los compactos, pero mantenerse en este puesto ha requerido de una importante puesta al día que además de los cambios evidentes en diseño, también ha traído una importante renovación en el apartado técnico, en el equipamiento y en la oferta disponible. Descubramos cuáles son los argumentos del nuevo Ford Focus.

Nuevo Ford Focus: completo arsenal de asistencias y SYNC 2



Lo primero que tenemos que entender en el Ford Focus, es el hecho de que estamos ante una apuesta decidida por la tecnología y las asistencias a la conducción. La renovación ha traído a la gama novedades como el volante calefactable, siendo el primer compacto del mercado en ofrecer este extra. Pero la seguridad es la que acapara el grueso de las asistencias a la conducción, encontrando el sistema de frenada autónoma de emergencia Active City Stop, el asistente precolisión, la función de alerta y ayuda en caso de cambio involuntario de carril Lane Keeping System, el asistente para la búsqueda y maniobras de aparcamiento o el control de crucero adaptativo con hasta cinco posibles distancias de seguimiento.



Pero la apuesta tecnológica del Ford Focus no acaba aquí, haciendo especial hincapié en la introducción del nuevo sistema Ford SYNC 2 con importantes mejoras en el sistema de reconocimiento de voz y en el control del mismo. Según apunta Ford, la nueva interfaz SYNC 2 ha sido desarrollada bajo la idea de que con sólo 3 pulsaciones se consiga llegar hasta la función deseada. En la práctica, es cierto que el manejo ha alcanzado un nivel muy alto de sencillez, ofreciendo en todo momento un control muy intuitivo a la hora de navegar.



Con una pantalla de 8 pulgadas a color y de control táctil, la gestión de sus funciones resulta cómoda y sencilla para los pasajeros, haciendo del control por voz accionado desde un botón dedicado en el volante, la principal y casi que única herramienta para controlar el sistema SYNC 2 sin apartar los ojos de la carretera.



Más allá de los gustos personales en tanto a diseño o control de la interfaz SYNC 2, lo que sí es justo resaltar es la exactitud y rapidez que ofrece el reconocimiento de comandos de voz. A grandes rasgos hablamos de la herramienta mejor desarrollada dentro de SYNC 2, consiguiendo reconocer la práctica totalidad de nuestras palabras, sin importar acentos o alteraciones en la velocidad o el tono del habla. Eso sí, durante la prueba tan sólo pudimos comprobar su efectividad en inglés, quedando pendiente el comprobar si el alto grado de exactitud es aplicable al castellano.

Nuevas mecánicas y mucho downsizing



Tanto en diésel como en gasolina, el nuevo Ford Focus destaca por ofrecer mecánicas de nueva factura bajo la normativa Euro 6. El punto más importante a destacar es el hecho de que durante un tiempo, los motores 1.6 TDCI seguirán disponibles en el nuevo Focus, siendo después sustituidos por los propulsores 1.5 TDCI de nueva factura y con potencias de 95 y 120 CV.

Uno de los apartados más interesantes de las nuevas mecánicas 1.5 TDCI (95 y 120 CV) y 2.0 TDCI (150 y 180 CV) es que Ford no empleará el sistema de reducción catalítica SCR con aditivo AdBlue, en su lugar, Ford ha diseñado estos nuevos motores implementando un sistema denominado NOx-Trap que necesita de regeneración al igual que los filtros FAP sin aditivo. Sobre el papel, este sistema presenta la ventaja de no obligar a reposición del aditivo AdBlue, sin embargo, todavía está por ver si los sistemas NOx-Trap presentarán los mismo inconvenientes vistos en los filtros FAP si se realiza una conducción mayoritariamente urbana.




Existirán opciones movidas por GLP, pero como viene siendo habitual en el segmento, estos propulsores no harán uso de los últimos avances vistos en la gama EcoBoost. Concretamente, la oferta GLP se compondrá por un motor 1.6 Ti-VCT de 117 CV a un precio de 20.125 € en acabado Trend+ y 21.525 € en acabado Titanium.



La oferta de motores gasolina está compuesta por motores 1.0 EcoBoost de 100 y 125 CV y 1.5 EcoBoost de 150 y 182 CV. En términos generales hablamos de una oferta completa que destaca por la suavidad y los consumos ajustados en comparación con motores gasolina convencionales de similar potencia. Frente a los motores gasóleo, los motores EcoBoost brillan por su agrado de conducción, bajas vibraciones y suavidad. La diferencia de precios entre los motores diésel y gasolina del nuevo Ford Focus ronda los 1.500-2.000 € en contra del diésel, por lo que tocará hacer números para ver si el mayor precio de la oferta diésel compensa en mantenimiento y kilómetros.

Precios y gama del nuevo Ford Focus



Ford ha comunicado los precios del nuevo Focus sin añadir descuentos ni promociones adicionales o plan PIVE. La carrocería familiar, denominada Focus Sportbreak, supondrá un sobrecoste de 750 €, mientras que el periodo de renovación de los propulsores 1.6 TDCI por los mecánicas 1.5 TDCI, harán a estos últimos más caros con 500 € más a igualdad de equipamiento.





























0No comments yet
      GIF