Check the new version here

Popular channels

prueba del nuevo Ford Mustang: llegara en verano 2015



Prueba del nuevo Ford Mustang 2015




Llega en el verano de 2015 galopando sobre 418 caballos. Aquí tienes la prueba del Ford Mustang 2015: AUTO BILD te cuenta las sensaciones que transmite la nueva bestia americana.




Ha llegado la hora de probar el Ford Mustang 2015. Tan solo hay que pulsar un par de botones en el volante, pisar el pedal del freno e inmediatamente después hundir el pedal del acelerador: entonces empieza el espectáculo. El V8 brama enfurecido, las gomas traseras de 275 giran rabiosas mientras los frenos delanteros clavan sus garras. Apenas has contado hasta tres, y de repente el mundo exterior desaparece del retrovisor tras la espesa capa de humo negro. La función se llama ‘Line Lock’, y con ella Mustang 2015 recrea a un caballo de carreras pisoteando del suelo con furia antes de ponerse a galopar. Aquí tienes todos los detalles del Ford Mustang 2015.




Esta característica no solo tiene el objetivo de provocar una sonrisa de placer en tu cara, sino que marca la actitud de un coche que coge el testigo del legendario Pony Car, un coche que lleva labrando su leyenda desde los años 50. El hito que ahora se cumple es que, por primera vez en su dilatada historia, se empieza a vender oficialmente en Europa. Y sus creadores no ven la hora de comprobar la aceptación de su nuevo modelo entre el público de nuestro continente. Por eso han puesto toda la carne en el asador para que no decaiga la pasión.




Los ingenieros de Detroit, no en vano, han pasado cinco años testándolo por nuestras carreteras de montaña y nuestras autovías, y por el legendario circuito alemán de Nordschleife. Y es que una de las deficiencias del nuevo Ford Mustang clásico (y uno de los aspectos que le daban encanto) era su ruido escandaloso y su comportamiento descontrolado, que hacía sentir a su conductor como si estuviera a lomos de un caballo de rodeo.






Pero ha pasado mucho tiempo desde el lanzamiento del primer Mustang en la década de los 50. El eje rígido trasero deja paso a una suspensión independiente que lo convierte en un caballo de raza. A eso añade una dirección asistida eléctrica con tres niveles de asistencia y cuatro programas de conducción para adaptarse perfectamente a cada situación y conductor.






El nuevo Ford Mustang puede ser el perfecto compañero de viaje para recorrer la Ruta 66, o el deportivo preciso para surcar la tortuosa carretera Mullholand Drive. El cambio preciso, la suspensión firme, la dirección directa y comunicativa. Por fin, el Mustang hace lo que le pide el conductor.






Pero los americanos no solo han puesto toda la carne en el asador en lo que respecta al chasis. El interior muestra un nivel de detalle desconocido hasta ahora en el modelo. Basta pasar la vista por sus materiales nobles, el velocímetro, los mandos para los programas e conducción o la placa Mustang sobre la tapa de la guantera para imaginarse el empeño que han puesto los diseñadores en los acabados de esta última generación.






Un interior revolucionario, aunque por fuera han logrado mantener el estilo clásico del Mustang y actualizarlo. Mantiene su morro largo como el de un tiburón, la zaga es ancha e imponente como el inigualable trasero de Marylin Monroe. Y con todo, el Mustang parece moderno, cuando el sol de California se refleja en su extenso capó, las lunas tintadas laterales forman una irresistible unidad e ilumina el día con sus faros de LED.

Pero los nuevos tiempos son los nuevos tiempos, y el corazón de este caballo salvaje es, por primera vez, un civilizado cuatro cilindros EcoBost. El motor de 2,3 litros rinde 314 CV y 434 Nm y lo lanza a una velocidad máxima de 235 km/h. No ayuda el tratamiento artificial del sonido, que recuerda más bien al carraspeo de un asmático.

Pero no hay que preocuparse: quien quiera recuperar el espíritu auténtico del Mustang legendario, por unos 5.000 euros más puede acceder a una motorización puramente americana. Todo un ocho cilindros con cinco litros de cilindrada. Su sonido no es para echar cohetes, pero por lo menos ofrece lo que se espera de un Pony car. Nada de sofisticaciones como la respuesta de un BMW M3 o un Mercedes C63, sino el empuje violento de un V8 y sus 418 CV y 524 Nm de par, que te propulsan hacia la línea del horizonte a cada golpe de gas. Resultado: aceleración de 0 a 100 km/h en 4,3 segundos y velocidad máxima limitada a 250 km/h, aunque podría ser bastante más.






¿Consumo? Eso es algo en lo que no piensan los ingenieros que han querido aportar el espíritu americano del coche en todo su esplendor. No cuentan los kilómetros en litros, sino en neumáticos gastados.

El Ford Mustang 2015 no solo tiene mejor aspecto que nunca y tiene el mejor nivel de acabados de toda su historia. Ahora, por fin, se conduce como un deportivo de verdad, y tiene un punto a su favor: frente a los caros deportivos alemanes, y aun no siendo para Europa tan barato como en Estados Unidos, donde se puede adquirir desde 20.000 euros al cambio. En nuestro continente será el ocho cilindros más accesible del mercado.








link: https://www.youtube.com/watch?v=8nefU4Z6xWM



link: https://www.youtube.com/watch?v=82L2F7aE2j0



link: https://www.youtube.com/watch?v=WJdz7_PxC3Y



link: https://www.youtube.com/watch?v=xjhyZPij2PE
0
0
0
0No comments yet